LE­JOS DE CA­SA

La ca­ra­va­na de mi­gran­tes hon­du­re­ños hu­ye de uno de los paí­ses más pe­li­gro­sos del mun­do ha­cia EU, que tie­ne el ni­vel de des­em­pleo más ba­jo en me­dio si­glo.

Milenio - Mercados Milenio - - OPINION -

“Las co­sas es­tán mal. No hay tra­ba­jo”, ex­pli­ca Nol­vin Flo­res. “Si tie­nes un tra­ba­jo, no es su­fi­cien­te pa­ra po­der ga­nar­te la vi­da. Y si no tra­ba­jas por un día, no co­mes. Huí­mos del ham­bre”.

Flo­res, de 17 años, es un hon­du­re­ño que se unió a la ca­ra­va­na de mi­gran­tes que va des­de Mé­xi­co ha­cia Es­ta­dos Uni­dos (EU), im­pul­sa­da por un sen­ti­do com­par­ti­do de es­pe­ran­za por de­lan­te y de­s­es­pe­ran­za que de­jan atrás. Otros gru­pos se unie­ron a ellos.

Mu­chos de los va­rios mi­les de miem­bros de la ca­ra­va­na, en­tre ellos mu­je­res y ni­ños, su­frie­ron ex­tor­sio­nes y una vio­len­cia ate­rra­do­ra, así co­mo el ase­si­na­to de fa­mi­lia­res, en un país que se man­tie­ne co­mo uno de los más pe­li­gro­sos del mun­do.

Ha­ce dos se­ma­nas, cuan­do la ca­ra­va­na cru­zó la fron­te­ra gua­te­mal­te­ca y co­men­zó su lar­go via­je ha­cia EU a tra­vés de Mé­xi­co, acom­pa­ñé al gru­po.

Hay dos imá­ge­nes que no he po­di­do olvidar. Una es que los mi­gran­tes, re­co­rrien­do las ace­ras a me­di­da que avan­za­ban en ma­sa en bus­ca de tra­ba­jo, pa­re­cían ha­ber sa­li­do de las pá­gi­nas de una no­ve­la es­ta­dou­ni­den­se de la Gran De­pre­sión.

La otra ima­gen es de 200 cons­truc­to­res de bar­cos in­gle­ses de­ses­pe­ra­dos y des­em­plea­dos, quie­nes de­bie­ron ca­mi­nar 300 mi­llas ha­cia Lon­dres en la Mar­cha de Ja­rrow (Ja­rrow March) en 1936, exi­gien­do tra­ba­jo pa­ra una re­gión aban­do­na­da en el no­res­te del Reino Uni­do.

La con­clu­sión inevi­ta­ble fue que una si­tua­ción que se sien­te co­mo un he­cho his­tó­ri­co, in­mor­ta­li­za­da en los no­ti­cia­rios de Pat­hé, es una reali­dad con­tem­po­rá­nea pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos. O pa­ra de­cir­lo de otra ma­ne­ra, las vi­das de per­so­nas co­mo Flo­res, que no tie­nen tra­ba­jo, pers­pec­ti­vas ni se­gu­ri­dad so­cial, se es­tan­ca­ron du­ran­te ca­si un si­glo.

“¿ Crees que me de­ja­rán en­trar a EU? Lle­vo seis años tra­ba­jan­do en el cam­po. No su­fri­ría por tra­ba­jar. Es­toy acos­tum­bra­do a eso”, di­ce Flo­res. El al­can­ce de su sue­ño ame­ri­cano — en­viar di­ne­ro a su ma­dre y a sus her­ma­nos me­no­res, y fi­nal­men­te re­gre­sar a Hon­du­ras y abrir una tien­da— es mo­des­to. Es­tos in­di­vi­duos, que li­dian con una vi­da di­fí­cil, tie­nen ex­pec­ta­ti­vas mo­des­tas y mu­cha de­ter­mi­na­ción.

A di­fe­ren­cia de los hom­bres de Ja­rrow, que lle­va­ron una pe­ti­ción a Lon­dres pe­ro en­con­tra­ron a un par­la­men­to in­di­fe­ren­te y al pri­mer mi­nis­tro de­ma­sia­do ocu­pa­do pa­ra ver­los, los mi­gran­tes, en su ma­yo­ría hon­du­re­ños, pue­den es­tar se­gu­ros de que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, si­gue ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos.

