“Me­xi­ca­nos bi­lin­gües, en 20 años”

Apren­der a apren­der, in­glés pa­ra to­dos y la es­cue­la al cen­tro, han si­do los es­tan­dar­tes del nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP). Javier Tre­vi­ño, sub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Bá­si­ca, ex­pli­ca có­mo van y por qué los pa­dres de­ben

Milenio Puebla - Entre Aulas - - ENTREVISTA - RE­GI­NA RE­YES-HEROLES C.

¿Có­mo apren­der a apren­der?

Apren­der a apren­der es un nue­vo cu­rrí­cu­lum y un nue­vo sis­te­ma es­co­lar. Im­pli­ca te­ner una con­cen­tra­ción im­por­tan­te en los apren­di­za­jes cla­ve, pe­ro al mis­mo tiem­po el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des so­cio­emo­cio­na­les de los ni­ños. El ob­je­ti­vo es que pa­se­mos de una pe­da­go­gía an­ti­gua de la me­mo­ri­za­ción a una nue­va pe­da­go­gía en que los ni­ños apren­dan a in­ves­ti­gar, a dis­cer­nir, a cues­tio­nar, a plan­tear­se hi­pó­te­sis a ha­cer in­ves­ti­ga­cio­nes. Lo que que­re­mos es for­mar ciu­da­da­nos mu­cho más crí­ti­cos.

Es­tu­diar in­glés en to­das las es­cue­las, ca­pa­ci­tar a me­xi­ca­nos bi­lin­gües, y has­ta tri­lin­gües, es un re­to. ¿Có­mo lo van a lo­grar?

Pri­me­ro hay que ex­pli­car la im­por­tan­cia del in­glés y por qué no ele­gi­mos el francés o el alemán. De­be­mos en­ten­der que 60% de los si­tios de in­ter­net en el mun­do es­tán en in­glés, es el idio­ma co­mún de la aca­de­mia pues 45% de las pu­bli­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas es­tán en in­glés. Es la len­gua de las transac­cio­nes co­mer­cia­les, y un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de la Com­pe­ti­ti­vi­dad di­ce que los jó­ve­nes egre­sa­dos que ha­blan in­glés tie­nen sa­la­rios en­tre 35 y has­ta 40% por en­ci­ma de quie­nes no ha­blan in­glés. Fi­nal­men­te, pa­ra el año 2020, al­re­de­dor de 2,000 mi­llo­nes de per­so­nas usa­rán o se­rán es­tu­dian­tes de in­glés co­mo se­gun­da len­gua, en el mun­do. Nues­tra vi­sión es que en 20 años 100% de los alum­nos egre­sa­dos ten­gan un ni­vel de in­glés cer­ti­fi­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y que los maes­tros es­tén cer­ti­fi­ca­dos, por la mis­ma ins­ti­tu­ción, dos ni­ve­les por en­ci­ma del que en­se­ñan.

Hay cua­tro lí­neas de ac­ción:

1. Que to­dos los maes­tros sean bi­lin­gües. Nos en­fo­ca­re­mos en las 263 nor­ma­les pú­bli­cas que tie­nen una ma­trí­cu­la de 90,000 pró­xi­mos maes­tros. Pa­ra que ellos apren­dan in­glés con­tra­ta­re­mos a 1,000 maes­tros de in­glés de tiem­po com­ple­to. Es­pe­ra­mos que mu­chos maes­tros que hoy en­se­ñan in­glés en ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das se con­vier­tan en maes­tros en las nor­ma­les pues ofre­ce­re­mos suel­dos atrac­ti­vos y pres­ta­cio­nes.

2. El in­glés se­rá par­te obli­ga­to­ria del cu­rrí­cu­lum, lo que ha­rá que los ni­ños ha­blen in­glés co­mo se­gun­da o ter­ce­ra len­gua, en el ca­so de las es­cue­las con len­guas in­dí­ge­nas.

