BLUEVALENTINE.

Ni­co­las Cruz, un ex alumno de 19 años, dis­pa­ró en el cen­tro se­cun­da­rio del que ha­bía si­do ex­pul­sa­do en Par­kland, 80 km al nor­te de Mia­mi

Milenio Monterrey - - Portada - Fo­to: Wil­fre­do Lee/AP

Otro san­grien­to ti­ro­teo, aho­ra en una highs­chool de Flo­ri­da, de­jó un saldo de 17 muer­tos y 20 he­ri­dos; el agre­sor, ya de­te­ni­do, fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ni­co­lás Cruz, ex es­tu­dian­te ex­pul­sa­do por in­dis­ci­pli­na.

Un nue­vo ti­ro­teo en­lu­tó a Es­ta­dos Uni­dos: 17 per­so­nas mu­rie­ron en una es­cue­la de Flo­ri­da, en una jor­na­da de ho­rror don­de es­tu­dian­tes ate­rra­dos eva­cua­ron las ins­ta­la­cio­nes tras los dis­pa­ros, mien­tras otros es­con­di­dos en las au­las pe­dían ayu­da por men­sa­jes de tex­to.

Es­ta ma­tan­za en el Día de San Va­len­tín, una de las peo­res en el país en 25 años, ocu­rrió en la es­cue­la se­cun­da­ria Mar­jory Sto­ne­man Dou­glas en Par­kland, una ciudad a unos 80 ki­ló­me­tros al nor­te de Mia­mi, lue­go de que un ex alumno de 19 años abrie­ra fue­go ha­cia el fin del ho­ra­rio de cla­ses, so­bre las 14 ho­ras lo­ca­les, di­jo la po­li­cía. “Te­ne­mos 17 víc­ti­mas con­fir­ma­das. Do­ce de ellos es­ta­ban den­tro del edi­fi­cio, dos víc­ti­mas es­ta­ban jus­to fue­ra y otra en una ca­lle ad­ya­cen­te. Dos per­so­nas per­die­ron la vi­da ya en el hos­pi­tal”, di­jo el je­fe de po­li­cía del con­da­do de Bro­ward, Scott Is­rael, ca­li­fi­can­do la es­ce­na del cri­men co­mo “ho­rri­ble”.

Fuentes mé­di­cas del hos­pi­tal Bro­ward Health North in­di­ca­ron que tres de los he­ri­dos, cu­yo nú­me­ro to­tal es in­de­ter­mi­na­do, se ha­lla­ban en es­ta­do crí­ti­co, mien­tras que otros tan­tos se en­con­tra­ban es­ta­bles o eran ope­ra­dos.

El sos­pe­cho­so, que es­tá ba­jo cus­to­dia, fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ni­co­las Cruz y ha­bía si­do ex­pul­sa­do por “razones dis­ci­pli­na­rias. Ya he­mos co­men­za­do a exa­mi­nar sus cuen­tas en las redes so­cia­les y al­gu­nas de las co­sas que nos vie­nen a la mente son muy, muy in­quie­tan­tes”, di­jo Is­rael. “Cree­mos que tenía un ri­fle AR-15”, agre­gó el je­fe po­li­cia­co.

Cruz fue arres­ta­do sin in­ci­den­tes en la cer­ca­na ciudad de Co­ral Springs y lle­va­do al hos­pi­tal con he­ri­das le­ves, aña­dió. Un maes­tro de la es­cue­la de­cla­ró al dia­rio Mia­miHe­rald que Cruz ha­bía si­do iden­ti­fi­ca­do an­te­rior­men­te co­mo una ame­na­za po­ten­cial pa­ra sus com­pa­ñe­ros de cla­se. “El año pa­sa­do nos di­je­ron que no se le per­mi­tía in­gre­sar a la es­cue­la con una mo­chi­la”, di­jo el maes­tro de ma­te­má­ti­cas Jim Gard. “Hu­bo pro­ble­mas con él el año pa­sa­do por ame­na­zas a los es­tu­dian­tes, y creo que se le pi­dió que aban­do­na­ra las ins­ta­la­cio­nes”.

Una fuen­te de la po­li­cía di­jo a CBS News que el atacante ac­ti­vó una alar­ma de in­cen­dio an­tes de dis­pa­rar.

Des­de enero de 2013, “ha ha­bi­do al me­nos 283 ti­ro­teos en es­cue­las en to­do el país, lo que pro­me­dia una es­cue­la por se­ma­na”, se­gún Every­town for Gun Sa­fety, un gru­po sin fi­nes de lu­cro que pro­mue­ve el con­trol de ar­mas. Se­gún su re­cuen­to, en lo que va de año se han re­gis­tra­do 18 ti­ro­teos en es­cue­las de EU, en 10 de los cua­les se re­gis­tra­ron muer­tos o he­ri­dos.

Es­te ti­po de su­ce­sos, co­mo el ocu­rri­do en la es­cue­la Sandy Hook, en New­town, en el es­ta­do de Con­nec­ti­cut, don­de mu­rie­ron vein­te ni­ños y seis adul­tos en di­ciem­bre de 2012, ha ge­ne­ra­do una ola de pe­ti­cio­nes pa­ra que se aprue­ben le­yes pa­ra lo­grar un ma­yor con­trol en la venta de ar­mas.

Ca­da año hay 33 mil muer­tes re­la­cio­na­das con las ar­mas de fue­go. Pe­ro el Con­gre­so, con­tro­la­do por los re­pu­bli­ca­nos, aca­bó blo­quean­do una pro­pues­ta pa­ra ins­tau­rar un sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción de an­te­ce­den­tes e im­pe­dir que las ar­mas lle­ga­ran a los cri­mi­na­les o en­fer­mos men­ta­les.

El pre­si­den­te Do­nald Trump, que fue in­for­ma­do de lo su­ce­di­do des­de un pri­mer mo­men­to, la­men­tó el “te­rri­ble” ti­ro­teo y ase­gu­ró que “nin­gún ni­ño, maes­tro ni na­die más de­be­ría sen­tir­se ja­más in­se­gu­ro en una es­cue­la es­ta­du­ni­den­se”.

WIL­FRE­DO LEE/AP

Mu­chos de los es­tu­dian­tes es­ta­ban asus­ta­dos y al­gu­nos en es­ta­do de shock tras los dis­pa­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.