UNA CRI­SIS ANUN­CIA­DA

MÁS ALLÁ DE LA TEN­SIÓN PO­LÍ­TI­CA Y CO­MER­CIAL, LA CA­RA­VA­NA MI­GRAN­TE IM­PAC­TA AL PE­SO Y A LOS MER­CA­DOS FI­NAN­CIE­ROS

Milenio - Mercados Milenio - - PORTADA - JU­DE WEB­BER

Luz Gra­na­dos con­tie­ne las lá­gri­mas. Des­pués de más de una se­ma­na en el ca­mino, ape­nas pue­de ca­mi­nar y es­tá lis­ta pa­ra aban­do­nar la ca­ra­va­na de mi­gran­tes hon­du­re­ños que se di­ri­ge ha­cia Es­ta­dos Uni­dos (EU). Pero cuan­do lle­ga al re­fu­gio que pre­pa­ra­ron las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas, a ella le ate­rro­ri­za que sea una tram­pa.

“Nos en­cie­rran aquí y nos de­por­tan. Ten­go mie­do. No con­fío en ellos. Mi co­ra­zón me di­ce que es­ta es una es­tra­te­gia pa­ra jun­tar­nos”, men­cio­na la hon­du­re­ña.

Los fun­cio­na­rios de in­mi­gra­ción en Mé­xi­co ins­ta­ron a los mi­gran­tes a so­li­ci­tar la con­di­ción de re­fu­gia­dos, pero po­cos con­fia­ron en ellos. “Pue­des ir a un al­ber­gue. El Es­ta­do me­xi­cano te re­ci­bi­rá”, di­ce Fran­cis­co Echeverría, de­le­ga­do fe­de­ral del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción en el es­ta­do de Chia­pas. “Pero no pue­des con­ti­nuar tran­si­tan­do por to­do el país con una si­tua­ción irre­gu­lar”.

Es un te­mor ge­ne­ra­li­za­do en­tre los va­rios miles de mi­gran­tes de la ca­ra­va­na, y no es de ex­tra­ñar. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos (EU), Do­nald Trump, lo apro­ve­chó en el mi­tin de vo­tan­tes re­pu­bli­ca­nos an­tes de las elecciones de mi­tad de periodo del 6 de no­viem­bre, que presenta pre­dic­cio­nes ce­rra­das en es­ta­dos fron­te­ri­zos co­mo Te­xas.

“¡Ca­da vez que ob­ser­ves una ca­ra­va­na… Cul­pa a los de­mó­cra­tas por no dar­nos los vo­tos pa­ra cam­biar nues­tras pa­té­ti­cas le­yes de in­mi­gra­ción! ¡ Re­cuer­da las elecciones de mi­tad de periodo!”, es­cri­bió Trump en un tuit la se­ma­na pa­sa­da.

Al mis­mo tiempo, En­ri­que Pe­ña Nie­to, el pre­si­den­te de Mé­xi­co, le pi­dió a los mi­gran­tes que re­gre­sen a sus paí­ses de ori­gen. Su ad­mi­nis­tra­ción, que ac­túa co­mo una po­li­cía fron­te­ri­za de fac­to de EU, ya de­por­tó a más de me­dio mi­llón de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos des­de 2014.

La ma­yo­ría de los mi­gran­tes bus­ca lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos a pe­sar de la ame­na­za de Trump de ce­rrar la frontera es­ta­dou­ni­den­se con Mé­xi­co y de en­viar al ejér­ci­to pa­ra man­te­ner­los fue­ra. Des­de el sur de la frontera me­xi­ca­na, to­da­vía les fal­ta recorrer ca­si 3,000 ki­ló­me­tros.

Si lle­gan a EU pro­ba­ble­men­te se en­cuen­tren con una ofen­si­va en su con­tra, ya que Trump to­ma una lí­nea du­ra en el te­ma can­den­te de la mi­gra­ción an­tes de las elecciones de no­viem­bre.

“Ya no po­de­mos aguan­tar”, di­ce Gra­na­dos, a quien le da te­mor la idea de re­gre­sar a Hon­du­ras, don­de los gru­pos que ex­tor­sio­nan y la vio­len­cia do­més­ti­ca la lle­va­ron a de­jar atrás a sus cin­co hi­jos.