3. El in­glés es par­te de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de equi­dad. Tie­ne que lle­gar a to­dos por­que hoy el pro­gra­ma na­cio­nal de in­glés so­lo lle­ga a 36% de los alum­nos en edu­ca­ción bá­si­ca. Se­rá un ele­men­to que igua­la las opor­tu­ni­da­des y con­di­cio­nes de la edu­ca­ción; in­clu­si­ve se en­se­ña­rá, co­mo has­ta aho­ra no se ha­bía he­cho, en las te­le­se­cun­da­rias y los te­le­ba­chi­lle­ra­tos.

4. Ha­re­mos alian­zas es­tra­té­gi­cas, una con la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, así co­mo con las em­ba­ja­das de Reino Uni­do, Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra for­ta­le­cer los pro­gra­mas de in­ter­cam­bios de maes­tros, así co­mo pa­ra ca­pa­ci­ta­ción con­ti­nua.

¿Có­mo ayu­dar a los ni­ños a li­diar con los pro­ble­mas so­cio­emo­cio­na­les?

La for­ma­ción y el desa­rro­llo per­so­nal y so­cial de los ni­ños aho­ra for­ma par­te del cu­rrí­cu­lum. Re­ci­bi­rán edu­ca­ción so­cio­emo­cio­nal, fí­si­ca y ar­tís­ti­ca. Nues­tro ob­je­ti­vo es que los ni­ños apren­dan a co­no­cer­se, a cui­dar­se, que

se va­lo­ren a sí mis­mos, que apren­dan a co­la­bo­rar, a tra­ba­jar en equi­po y que ten­gan una me­jor ac­ti­tud en la con­vi­ven­cia en la es­cue­la pa­ra desen­vol­ver­se me­jor y apro­ve­char el apren­di­za­je.

Ha­re­mos alian­zas con la Se­cre­ta­ría de Sa­lud con el pro­gra­ma “Sa­lud en tu es­cue­la” y la de Cul­tu­ra con el pro­gra­ma “Ar­te en la es­cue­la”, pa­ra cu­brir el te­ma de edu­ca­ción fí­si­ca, sa­lud y ar­te. Es­tos pro­gra­mas in­clu­yen vi­si­tas mé­di­cas a las es­cue­las, cier­tos diag­nós­ti­cos, así co­mo traer el tea­tro a las es­cue­las y crear el Co­ro y la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca In­fan­til Na­cio­nal.

Tam­bién se pro­po­ne que los pa­dres se in­vo­lu­cren y par­ti­ci­pen. ¿Có­mo?

Una par­te esen­cial de to­da la es­tra­te­gia del nue­vo Mo­de­lo Edu­ca­ti­vo es la “Es­cue­la al cen­tro”, que bus­ca for­ta­le­cer a la es­cue­la pa­ra trans­for­mar­la en una ver­da­de­ra co­mu­ni­dad de apren­di­za­je, en don­de los ac­to­res no so­lo sean los maes­tros y los ni­ños, sino los pa­dres de fa­mi­lia tam­bién. En ca­da es­cue­la exis­te un Con­se­jo Téc­ni­co Es­co­lar, pe­ro tam­bién es­ta­mos for­man­do los Con­se­jos Es­co­la­res de Par­ti­ci­pa­ción So­cial pa­ra que los pa­dres de fa­mi­lia se in­vo­lu­cren. El ob­je­ti­vo es que los pa­dres co­noz­can la ru­ta de me­jo­ra de ca­da es­cue­la; que ade­más, los pa­pás se ase­gu­ren que en ca­da es­cue­la exis­ta la nor­ma­li­dad mí­ni­ma de ope­ra­ción es­co­lar. Es de­cir, que abran a tiem­po, lle­guen los maes­tros, se dis­tri­bu­yan los ma­te­ria­les, se im­par­tan las cla­ses, y se cum­pla con el pro­gra­ma. Fi­nal­men­te, que­re­mos que los pa­dres se in­vo­lu­cren en una es­pe­cie de con­tra­lo­ría so­cial en las es­cue­las, por­que hoy es­ta­mos in­vir­tien­do unos 5,500 mi­llo­nes de pe­sos por me­dio del pro­gra­ma “Es­cue­las al Cien”. Es una can­ti­dad im­por­tan­te de re­cur­sos y sin pa­ra­le­lo en la his­to­ria re­cien­te del país pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra de las es­cue­las y que­re­mos que los pa­dres de fa­mi­lia acep­ten, re­vi­sen y aprue­ben las obras.

