LOS RE­TOS DEL NUE­VO GO­BIERNO

De­be­rá re­du­cir los al­tos ni­ve­les de en­deu­da­mien­to y man­te­ner la in­ver­sión ex­tran­je­ra en el sec­tor ener­gé­ti­co.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINION - MANUEL SO­MO­ZA

De­jan­do atrás el des­afor­tu­na­do even­to del Nue­vo Ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co (NAICM), nos que­dan las se­cue­las de los efectos ne­ga­ti­vos que de­ja tan ma­la de­ci­sión: un dó­lar ca­ro, ta­sas de in­te­rés más ele­va­das, des­con­fian­za y una co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal que em­pie­za a dudar de las ven­ta­jas de un cam­bio de ré­gi­men en Mé­xi­co.

La me­sa es­ta­ba pues­ta pa­ra un co­mien­zo de go­bierno con to­do a su fa­vor, y aho­ra el pa­no­ra­ma se lle­nó de nu­ba­rro­nes. ¿Se po­drá re­ver­tir es­ta si­tua­ción? Yo pien­so que sí; fi­nal­men­te, la can­ce­la­ción del NAICM no me lle­va a pin­tar un es­ce­na­rio ca­tas­tró­fi­co, y es­pe­ro que las pró­xi­mas de­ci­sio­nes del nue­vo go­bierno lo con­fir­men.

Los re­tos pa­ra la nueva ad­mi­nis­tra­ción son enor­mes: en pri­mer lu­gar, la Ley de In­gre­sos y Pre­su­pues­to de Egre­sos, que se pre­sen­ta­rá el 15 de di­ciem­bre, de­be­rá ser equi­li­bra­da y fis­cal­men­te co­rrec­ta. Es­to quie­re de­cir que el pa­que­te fis­cal es­ti­pu­le que no se gas­te más de lo que se re­ci­ba, y que­de un pe­que­ño re­ma­nen­te a fa­vor ( su­pe­rá­vit pri­ma­rio) que nos per­mi­ta re­du­cir los al­tos ni­ve­les de en­deu­da­mien­to que te­ne­mos.

La gran pre­gun­ta es có­mo se­rá es­to po­si­ble, cuan­do tam­bién se tra­ta­rá de cum­plir con las mu­chí­si­mas pro­me­sas que hi­zo el fu­tu­ro pre­si­den­te. ¿Qué pro­gra­mas ac­tua­les se can­ce­la­rán? ¿De dón­de sal­drán los re­cur­sos? En el pre­su­pues­to no se pue­den dar res­pues­tas abs­trac­tas, co­mo que al dis­mi­nuir la co­rrup­ción ha­brá mu­chos re­cur­sos, por lo que se­rá ne­ce­sa­rio que es­te se pre­sen­te con la ma­yor se­rie­dad.

Otro re­to muy im­por­tan­te en el ám­bi­to eco­nó­mi­co tie­ne que ver con la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca. No me equi­vo­co al de­cir que es­te te­ma tie­ne ma­yor re­le­van­cia que el NAICM, pues pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros en es­te país, el te­ma del pe­tró­leo es prio­ri­ta­rio. Aun cuan­do no nos po­de­mos con­si­de­rar más co­mo una po­ten­cia pe­tro­le­ra, pa­ra los in­ver­sio­nis­tas del ex­te­rior sí lo so­mos, y mu­chas de sus de­ci­sio­nes pa­ra in­ver­tir en nues­tro país se han he­cho al­re­de­dor del pe­tró­leo.

Mé­xi­co tie­ne mu­chos ac­ti­vos va­lio­sos que no son los hi­dro­car­bu­ros, pe­ro la in­dus­tria ener­gé­ti­ca es la úni­ca que nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar los ma­yo­res flu­jos de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta que ja­más ha­ya­mos vis­to. La Re­for­ma Ener­gé­ti­ca abrió la puer­ta pa­ra que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal in­vier­ta en Mé­xi­co, y ayu­dar­nos así a ex­plo­tar el po­ten­cial que te­ne­mos en ma­te­ria ener­gé­ti­ca. ¿Por qué ne­ce­si­ta­mos de la in­ver­sión ex­tran­je­ra pa­ra to­do es­to? Por­que no­so­tros no te­ne­mos el di­ne­ro ni la tec­no­lo­gía pa­ra ex­plo­tar es­te re­cur­so na­tu­ral.

No quie­ro ser ago­re­ro del desas­tre, pe­ro si no se res­pe­ta la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca, nues­tro país po­dría en­fren­tar una enor­me cri­sis fi­nan­cie­ra con to­das las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que es­to con­lle­va.

Hay mu­chos re­tos en temas aún más importantes que los eco­nó­mi­cos. Al­gu­nos no pin­tan bien, co­mo el de la edu­ca­ción, don­de se pre­ten­de echar pa­ra atrás mu­chas co­sas bue­nas que lo­gró es­ta ad­mi­nis­tra­ción y re­gre­sar al pa­sa­do que per­so­ni­fi­ca El­ba Est­her Gor­di­llo. Tam­bién es­tá el desafío de la se­gu­ri­dad, que es prio­ri­ta­rio, y mu­chos más.

Oja­lá el nue­vo go­bierno ten­ga la sabiduría pa­ra en­fren­tar es­tas con­tien­das y lo ha­ga en fa­vor de to­dos los me­xi­ca­nos; pe­ro cuan­do di­go to­dos, ¡son to­dos!

MANUEL SO­MO­ZA Pre­si­den­te Es­tra­te­gias de CI Ban­co por So­mo­za Mu­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.