An­tes de que ca­ye­ra (el otro) mu­ro

Milenio Monterrey - - ¡hey! - ¿A Car­la le van a dar la opor­tu­ni­dad o la van a re­gre­sar a Twit­ter: @Su­sa­naMos­ca­tel

ntre más veo Hoy voy a cam­biar más me pre­gun­to: ¿Y Car­la Es­tra­da? ¿En qué va a aca­bar aque­lla his­to­ria de su se­rie so­bre la vi­da de Sil­via Pi­nal?

Se su­po­nía que el pro­yec­to no se lo ha­bían can­ce­la­do, que se lo iban a pos­po­ner pre­ci­sa­men­te pa­ra es­ta par­te del año, ¿no?

Bueno, ¿en­ton­ces? ¿Qué va a pa­sar con ella? ¿Le van a dar la opor­tu­ni­dad de vol­ver a pro­du­cir se­ries y te­le­no­ve­las o la van a se­guir te­nien­do con­ge­la­da en su ofi­ci­na? ¿La van a re­gre­sar a Hoy?

Per­dón, pe­ro es que es­to sí es un te­ma que va del más ob­je­ti­vo des­per­di­cio de re­cur­sos a la más cla­ra ma­la on­da de los nue­vos je­fes de Te­le­vi­sa.

¿Por qué lo del des­per­di­cio? Por­que la se­ño­ra es una de las me­jo­res pro­duc­to­ras de te­le­vi­sión abier­ta pri­va­da de to­da Amé­ri­ca La­ti­na.

¿Por qué lo de la ma­la on­da? Por­que es de­ma­sia­da ca­sua­li­dad que jus­to en el mo­men­to en que cam­bia­ron cier­tos nom­bres en San Án­gel a ella y so­la­men­te a ella, en ese ni­vel, la de­ja­ron en ri­dícu­lo.

¿O qué otra co­sa se pue­de de­cir de ha­ber­le pos­pues­to pa­ra la se­gun­da mi­tad de es­te año una bio­se­rie de épo­ca a una pro­duc­to­ra tan in­creí­ble­men­te re­co­no­ci­da jus­to al día si­guien­te de la pre­sen­ta­ción de su pro­yec­to a la pren­sa?

Lo más te­rri­ble de to­do es que a Car­la, que ja­más se ha me­ti­do con con­te­ni­dos ne­ga­ti­vos, le hi­cie­ron es­to mien­tras que a otros, co­mo los res­pon­sa­bles de Hoy voy a cam­biar, no so­lo no le pos­pu­sie­ron na­da, los han ayu­da­do co­mo ya no se ayu­da a na­die ni en Te­le­vi­sa ni en nin­gu­na otra te­le­vi­so­ra.

Qué pe­na, de ve­ras, lo que es­tá su­ce­dien­do con las per­so­nas que al­gu­na vez de­ja­ron to­do por un ca­nal, por una mar­ca, por una em­pre­sa.

Y no, no se con­fun­da. La his­to­ria de Car­la Es­tra­da no es la de los enemil con­tra­tos de ex­clu­si­vi­dad que se han es­ta­do rom­pien­do en tan­tas par­tes.

La se­ño­ra es­ta­ba en un ni­vel in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior, di­se­ñan­do, or­de­nan­do, de­ci­dien­do, pe­ro tal pa­re­ce que en Mé­xi­co la leal­tad se cas­ti­ga. ¿O us­ted qué opi­na? El vier­nes pa­sa­do se es­tre­nó la nue­va tem­po­ra­da de Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les por el ca­nal His­tory y yo to­da­vía es­toy le­vi­tan­do de fe­li­ci­dad.

¿Por qué? Por­que Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les es uno de los pro­gra­mas más exi­to­sos de to­do nues­tro país, el hit de los ca­bles y las an­te­nas di­rec­tas al ho­gar.

La bron­ca es que co­mo se tra­ta de un con­cep­to un tan­to ex­tra­va­gan­te, ha­blar bien de es­ta jo­ya del en­tre­te­ni­mien­to se ve mal, pe­ro es lo má­xi­mo de lo má­xi­mo, el pla­cer más cul­pa­ble de to­dos.

En el re­mo­to ca­so de que us­ted no se­pa de qué le es­toy ha­blan­do, Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les es al­go así co­mo Ter­cer mi­le­nio con Jai­me Maus­san, pe­ro con pro­duc­ción y di­ne­ro.