Otra po­lí­ti­ca que desa­rro­lla­mos se lla­ma “Pa­dres Edu­ca­do­res” y lo que que­re­mos es que los pa­dres se in­vo­lu­cren y par­ti­ci­pen al tra­ba­jar con sus hi­jos en las tar­des, en las ta­reas y que ten­gan mu­cho ma­yor co­no­ci­mien­to de en qué con­sis­te el plan de es­tu­dio aca­dé­mi­co.

Es­ta­mos dan­do a ca­da es­cue­la una ma­yor fle­xi­bi­li­dad, ma­yor au­to­no­mía de ges­tión y au­to­no­mía cu­rri­cu­lar pa­ra ha­cer fren­te a las ne­ce­si­da­des más in­me­dia­tas. Por ejem­plo, que ten­gan los re­cur­sos pa­ra cam­biar un vi­drio, re­pa­rar un ba­ño, o com­prar una compu­tado­ra. De­ci­den tam­bién so­bre el ca­len­da­rio, ya sea de 185 o 200 días. Cu­rio­sa­men­te, en es­te te­ma, to­das las es­cue­las en Yu­ca­tán y So­no­ra es­co­gie­ron el de 185 días y tie­ne que ver con el cli­ma que tie­nen en ju­lio.

Fi­nal­men­te, con la au­to­no­mía cu­rri­cu­lar se per­mi­te que la ter­ce­ra par­te del cu­rrí­cu­lum o 20% lo de­fi­nan las es­cue­las. Así la co­mu­ni­dad pue­de es­co­ger en qué pro­fun­di­zar: en el len­gua­je y co­mu­ni­ca­ción, en ma­te­má­ti­cas, o cien­cias na­tu­ra­les. Otras ele­gi­rán de­di­car más tiem­po al desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des so­cio­emo­cio­na­les de los ni­ños, la ro­bó­ti­ca, o la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, pa­ra la sa­lud, o lo am­bien­tal. Tam­bién pue­den op­tar por pro­yec­tos de im­pac­to so­cial a ni­vel co­mu­ni­ta­rio. En es­ta de­ci­sión es­tán in­vo­lu­cra­dos los pa­dres de fa­mi­lia.

¿Cuá­les son los tiem­pos de im­ple­men­ta­ción?

El pi­lo­to es el ci­clo es­co­lar 2017-2018 y to­dos es­tos te­mas se ge­ne­ra­li­zan en to­das las es­cue­las en agos­to del 2018, pa­ra el ci­clo es­co­lar 2018-2019.

Lo úni­co que es­tá es­ca­lo­na­do son los cam­pos de for­ma­ción aca­dé­mi­ca, por­que pa­ra eso se re­quie­ren nue­vos li­bros de tex­to que va­mos a ir te­nien­do. El úl­ti­mo es­ca­lón es pa­ra agos­to de 2019.

Es im­por­tan­te sub­ra­yar que es­to nos da tiem­po, por lo me­nos un año, pa­ra ca­pa­ci­tar a los maes­tros. Otra co­sa que es­ta­mos ha­cien­do si­mul­tá­nea­men­te, y que nun­ca se ha­bía he­cho, es tra­ba­jar al mis­mo tiem­po con los nue­vos pla­nes y pro­gra­mas en las es­cue­las nor­ma­les pa­ra que los maes­tros lle­guen lis­tos pa­ra im­par­tir los nue­vos pro­gra­mas.

JAVIER TRE­VI­ÑOSub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Bá­si­ca de la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca (SEP)

Me­jo­res suel­dos. Los jó­ve­nes egre­sa­dos que ha­blan in­glés pue­den te­ner sa­la­rios has­ta 40% más al­tos. Es im­por­tan­te ini­ciar el apren­di­za­je des­de pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.