¿Sa­ben su­mar los in­de­pen­dien­tes?

Milenio Puebla - - Al Frente - CAR­LOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

En­tre el 16 de oc­tu­bre y el 12 de fe­bre­ro pró­xi­mos, aque­llos que se han ins­cri­to y han si­do apro­ba­dos pa­ra as­pi­rar a un lu­gar en la bo­le­ta de 2018 co­mo can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes pa­ra la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca ten­drán que con­se­guir sus fir­mas de apo­yo.

Son mu­chos, qué bueno. Aun­que sa­be­mos que pa­ra los que tie­nen una po­si­bi­li­dad de jun­tar las 866 mil 593 fir­mas dis­tri­bui­das en al me­nos 17 en­ti­da­des don­de se al­can­ce 1 por cien­to del pa­drón de esa en­ti­dad no se­rá sen­ci­llo.

Un ejem­plo: la app del INE con la que ges­to­res au­to­ri­za­dos por el as­pi­ran­te po­drán re­gis­trar la fir­ma de ma­ne­ra elec­tró­ni­ca es un pro­ce­so que, con ba­se en los vi­deos tu­to­ria­les, po­dría, en la reali­dad, to­mar de dos a tres mi­nu­tos ca­da fir­ma de un con­ven­ci­do, con una bue­na co­ne­xión de in­ter­net y cui­dan­do que la ilu­mi­na­ción sea la co­rrec­ta, el en­cua­dre sea co­rrec­to y la fo­to­gra­fía no es­té mo­vi­da. (Es­tas son nor­mas del INE). Di­ga­mos pues que hay que con­se­guir un mi­llón de fir­mas —con­tem­pla­da la mer­ma de cre­den­cia­les ca­du­cas, fir­mas mal pues­tas, et­cé­te­ra—. Es de­cir, unas 33 mil ho­ras hom­bre de cham­ba, sin in­cluir las ho­ras pa­ra en­con­trar y con­ven­cer a los fir­man­tes.

Eso, en la ma­yo­ría de los ca­sos, sin es­truc­tu­ra clien­te­lar, sin mu­cho di­ne­ro —¿quién da di­ne­ro a un em­pren­di­mien­to con po­cas po­si­bi­li­da­des de éxi­to?—. En fin, yo de esas co­sas no sé na­da, pe­ro no me pa­re­ce fá­cil.

Au­men­te us­ted que, si al­guien fir­ma por Mar­ga­ri­ta, ya no pue­de fir­mar por Pe­dro, ni por El Bron­co, ni por Ma­ri­chuy. Es de­cir, cuán­to fer­vor hay por los in­de­pen­dien­tes, por­que ca­da uno ne­ce­si­ta su mi­llón de fir­mas.

Pen­se­mos, por ejem­plo, en Ga­briel Qua­dri en 2012. Con la ayu­da de El­ba Est­her y su sin­di­ca­to que sa­bían de eso de mo­vi­li­zar, con al­gu­na bue­na apa­ri­ción en un de­ba­te, con mi­les de spots, lo­gró po­co más de un mi­llón de vo­tos. Por ejem­plo, en la con­tien­da in­ter­na del PAN de 2012, que es­tu­vo muy dispu­tada y ple­tó­ri­ca en co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca, vo­tó me­dio mi­llón de pa­nis­tas.

Los par­ti­dos cui­da­ron de po­ner la ba­rre­ra de en­tra­da muy al­ta.

Cuan­do es­cu­cho de una bo­le­ta lle­na de in­de­pen­dien­tes, pues no sé, no me sa­len las cuen­tas. Es pro­ba­ble que yo no ten­ga idea de es­to, pe­ro apos­ta­ría que, si lle­gan dos, ya se­rá pa­ra aplau­dir­les, o de ave­ri­guar có­mo le hi­cie­ron. Y pen­sar mal. Por­que se­gún di­cen, las fir­mas tam­bién se ven­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.