Los “es­ta­du­ni­den­ses fa­lli­dos”

Milenio Puebla - - Al Frente - AL­FRE­DO C. VI­LLE­DA www.twit­ter.com/ac­vi­lle­da

De to­do lo que han til­da­do al pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se es­tá nu­tri­da la re­so­lu­ción del Con­gre­so que él mis­mo tu­vo que con­va­li­dar con su fir­ma ano­che, pa­ra con­de­nar a “los na­cio­na­lis­tas blan­cos, a los su­pre­ma­cis­tas, al Ku Klux Klan, a los neo­na­zis, a los gru­pos de odio y al ra­cis­mo”, a pro­pó­si­to de los dis­tur­bios en Vir­gi­nia en agos­to pa­sa­do.

Hay que re­cor­dar que en una pri­me­ra de­cla­ra­ción, va­ga, ha­bía cen­su­ra­do la agre­sión de los su­pre­ma­cis­tas, y días des­pués rec­ti­fi­có al se­ña­lar que la vio­len­cia vino de am­bas par­tes, car­gan­do cul­pas tam­bién a los ma­ni­fes­tan­tes que cen­su­ra­ban el mi­tin de los gru­pos ex­tre­mis­tas. Ayer de­bió su­mar­se a la de­cla­ra­to­ria le­gis­la­ti­va pa­ra de­jar por es­cri­to su opo­si­ción a esos gru­pos.

La po­si­ción pú­bli­ca de Do­nald Trump res­pec­to a las mi­no­rías y a los mi­gran­tes lo ha pues­to en di­fe­ren­tes mo­men­tos en las con­di­cio­nes que aho­ra de­bió cen­su­rar en el do­cu­men­to. Des­de la cam­pa­ña fue lla­ma­do “ra­cis­ta”, “na­cio­na­lis­ta” y “su­pre­ma­cis­ta” cuan­do ha­cía hin­ca­pié, y se acen­tuó ese dis­cur­so ya ins­ta­la­do en la Ca­sa Blan­ca, en ha­cer a Es­ta­dos Uni­dos gran­de otra vez, pres­cin­dien­do de la mi­gra­ción y echan­do mano so­lo de tra­ba­ja­do­res y em­pre­sas “ame­ri­ca­nas”.

En el pró­lo­go de su bio­gra­fía so­bre Law­ren­ce de Ara­bia, An­dré Mal­raux re­cuer­da una “ac­ti­tud” que per­sis­ti­rá en el si­glo XVII: “Pa­ra un grie­go, ser un hom­bre era ser grie­go; pa­ra un ro­mano, ser ro­mano; pa­ra un cris­tiano, ser cris­tiano. No hay in­te­rro­gan­te po­si­ble: un es­ci­ta es un grie­go fa­lli­do; un si­rio, un ro­mano fa­lli­do; un pagano, un cris­tiano fa­lli­do (…) To­do el mun­do ten­drá el con­ven­ci­mien­to de que una es­ta­tua gó­ti­ca es la obra de un es­cul­tor que se pro­po­nía es­cul­pir una es­ta­tua grie­ga, pe­ro que, po­bre­ci­to, no sa­bía”.

La gra­ve­dad en el ca­so de Trump es que, más de tres si­glos des­pués, vea a sus ciu­da­da­nos de ori­gen di­ver­so co­mo es­ta­du­ni­den­ses fa­lli­dos, co­mo si esa na­ción no se hu­bie­ra cons­trui­do con ba­se en la mi­gra­ción. Co­mo di­ce Mal­raux, no hay in­te­rro­gan­te po­si­ble, bas­ta ver su po­si­ción an­te los

drea­mers pa­ra con­fir­mar que cuan­do ha­bla de “ame­ri­cans” se re­fie­re a los blan­cos, a los sa­jo­nes, sin im­por­tar lo que un pa­sa­por­te pue­da de­cir de un es­ta­du­ni­den­se de ori­gen la­tino, na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, con pa­dre y abue­lo grin­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.