Di­cho en otras pa­la­bras, es un show so­bre ov­nis, ex­tra­te­rres­tres y cons­pi­ra­cio­nes que vin­cu­lan a los go­bier­nos más po­de­ro­sos del mun­do con cien­tí­fi­cos, en­ti­da­des ma­ca­ras, cues­tio­nes del más allá y has­ta ins­tan­cias ve­ni­das de otros mun­dos.

Es una lo­cu­ra, pe­ro una dul­ce lo­cu­ra, por­que se ne­ce­si­ta te­ner un ta­len­to muy es­pe­cial pa­ra plan­tear un es­pec­tácu­lo de es­te ti­po y no caer en el mal gus­to o en la pro­mo­ción de la ig­no­ran­cia.

¡Y pa­ra na­da! Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les es li­ge­ro, su­ma­men­te en­tre­te­ni­do y, aun­que us­ted no lo crea, fa­mi­liar.

La cla­ve de su éxi­to es­tá en que Gior­gio Tsou­ka­lo, su con­duc­tor, tie­ne un ca­ris­ma enor­me y en que los res­pon­sa­bles de es­te tí­tu­lo siem­pre nos es­tán sor­pren­dien­do. Hoy?

Si no es con un ca­pí­tu­lo es­pe­cial de­di­ca­do a Mé­xi­co y los mis­te­rios de Teo­tihua­cán, es jun­tan­do a una es­can­da­lo­sa can­ti­dad de es­pe­cia­lis­tas que ju­ran y per­ju­ran, por ejem­plo, que la Lu­na no es un sa­té­li­te na­tu­ral sino una na­ve es­pa­cial co­lo­ca­da es­tra­té­gi­ca­men­te por ce­re­bros ex­tra­te­rres­tre pa­ra cui­dar­nos y vi­gi­lar­nos.

Im­po­si­ble es­tar vien­do la te­le­vi­sión, en­con­trar­se con es­ta cla­se de afir­ma­cio­nes y no que­dar­se mi­ran­do His­tory to­da la no­che en bús­que­da de res­pues­tas.

Y es que lo más ma­ra­vi­llo­so de Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les es que cuan­do uno, co­mo con­su­mi­dor de con­te­ni­dos, cree que lo ha vis­to to­do, ¡zaz!, apa­re­ce Gior­gio y nos sa­le con una alu­ci­na­ción más pi­ra­da que las an­te­rio­res.

Ojo, la tem­po­ra­da que aca­ba de sa­lir al ai­re es la dé­ci­ma. ¿Cuán­tos shows de lo in­só­li­to pue­den pre­su­mir de ha­ber du­ra­do tan­to tiem­po y, lo más sin­to­má­ti­co de to­do, de for­mar par­te de una de las se­ña­les con más pres­ti­gio y cre­di­bi­li­dad de to­da la in­dus­tria mun­dial de la te­le­vi­sión de pa­ga?

¿Aho­ra en­tien­de el ta­ma­ño de acon­te­ci­mien­to que es lo que su­ce­dió el vier­nes pa­sa­do en el ca­nal His­tory?

Por fa­vor, si de re­pen­te us­ted se quie­re en­tre­te­ner con un tí­tu­lo que lo re­te con los con­te­ni­dos más ex­tra­ños que us­ted se pue­da ima­gi­nar, por na­da del mun­do se va­ya a per­der lo nue­vo de Alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les.

La ci­ta es to­dos los vier­nes des­de las 20 ho­ras en His­tory, aun­que lo bueno, lo nue­vo, co­mien­za a las 21 ho­ras y ter­mi­na dos ho­ras des­pués, co­mo pa­ra que to­dos nos que­de­mos con la bo­ca abier­ta. ¿A po­co no? na de las co­sas que más go­cé de la pe­lí­cu­la Ato­mic Blon­de, ba­sa­da en la no­ve­la grá­fi­ca The Col­dest City, es su di­rec­ción de ar­te en un con­tex­to par­ti­cu­lar, de­ca­den­te, arro­lla­dor y que, sin du­da, cam­bió el mun­do pa­ra siem­pre: la caí­da del mu­ro de Ber­lín en 1989.

La mis­ma pe­lí­cu­la co­mien­za na­rran­do có­mo es que ese su­ce­so ocu­rrió, aco­tan­do que la his­to­ria que nos con­ta­rá no es esa. Pe­ro en cier­ta for­ma, con to­dos los ele­men­tos de las fan­ta­sías que nos pro­vo­ca la ex­plo­si­va ac­tua­ción de su ru­bia ató­mi­ca, Char­li­ze The­ron sí le es­tán tra­yen­do esa his­to­ria a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y lo­gran al­go es­pec­ta­cu­lar: un es­pa­cio hi­per­rea­lis­ta pa­ra con­tar una his­to­ria tan in­ve­ro­sí­mil co­mo una aven­tu­ra de Ja­mes Bond, pe­ro fan­tás­ti­ca en su pro­pio es­ti­lo.