Otro ca­so si­mi­lar al de Luz Gra­na­dos es el de Ana Mar­tí­nez, de 33 años, quien de­jó a sus cua­tro hi­jos de en­tre dos y ocho años en San Pe­dro Su­la, Hon­du­ras, y no quie­re re­gre­sar des­pués de que las pan­di­llas ma­ta­ron a sus pa­dres y a su cu­ña­do. “Si re­gre­so, mi vi­da es­tá en pe­li­gro”, men­cio­na.

Se vi­sua­li­za una tor­men­ta

Ade­más de pro­vo­car una tor­men­ta po­lí­ti­ca en EU el día de hoy, la ca­ra­va­na po­dría abrir el ca­mino pa­ra una ba­ta­lla fron­te­ri­za más gran­de el día de ma­ña­na.

El pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ( AMLO), quie­re un nue­vo en­fo­que re­gio­nal de la mi­gra­ción des­pués de que asu­ma el car­go el 1 de di­ciem­bre. A di­fe­ren­cia de Trump, pro­me­tió so­li­da­ri­dad y visas de tra­ba­jo pa­ra los mi­gran­tes. Tam­bién quie­re que EU y Ca­na­dá fi­nan­cien pro­gra­mas de desa­rro­llo pa­ra fre­nar los flu­jos de mi­gran­tes.

Eso po­dría sen­tar las ba­ses pa­ra lo que Dun­can Wood, je­fe del Ins­ti­tu­to Mé­xi­co del

gru­po de ex­per­tos del Wil­son Cen­ter, lla­ma “la pri­me­ra ‘bron­ca’ real en­tre AMLO y Trump”.

Con una sin­cro­ni­za­ción ex­qui­si­ta, el en­fren­ta­mien­to po­dría ocu­rrir cuan­do Ló­pez Obra­dor to­me po­se­sión, de acuer­do con lo que se pue­de juz­gar por el mes que tar­dó una ca­ra­va­na de mi­gran­tes más pe­que­ña pa­ra cru­zar Mé­xi­co a prin­ci­pios de es­te año.

“Trump y Ló­pez Obra­dor es­tán en una tra­yec­to­ria de co­li­sión, un po­pu­lis­ta de de­re­cha y un de izquierda”, di­ce Adam Isac­son del gru­po de de­fen­sa de la Ofi­ci­na de Was­hing­ton pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. “Cual­quier in­ci­den­te po­dría ser el de­to­nan­te. La ca­ra­va­na mi­gran­te po­dría ser”, agre­ga.

Has­ta el mo­men­to, Trump se las ha in­ge­nia­do pa­ra elo­giar a Ló­pez Obra­dor. Pero eso po­dría cam­biar rá­pi­da­men­te si la ca­ra­va­na, que Trump afir­mó, (sin prue­bas), tie­ne “cri­mi­na­les y per­so­nas des­co­no­ci­das de Me­dio Orien­te” lle­ga a la frontera de EU.

Al igual que con el co­mer­cio ile­gal de dro­gas, otro fla­ge­lo de la re­la­ción bi­la­te­ral, la prohi­bi­ción no im­pi­de que los mi­gran­tes per­si­gan lo que Ka­tia Va­lla­da­res, de 21 años, quien via­ja con su hi­ja de tres años, lla­ma “el sue­ño ame­ri­cano de to­do hon­du­re­ño” en EU.

Mi­gra­ción for­mal o re­gu­la­ri­za­da

Si bien los cru­ces fron­te­ri­zos en ge­ne­ral es­tán cer­ca de ni­ve­les mí­ni­mos his­tó­ri­cos, la can­ti­dad de fa­mi­lias y ni­ños que bus­can in­gre­sar a EU va en au­men­to. El nú­me­ro de ca­sos de asi­lo au­men­tó en más de un ter­cio en 2017 en com­pa­ra­ción con el año an­te­rior, aun­que se ne­gó 62%, de las si­li­ci­tu­des, de acuer­do con el sis­te­ma de se­gui­mien­to de in­mi­gra­ción de la Uni­ver­si­dad de Sy­ra­cu­se.

