OPAQ irá a Du­ma el miér­co­les, di­ce Ru­sia

Milenio Monterrey - - Fronteras -

ichael Cohen, abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te en una cor­te fe­de­ral de Nue­va York ha­ber pa­ga­do 130 mil dó­la­res a la ex ac­triz porno Stormy Da­niels, en no­viem­bre de 2016, su­pues­ta­men­te para aca­llar a la ar­tis­ta, que afir­ma ha­ber te­ni­do una re­la­ción con el mag­na­te en 2006, cuan­do aca­ba­ba de te­ner un hi­jo con su es­po­sa Me­la­nia.

Trump nie­ga el af­fai­re con Da­niels, cu­yo nom­bre real es Step­ha­nie Clif­ford, y di­ce que no es­ta­ba al tan­to de ese pa­go. La ex­tra­or­di­na­ria au­dien­cia en el tri­bu­nal re­sul­tó de al­to ries­go para la Ca­sa Blan­ca al en­fren­tar a Cohen, in­ves­ti­ga­do por el Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI), y a su pro­pio De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia.

La ac­triz de 39 años y lar­ga ca­be­lle­ra ru­bia, per­se­gui­da por un en­jam­bre de pe­rio­dis­tas, ves­ti­da con una fal­da y un bléi­ser co­lor la­van­da, se sen­tó en­tre el pú­bli­co jun­to a su abo­ga­do, Mi­chael Ave­nat­ti, en la par­te tra­se­ra de la sa­la, que es­ta­ba lle­na a re­ven­tar. “Du­ran­te años, Cohen ac­tuó co­mo si es­tu­vie­se por en­ci­ma de la ley”, di­jo Da­niels al fi­nal de la au­dien­cia de dos ho­ras y me­dia. “Eso ter­mi­na aho­ra. Mi abo­ga­do y yo es­ta­mos com­pro­me­ti­dos a ase­gu­rar­nos de que to­dos se­pan la ver­dad”. Da­niels pre­sen­tó una de­man­da ju­di­cial con­tra Cohen en la que pi­de la anu­la­ción del acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad y di­ce que no es vá­li­do, por­que nun­ca fue fir­ma­do por el pro­pio Trump.

Su abo­ga­do afir­mó que Cohen es “ra­dio­ac­ti­vo”. “Creo que hay un pe­li­gro sig­ni­fi­ca­ti­vo para el pre­si­den­te (...). El pre­si­den­te con­fió a Cohen sus ma­yo­res secretos y aho­ra ten­drá que en­fren­tar las con­se­cuen­cias”, afir­mó.

El FBIl, que in­ves­ti­ga a Cohen, lle­vó a ca­bo ha­ce una se­ma­na un alla­na­mien­tos en su des­pa­cho, su ca­sa y su ha­bi­ta­ción de ho­tel, y con­fis­có mi­les de do­cu­men­tos y ar­chi­vos. El pre­si­den­te de­nun­ció en­ton­ces una “caza de bru­jas”.

Aun­que los de­fen­so­res de Cohen bus­ca­ban man­te­ner en se­cre­to la iden­ti­dad de sus clien­tes, la jue­za Kim­ba Wood los for­zó a re­ve­lar que uno de los clien­tes de Cohen es el con­duc­tor te­le­vi­si­vo con­ser­va­dor Sean Han­nity, de Fox News, fé­rreo de­fen­sor de Trump. Al es­cu­char el nom­bre de Han­nity, que con­du­ce el pro­gra­ma más vis­to de la te­le­vi­sión por ca­ble es­ta­du­ni­den­se, la sa­la es­ta­lló en ex­cla­ma­cio­nes de sor­pre­sa, y tam­bién en al­gu­nas car­ca­ja­das.

Fu­rio­so, Han­nity ne­gó que Cohen ha­ya si­do ja­más su abo­ga­do. “Nun­ca lo con­tra­té, re­ci­bí una fac­tu­ra o pa­gué una fac­tu­ra le­gal, aun­que lo con­sul­té para que me acon­se­jar ‘ca­si ex­clu­si­va­men­te’ so­bre ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios”, di­jo en Twit­ter el con­duc­tor, a quien Trump ad­mi­ra y lla­ma a ve­ces por te­lé­fono.