¿Us­te­des re­cuer­dan ver caer ese mu­ro? ¿Pen­sa­ron que es­ta­ban pre­sen­cian­do un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co de la mag­ni­tud que fue cuan­do lo hi­cie­ron? Yo re­cuer­do a mi pa­dre vien­do la te­le­vi­sión con in­cre­du­li­dad, mien­tras las pie­dras vo­la­ban y la gen­te ce­le­bra­ba. “Ya na­da se­rá igual”, me co­men­tó. Y aho­ra, tan­tos años des­pués, el pri­mer lar­go­me­tra­je de Da­vid Leitch lo­gra mez­clar la fan­ta­sía con esa reali­dad a tra­vés de una na­rra­ti­va que ya no se ve en con­cep­tos ra­zo­na­ble­men­te nue­vos.

Cu­rio­sa­men­te las aven­tu­ras de es­ta espía bri­tá­ni­ca, quien trae to­da la ac­ti­tud del mun­do mien­tras ba­ta­lla con­tra uno y otro trai­dor, co­mo nin­gún hom­bre po­dría, se vuel­ven en un clá­si­co ins­tan­tá­neo pa­ra los que go­za­mos de dos gé­ne­ros: las bue­nas pe­lí­cu­las de es­pías y aque­llas que rin­den tri­bu­to a la his­to­ria mo­der­na del mun­do. Aun­que si al­guien lo úni­co que es­tá bus­can­do es una gran pe­lí­cu­la de ac­ción pa­ra es­te fin de se­ma­na, pues ahí es­tá la op­ción. Me pa­re­ció tan en­tra­ña­ble la for­ma en la que Ató­mi­ca (no sé por qué le qui­ta­ron lo ru­bia del tí­tu­lo aquí) re­tra­ta esos tiem­pos en que de pron­to sen­tí nos­tal­gia por una de esas pe­lí­cu­las ma­las que vi mil ve­ces en el HBO de en­ton­ces, des­pués de que sa­lió en 1985. ¿Us­te­des ju­ga­ron al­gu­na vez a ca­zar a sus ami­gos con ba­las de pin­tu­ra? ¿Se acuer­dan cuan­do el Got­cha era la gran mo­da a es­ca­la mun­dial? Pues es­to co­bró to­da la fuer­za del mun­do des­pués de la cin­ta, con ese mis­mo nom­bre, que pro­ta­go­ni­za­ba Ant­hony Ed­wards ( La ven­gan­za de los Nerds, E.R. y Top Gun) con Lin­da Fio­ren­tino ( Hom­bres de ne­gro), don­de el muy jo­ven y tor­pe Ed­wards aca­ba del la­do equi­vo­ca­do de la cor­ti­na de hie­rro en Ale­ma­nia por enamo­rar­se de la mu­jer equi­vo­ca­da. Una co­me­dia de es­pías se desa­rro­lla en to­do ese con­tex­to con ba­lís­ti­ca de pin­tu­ra ro­ja, azul y ama­ri­lla. La cin­ta, que pre­ten­día y lo­gra­ba con­tar qué pa­sa­ría si per­so­na­jes dig­nos de La ven­gan­za de los nerds (mis­mo di­rec­tor) se to­pa­ran con Ja­mes Bond, ocu­rrió en el mo­men­to per­fec­to de la his­to­ria, por­que me­nos de cua­tro años des­pués ese mu­ro ya no es­ta­ría ahí. Bús­quen­la des­pués de Ató­mi­ca si quie­ren un pa­seo com­ple­to por to­dos los gé­ne­ros que se pue­den desa­rro­llar al­re­de­dor de al­go tan es­pe­luz­nan­te co­mo se­me­jan­te mu­ro.

Di­go, ya que es­ta­mos con el te­ma de las pa­re­des te­ne­bro­sas y di­vi­so­rias es­tos días. ¿Qué es­tán pen­san­do si no si­guen a nues­tro Je­di con­sen­ti­do en Twit­ter, Mark Ha­mil? Es es­pec­ta­cu­lar dan­do gol­pe tras gol­pe al go­bierno ac­tual de su país y de­nun­cian­do mi­tos res­pec­to a Star Wars.

ES­PE­CIAL

CLASOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.