To­dos los días ex­hor­ta a la ca­ra­va­na a dar mar­cha atrás y, a me­di­da que se acer­ca a EU, pre­pa­ra tropas pa­ra ase­gu­rar la fron­te­ra con Mé­xi­co. Es­ta ac­ción fue con­de­na­da por los crí­ti­cos, pe­ro re­sue­na en­tre su ba­se de vo­tan­tes de “Es­ta­dos Uni­dos Pri­me­ro”.

Sin em­bar­go, co­mo es­cri­bió el pe­rió­di­co The Guar­dian el 6 de no­viem­bre de 1936, cuan­do los ma­ni­fes­tan­tes de Ja­rrow re­gre­sa­ron a ca­sa con las ma­nos va­cías: “Tal vez sea bueno que al prós­pe­ro Lon­dres, que prác­ti­ca­men­te no tie­ne des­em­pleo, se le re­cuer­de por una vez el es­que­le­to que ace­cha a las zo­nas afli­gi­das”.

Mien­tras que EU dis­fru­ta de los ni­ve­les de des­em­pleo más ba­jos en ca­si me­dio si­glo, la ca­ra­va­na en­cen­dió una luz en la tris­te reali­dad que los mi­gran­tes bus­can de­jar atrás.

El pre­si­den­te de Mé­xi­co, En­ri­que Pe­ña Nie­to, bus­có cal­mar las ten­sio­nes y man­te­ner a los mi­gran­tes le­jos de la fron­te­ra con EU. Sin em­bar­go, eso fue an­tes de que un miem­bro de otra ca­ra­va­na mu­rie­ra du­ran­te los en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía me­xi­ca­na en la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, el 28 de oc­tu­bre.

El plan de En­ri­que Pe­ña Nie­to, de­no­mi­na­do “Es­tás en tu ca­sa”, ofre­ció la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar a los mi­gran­tes que so­li­ci­ten la con­di­ción de re­fu­gia­dos en Mé­xi­co; ob­te­ner do­cu­men­tos de iden­ti­dad; te­ner ac­ce­so a edu­ca­ción y aten­ción mé­di­ca, y po­der en­trar y sa­lir de los al­ber­gues, con la con­di­ción de se que­den en los es­ta­dos del sur de Chia­pas y Oa­xa­ca.

Pe­ro los mi­gran­tes re­cha­za­ron la pro­pues­ta y con­ti­nua­ron ha­cia la Ciu­dad de Mé­xi­co, cu­ya pró­xi­ma je­fa de go­bierno, Claudia Sheinbaum, di­jo que los re­ci­bi­rá “con los brazos abier­tos”.

No to­dos los me­xi­ca­nos es­tán tan se­gu­ros. “No es­toy a fa­vor ni en con­tra de la mi­gra­ción, pe­ro tam­bién te­ne­mos pro­ble­mas, mu­cha po­bre­za”, di­ce Luis Án­gel Ve­láz­quez, un ta­xis­ta de Chia­pas. “La tie­rra les per­te­ne­ce a to­dos, pe­ro por eso hay fron­te­ras”.

Es pro­ba­ble que la ca­ra­va­na de mi­gran­tes se re­duz­ca en las pró­xi­mas se­ma­nas, a me­di­da que los miem­bros ago­ta­dos—es­pe­cial­men­te mu­je­res y ni­ños— aban­do­nen la tra­ve­sía. Pe­ro al­gu­nos es­tán de­ci­di­dos a se­guir.

“Si ten­go que mo­rir por mi sue­ño ame­ri­cano, que así sea”, di­ce Wil­son Flo­res, cu­yo tío fue ase­si­na­do y quien ha si­do ame­na­za­do en el ca­mino. “De to­dos mo­dos, en mi país es­ta­ría muer­to”.

“Si ten­go que mo­rir por mi sue­ño ame­ri­cano, que así sea. De to­dos mo­dos, en mi país es­ta­ría muer­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.