Se­gun­do americandream para un ve­te­rano de gue­rra

Héc­tor, un mi­li­tar de ori­gen me­xi­cano, lo­gró lo im­pen­sa­ble en pre­si­den­cia de Trump: ha­cer­se ciu­da­dano es­ta­du­ni­den­se

Milenio Monterrey - - México - Me­lis­sa del Pozo/ El ac­ti­vis­mo de Ba­ra­jas ayu­dó a otros in­te­gran­tes de las fuer­zas ar­ma­das que tam­bién fue­ron de­por­ta­dos.

Es di­fí­cil con­te­ner las lá­gri­mas, in­clu­so para los hom­bres de ace­ro co­mo Héc­tor, un mi­li­tar de ori­gen me­xi­cano quien, des­pués de 14 años re­ci­be una car­ta del go­bierno es­ta­du­ni­den­se que le anun­cia lo im­pen­sa­ble: vol­ver a ca­sa y, al fin, ha­cer­se ciu­da­dano de EU, en ple­na ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump. Y así, em­pe­zar su se­gun­do ame­ri­can dream…

¡Ca­tor­ce años! ¡Dios mío! ¡Es­to es ge­nial! ¡Voy a vol­ver a ca­sa, ma­má!”, gri­ta­ba Héc­tor al ce­lu­lar.

Su ma­dre lo veía en vi­deo­lla­ma­da. El mo­men­to ocu­rrió el 5 abril, cuan­do el De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de In­mi­gra­ción y Ciu­da­da­nía de San Die­go en­vió una in­vi­ta­ción a Héc­tor para ju­rar co­mo ciu­da­dano el 13 de abril, tras una ex­te­nuan­te ba­ta­lla le­gal.

Héc­tor Ba­ra­jas na­ció en Fres­ni­llo, Zacatecas. Sus pa­dres lo tra­je­ron a EU cuan­do te­nía sie­te años. Su pa­dre, Na­ti­vi­dad, y la se­ño­ra Mar­ga­ri­ta pro­crea­ron cua­tro hi­jos y Na­ti­vi­dad iba ca­da año a tra­ba­jar en los cam­pos ca­li­for­nia­nos. “Has­ta que le di­je que nos fué­ra­mos, que­ría que mis hi­jos es­tu­vie­ran tam­bién con su pa­dre”, cuen­ta Mar­ga­ri­ta Va­re­la, la ma­dre de Héc­tor, en su ca­sa de Compton, un con­da­do al es­te de Los Án­ge­les.

Cuan­do lle­gó a los 17 años, “los de la army nos di­je­ron que al en­trar au­to­má­ti­ca­men­te se con­ver­ti­ría en es­ta­du­ni­den­se, nos pro­me­tie­ron ayu­da y be­ne­fi­cios, pe­ro nun­ca fir­ma­mos un pa­pel de lo que nos pro­me­tie­ron, ese fue el error que co­me­ti­mos”, la­men­ta Mar­ga­ri­ta.

Héc­tor se alis­tó en 1995. Du­ran­te su ca­rre­ra mi­li­tar, Ba­ra­jas al­can­zó el ran­go de es­pe­cia­lis­ta y se desem­pe­ñó en la 82 Di­vi­sión Ae­ro­trans­por­ta­da. Re­ci­bió nu­me­ro­sos re­co­no­ci­mien­tos has­ta 2001 cuan­do se re­ti­ró con ho­no­res.

En 2004, ale­ja­do del ejér­ci­to, Héc­tor fue de­te­ni­do y en­car­ce­la­do por dis­pa­rar a un vehícu­lo en mo­vi­mien­to. “An­du­ve en ma­los pa­sos, no dis­pa­ré esa ar­ma, pe­ro fue im­po­si­ble pro­bar­lo en la cor­te y aún así, pa­gué”, cuen­ta Héc­tor des­de El Bún­ker, co­mo co­no­cen la ca­sa para ve­te­ra­nos de­por­ta­dos que ini­ció en Ti­jua­na, en 2010.

El vier­nes pa­sa­do Héc­tor cru­zó la fron­te­ra de Ti­jua­na a San Die­go. Lo hi­zo lue­go de des­pe­dir­se de sus ami­gos y otros ac­ti­vis­tas que se han su­ma­do a su cau­sa. Del otro la­do, tres agen­tes lo es­col­ta­ron has­ta las ofi­ci­nas de In­mi­gra­ción, don­de ju­ró co­mo es­ta­du­ni­den­se.

En Compton, Mar­ga­ri­ta y Na­ti­vi­dad re­ci­bie­ron a su hi­jo con abrazos y lá­gri­mas, hi­cie­ron una reunión don­de hu­bo mo­le y cer­ve­za. Héc­tor abra­zo a su hi­ja y to­mó cien­tos de fotos.

Héc­tor vol­ve­rá a Ti­jua­na por un año más, don­de se­gui­rá tra­ba­jan­do para que otros ve­te­ra­nos pue­dan ha­cer lo que para él es el se­gun­do ame­ri­can dream.

ME­LIS­SA DEL POZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.