¿Por qué nos bur­la­mos de los fa­mo­sos en la po­lí­ti­ca?

Milenio Monterrey - - ¡hey! - Susana Mos­ca­tel Twit­ter: @Su­sa­naMos­ca­tel

Creo que po­de­mos ir al ori­gen del pro­ble­ma cuan­do con­fun­di­mos “ar­tis­tas” con “fa­mo­sos”. Por de­fi­ni­ción un ar­tis­ta es al­guien con in­quie­tu­des, ta­len­to, ideas y un cuer­po de tra­ba­jo que los res­pal­de. Y por de­fi­ni­ción “fa­mo­so” es, pues co­no­ci­do por las ma­sas. Así que no, yo no ten­go nin­gún pro­ble­ma con un ver­da­de­ro ar­tis­ta, cuan­do real­men­te se pre­pa­ra, apren­de el sis­te­ma y de­ci­de te­ner una vi­da ac­ti­va en la po­lí­ti­ca para me­jo­rar las co­sas. Ya sea para su pro­pio sec­tor, o para la ciu­da­da­nía en sí.

Aquí es don­de se po­ne tru­cu­len­to. Por­que un Ser­gio Ma­yer po­dría bien dis­cu­tir por ho­ras (lo he­mos he­cho) que ha­cer co­sas co­mo telenovelas o So­lo para mu­je­res es ser ar­tis­ta. Yo creo, por ejem­plo, que es­te ca­so en par­ti­cu­lar es de un hom­bre muy ta­len­to­so: para ser un gran em­pre­sa­rio con su ima­gen y a tra­vés del mun­do del es­pec­tácu­lo. Si eso es su­fi­cien­te para ser un buen po­lí­ti­co, ven­ga. Mi du­da em­pie­za cuan­do lo veo re­pre­sen­tar un par­ti­do que na­da me re­mi­te a sus pre­sen­ta­cio­nes o ima­gen pú­bli­ca. Pe­ro eso sí, com­pro­ba­do es­tá que la gen­te vo­ta por lo co­no­ci­do. Y los partidos po­lí­ti­cos nu­ca se­rán ad­ver­sos a la pu­bli­ci­dad gra­tui­ta. Así que bra­vo, ahí nos tie­nen co­mo ro­bots obe­dien­tes a la pren­sa de es­pec­tácu­los ha­cién­do­les el tra­ba­jo gra­tis. So­bre to­do, a los fa­mo­sos, no a los ar­tis­tas.

Eli­jo el ca­so de Ser­gio para des­ta­car por­que, sin du­da, su can­di­da­tu­ra por Mo­re­na es una de las más so­na­das, pe­ro va­ya que no es­tá so­lo. Y va­ya que no po­de­mos me­dir in­ten­cio­nes. Ellos sa­brán. Nues­tro bien ali­men­ta­do ci­nis­mo nos ase­gu­ra que so­lo “van por el hue­so”, pe­ro tam­bién hay que ser cons- cien­tes de que no siem­pre es el ca­so, por más que pa­rez­ca.

Hay gen­te, co­mo LaGüe­re­ja (Ma­ría Elena Sal­da­ña) que en cier­ta for­ma ha pa­sa­do su ca­rre­ra ha­cien­do un per­so­na­je ca­si de ca­ri­ca­tu­ra. Muy exi­to­sa por mo­men­tos. Con mu­chas di­fi­cul­ta­des en otros. ¿Qué sa­be­mos de ella co­mo po­ten­cial le­gis­la­do­ra? Na­da. De la mis­ma ma­ne­ra que no sa­be­mos mu­cho de la ma­yo­ría de ellos. Y por eso, no se­ría jus­to juz­gar. Des­pués de to­do, Ronald Rea­gan (aun­que mu­chos no lo que­rían en ab­so­lu­to en Mé­xi­co) es una de las gran­des fi­gu­ras, ca­si un Dios in­to­ca­ble para mu­chos de los an­te­rio­res re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro la era de Trump nos de­ja cla­ro que to­do es po­si­ble si la fa­ma tie­ne al­go que de­cir res­pec­to el por quién vo­ta­re­mos. Y sin com­pa­rar in­ten­cio­nes de na­die con es­te se­ñor, creo que po­de­mos ase­gu­rar que es su­fi­cien­te prue­ba para ha­cer mo­fa de la sim­ple fa­ma, co­mo ca­ta­li­za­dor para la po­lí­ti­ca.

Hay que ver a los in­di­vi­duos y sus tra­yec­to­rias. Por más que a al­gu­nos les pa­rez­ca con­tro­ver­ti­da e in­clu­so es­tén en desacuer­do con ella, na­die pue­de de­cir que es lo mis­mo el dis­cur­so que siem­pre tu­vo una Ma­ría Ro­jo a un… ¿Pon­cho De Ni­gris? ¿Cuá­les son tus con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas Pon­cho? ¿Más allá de no ser ex­pul­sa­do de la ca­sa? Cuén­ta­nos. Cuén­ta­nos to­do. Y ya para el ca­so, ¿dí­ga­nos qué ha­cen tan­tos de us­te­des alia­dos al par­ti­do po­lí­ti­co que siem­pre lla­mó “la ma­fia del po­der” a las em­pre­sas para la que no so­lo tra­ba­ja­ron, sino de las que de­pen­de su fa­ma? Si se pre­gun­tan los “fa­mo­sos” de dón­de tan­ta pro­tes­ta, no se­ría un mal lu­gar para em­pe­zar.

So­bre to­do, por­que mu­chos de us­te­des sí tie­nen una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de ganar.

CLASOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.