La jue­za Wood de­ci­dió tam­bién que Trump no po­drá con­sul­tar los do­cu­men­tos con­fis­ca­dos que le con­cier­nen an­tes que los fis­ca­les, co­mo ha­bía pe­di­do una abo­ga­da del man­da­ta­rio, Joan­na Hen­don. Pe­ro no ex­clu­ye de­sig­nar un ex­per­to in­de­pen­dien­te para que con­sul­te úni­ca­men­te es­tos do­cu­men­tos y eva­lúe si quie­bran la con­fi­den­cia­li­dad abo­ga­do-clien­te, co­mo se que­ja el man­da­ta­rio.

Aun­que Cohen, de 51 años, no ha si­do in­cul­pa­do, la fis­ca­lía fe­de­ral de Man­hat­tan lo in­ves­ti­ga des­de ha­ce tiem­po y leía se­cre­ta­men­te sus e-mails, en un nue­vo ca­pí­tu­lo de las in­ves­ti­ga­cio­nes del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, que es­tu­dia una po­si­ble co­lu­sión de Ru­sia con la cam­pa­ña elec­to­ral de Trump. Cohen, un por­ta­voz de la cam­pa­ña, se­ría prin­ci­pal­men­te sos­pe­cho­so de fi­nan­cia­mien­to ile­gal. os in­ves­ti­ga­do­res de la Or­ga­ni­za­ción para la Prohi­bi­ción de las Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ), en Si­ria des­de el sá­ba­do, no han po­di­do ac­ce­der a la ciu­dad de Du­ma por “pro­ble­mas de se­gu­ri­dad”, pe­ro se es­pe­ra lle­guen el miér­co­les para in­ves­ti­gar so­bre el pre­sun­to ata­que quí­mi­co del 7 de abril, in­for­mó la em­ba­ja­da ru­sa. “El miér­co­les es­pe­ra­mos la lle­ga­da de los ex­per­tos de la OPAQ”, de­cla­ró un al­to res­pon­sa­ble ru­so en rue­da de pren­sa en la em­ba­ja­da de Ru­sia en La Ha­ya, al ex­pli­car que las ru­tas que con­du­cen a Du­ma de­ben ser des­mi­na­das.

An­tes, du­ran­te la jor­na­da, el director de la OPAQ, Ah­met Uzum­cu, di­jo en una reunión de ur­gen­cia de los Es­ta­dos miem­bros del Con­se­jo Eje­cu­ti­vo, que “el equi­po no ha si­do des­ple­ga­do to­da­vía en Du­ma”, por­que se­gún ex­pli­có, Si­ria y Ru­sia ha­bían ale­ga­do “pro­ble­mas de se­gu­ri­dad”. A su vez, Es­ta­dos Uni­dos di­jo que sos­pe­cha que Ru­sia pu­do ha­ber vi­si­ta­do el lu­gar de un pre­sun­to ata­que quí­mi­co en Du­ma y ha­bría “fal­si­fi­ca­do” las prue­bas, se­gún el em­ba­ja­dor de EU an­te la OPAQ.

El pre­sun­to ata­que quí­mi­co del 7 de abril en Du­ma —en­ton­ces úl­ti­mo bas­tión re­bel­de— si­gue mo­vi­li­zan­do a las gran­des po­ten­cias lue­go que el sá­ba­do EU rea­li­za­ra un bom­bar­deo coor­di­na­do con Fran­cia y Reino Uni­do con­tra blan­cos sos­pe­cho­sos de al­ma­ce­nar ar­mas quí­mi­cas en Si­ria. Mos­cú, gran alia­do del go­bierno si­rio, se com­pro­me­tió a “no in­ter­fe­rir” en el tra­ba­jo de la mi­sión, in­vi­ta­da por el go­bierno de Bas­har Asad, que nie­gan to­da res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos.

Des­de 2011, el país es­tá de­vas­ta­do por una gue­rra que ha de­ja­do más de 350 mil muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.