El Tri­bu­nal Ecle­siás­ti­co re­suel­ve ca­si mil de­man­das por nu­li­dad

Fal­ta de pre­pa­ra­ción por par­te de las pa­re­jas, men­ta­li­dad in­di­vi­dua­lis­ta y al­gu­nas ve­ces ma­chis­ta son al­gu­nos de los fac­to­res que pro­vo­can que las unio­nes ya no fun­cio­nen

Milenio Monterrey - - El tema - Adín Cas­ti­llo/ Al­gu­nos no co­no­cen los de­re­chos y obli­ga­cio­nes que im­pli­ca un en­la­ce nup­cial.

La gran can­ti­dad de per­so­nas que bus­can anu­lar o in­va­li­dar sus ma­tri­mo­nios pro­vo­can que el Tri­bu­nal Ecle­siás­ti­co de Mon­te­rrey “no se dé abas­to”, ase­gu­ró el pa­dre Er­nes­to Gon­zá­lez Mu­ñoz, vicario ju­di­cial.

En en­tre­vis­ta pa­ra MI­LE­NIO Mon­te­rrey, el pa­dre di­jo que el Tri­bu­nal re­suel­ve en­tre 800 y mil so­li­ci­tu­des por año, ade­más de las per­so­nas que bus­can nu­li­fi­car su ma­tri­mo­nio di­rec­ta­men­te en las pa­rro­quias. “Esos son los que no­so­tros po­de­mos aten­der, hay mu­chos más, que di­cen ‘ya ni mo­do’, así se que­dan... no nos da­mos abas­to, nos ve­mos des­bor­da­da de tan­ta so­li­ci­tud que hay”, ex­pli­ca.

De acuer­do con el vicario ju­di­cial, exis­ten mu­chos fac­to­res que pro­vo­can que los ma­tri­mo­nios no fun­cio­nen, en­tre ellos, la fal­ta de pre­pa­ra­ción por par­te de las pa­re­jas, quie­nes no co­no­cen los de­re­chos y obli­ga­cio­nes que con­lle­van un com­pro­mi­so ecle­siás­ti­co. “Los no­vios no sa­ben a lo que van, se ima­gi­nan otras co­sas en cuan­to al ca­sar­se, al­gu­nos se ca­san más por la pa­sión, pe­ro no por el amor, ni sa­bien­do to­dos los de­re­chos y obli­ga­cio­nes que se ge­ne­ran”, ex­pli­có.

Otra de las ra­zo­nes pa­ra que dé so­li­ci­tud de nu­li­dad del ma­tri­mo­nio re­li­gio­so (pues no exis­te la fi­gu­ra del di­vor­cio), es la men­ta­li­dad in­di­vi­dua­lis­ta de las per­so­nas, pues el pa­dre ase­gu­ra que se ven co­mo ob­je­to e ins­tru­men­to de los in­tere­ses.

Ade­más, aña­de que la men­ta­li­dad ma­chis­ta es­tá pro­vo­can­do nue­vos con­flic­tos en las pa­re­jas ca­sa­das, pues cho­ca con los de­re­chos que la mu­jer ha ad­qui­ri­do. “Las mu­je­res sa­ben de­fen­der me­jor sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes... hay mu­chos hom­bres que to­da­vía no lo acep­tan”, co­men­tó. El pa­dre Gon­zá­lez Mu­ñoz tam- bién men­cio­na los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, pues las ex­pec­ta­ti­vas que la mu­jer o el hom­bre pa­ra con su pa­re­ja mu­chas ve­ces no se cum­plen. “La cri­sis eco­nó­mi­ca ha­ce que se de­ses­pe­ren, que se ofen­dan, dis­cu­tan, no les al­can­za con el suel­do de los dos pa­ra te­ner lo que ellos qui­sie­ran, eso tam­bién trae mu­cha dis­cu­sión, a ve­ces la mu­jer, por ejem­plo, exi­ge mu­cho, di­ce yo quie­ro un suel­do de 40 mil, 60 mil, y si no me das ese suel­do, no es­toy de acuer­do”, men­cio­na.

Au­na­do a to­das es­tas ra­zo­nes de fal­ta de pre­pa­ra­ción pa­ra el ma­tri­mo­nio, el pa­dre ex­pli­ca que el va­lor de la in­di­so­lu­bi­li­dad del ma­tri­mo­nio ecle­siás­ti­co ca­da vez es me­nos im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas, ade­más de que nue­vas le­yes mo­ti­van a las per­so­nas a di­vor­ciar­se. “Hay mu­chos que se ca­san y di­cen, pues no es­tán muy con­ven­ci­dos, pe­ro si me va mal, ‘pues me di­vor­cio’, aho­ri­ta ya hay di­vor­cio in­cau­sa­do, ya no ne­ce­si­ta ha­ber cau­sa­les, aho­ri­ta ya son más rá­pi­dos los pro­ce­sos, eso de al­gu­na ma­ne­ra los mo­ti­va”, co­men­ta.

CUARTOSCURO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.