Ló­pez Obra­dor di­jo que quie­re un re­plan­tea­mien­to de la mi­gra­ción. Di­ce que ha­brá mu­cho tra­ba­jo pa­ra los po­si­bles mi­gran­tes en al me­nos dos de sus pla­nes pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo en el sur del te­rri­to­rio me­xi­cano: la cons­truc­ción de una ru­ta fe­rro­via­ria tu­rís­ti­ca y un enor­me pro­gra­ma de plan­ta­ción de ár­bo­les.

“Es una opor­tu­ni­dad que da­ría a EU un ejem­plo di­fe­ren­te de có­mo abor­dar el pro­ble­ma”, men­cio­na Gus­ta­vo Mohar, un ex­fun­cio­na­rio del gobierno me­xi­cano y pre­si­den­te de Gru­po Ata­la­ya, quien ca­li­fi­có a la ca­ra­va­na mi­gran­te “pa­ra­fra­sean­do a Ga­briel Gar­cía Már­quez, co­mo la cró­ni­ca de una cri­sis anun­cia­da”.

Sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de per­ma­ne­cer en Mé­xi­co no es atrac­ti­va pa­ra mu­chos mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que desean ga­nar dó­la­res en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se. Las re­me­sas re­pre­sen­tan 19% de la eco­no­mía de Hon­du­ras.

“Mé­xi­co no es lo mis­mo que EU”, di­ce Jo­sé Ma­nuel Váz­quez, de 25 años, que se de­di­ca­ba a la producción de pi­ña y via­jó a EU en el fa­mo­so tren co­no­ci­do co­mo la Bes­tia cuan­do te­nía 12 años, pero fue de­por­ta­do ha­ce cin­co años y una vez más ha­ce el in­ten­to de cru­zar la frontera.

En pe­li­gro la ayu­da de EU

Has­ta aho­ra, hay po­cos de­ta­lles del es­que­ma pro­pues­to por AMLO. “El tono es de mi­gra­ción re­gu­la­ri­za­da con per­mi­sos o visas”, di­ce Wood.

En cuan­to a Trump, di­ce que co­men­za­rá a re­cor­tar la ayu­da pa­ra los lla­ma­dos paí­ses del Trián­gu­lo del Nor­te de ( Guatemala, El Sal­va­dor y Hon­du­ras) por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­tro­lar los flu­jos de mi­gran­tes.

Los mi­gran­tes di­je­ron que eso no ha­ría gran di­fe­ren­cia. “El país vi­ve de dá­di­vas que su­pues­ta­men­te nos en­vían de EU, pero nun­ca lle­gan”, men­cio­na Adal­ber­to Gon­zá­lez, un en­fer­me­ro de 22 años que se unió a la ca­ra­va­na des­pués de no re­ci­bir el pa­go por seis me­ses.

“La in­mi­gra­ción es una vál­vu­la de se­gu­ri­dad pa­ra es­tos paí­ses, que tie­nen ins­ti­tu­cio­nes y un Es­ta­do de De­re­cho de­fi­cien­tes y no tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra con­ser­var­los”, di­ce Gus­ta­vo Mohar. El ex­fun­cio­na­rio me­xi­cano agre­ga: “Es­ta­dos Uni­dos pre­sio­na­rá a es­tas na­cio­nes de­te­ner a que los mi­gran­tes. Pero los go­bier­nos no po­drían in­clu­so si qui­sie­ran”.

De acuer­do con los tiem­pos, el pre­si­den­te con­ser­va­dor de Hon­du­ras, Juan Or­lan­do Hernández, quien ga­nó un se­gun­do man­da­to en las elecciones de di­ciem­bre pasado, res­pal­da­das por Was­hing­ton, pero que de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da se con­si­de­ra­ron co­mo frau­du­len­tas, di­ce que “ac­ti­vis­tas de izquierda” son los res­pon­sa­bles de la ca­ra­va­na.

Pero la se­ño­ra Gra­na­dos no es­tá de acuer­do: “Fue mi de­ci­sión ve­nir. Na­die me con­ven­ció. Es­pe­ra­mos con­quis­tar el co­ra­zón del pre­si­den­te de EU, Do­nald Trump”.

©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2018. Todos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Mi­le­nio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Per­si­guen su sue­ño. Miles de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos sal­tan las re­jas pa­ra cru­zar la frontera en­tre Mé­xi­co y Guatemala.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.