PAN y PRI, vía li­bre a López Obra­dor

Milenio Puebla - - Al Frente - JOA­QUÍN LÓPEZ-DÓ­RI­GA lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com Twit­ter: @lo­pez­do­ri­ga Web: lo­pez­do­ri­ga.com Pa­ra las pa­la­bras, es­tá el vien­to. Flo­res­tán

La lu­cha por la su­ce­sión pre­si­den­cial ha lle­va­do a la in­ver­sión de valores y pro­yec­tos con tal de al­can­zar la vic­to­ria el pró­xi­mo 1 de ju­lio.

Cuan­do ini­ció el go­bierno del pre­si­den­te En­ri­que Peña, en di­ciem­bre de 2012, la ali­nea­ción se pre­sen­tó vía el Pac­to por Mé­xi­co con el apo­yo to­tal del PAN y del PRD, y allí apa­re­cie­ron to­dos en la foto del 2 de di­ciem­bre en el Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec ce­le­bran­do el acuer­do del que se de­ri­va­rían 13 re­for­mas es­truc­tu­ra­les, re­co­no­cien­do que no hay an­te­ce­den­te his­tó­ri­co de un paquete de tal mag­ni­tud.

Los gran­des alia­dos de Peña Nie­to y del PRI fue­ron el PAN de Gus­ta­vo Ma­de­ro, con Ricardo Ana­ya en la pre­si­den­cia de la Me­sa Di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, y el PRD con Los Chu­chos.

Andrés Ma­nuel López Obra­dor se co­lo­có con­tra lo que lla­ma­ba el PRIAN y, por su­pues­to, su ma­fiae­nel­po­der.

Pe­ro la cer­ca­nía de Ma­de­ro y Ana­ya con el PRI y el Pre­si­den­te era to­tal. Ce­nas, acuerdos, en­cuen­tros en Los Pi­nos, co­mo el de Josefina Váz­quez Mo­ta con el mis­mo Ana­ya, has­ta que to­do se rom­pió en el pro­ce­so me­xi­quen­se y su ob­je­ti­vo pa­só de en­fren­tar a López Obra­dor a en­fren­tar al PRI y al go­bierno de Peña Nie­to.

In­clu­so, su dis­cur­so se ali­neó al del ta­bas­que­ño, lo que abar­ca su apues­ta por ser can­di­da­to pre­si­den­cial, pa­ra lo que lle­gó a for­mar el lla­ma­do Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co, evi­tar el pro­ce­so in­terno en el PAN y que la cú­pu­la de­ci­da, co­mo ya de­ci­dió, que él iría por la Pre­si­den­cia y el PRD, vía Ale­jan­dra Ba­rra­les, por el Go­bierno de Ciu­dad de Mé­xi­co.

Y en ese ca­mino el PRI y el go­bierno de Peña Nie­to, a los que de­cla­ró la gue­rra, se con­vir­tie­ron en los enemi­gos cen­tra­les de Ana­ya, y a su vez Ana­ya en el del PRI, de­jan­do to­dos la can­cha li­bre a López Obra­dor, que go­za có­mo se en­fren­tan y el PAN se di­vi­de.

En otras pa­la­bras: cuan­do tus enemi­gos es­tén ha­cien­do una pen­de­ja­da, dé­ja­los, ¡no los dis­trai­gas!

¡Y va­ya que las es­tán ha­cien­do! RETALES

1. PRE­SEN­TE. En es­to coin­ci­dió ayer Rafael Mo­reno Va­lle, quien di­jo que él se­gui­rá bus­can­do la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por el fren­te, y que se­ría le­tal pa­ra esa alian­za que no abrie­ran a los ciu­da­da­nos la se­lec­ción de can­di­da­tos y se fue­ran por la vía cu­pu­lar, co­mo es­tá ha­bla­do. O sea, lo mis­mo que en PRI y Mo­re­na, pe­ro en blo­que;

2. SA­LI­DA. Pri­me­ro fue Mar­ga­ri­ta Zavala la que re­nun­ció al PAN. Le si­guie­ron Jo­sé Luis Lue­ge, que fue su pre­si­den­te en el en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral y el mar­tes la se­na­do­ra Lui­sa Ma­ría Cal­de­rón. Su her­mano, Fe­li­pe, se que­da. Los se­na­do­res Ro­ber­to Gil, que se la pen­só, y Javier Lo­zano, tam­bién. Da­rán la ba­ta­lla des­de den­tro;

3. CIER­TO. Me di­je­ron que nun­ca acu­sa­ron a la pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo de CdMx, Yas­mín Es­qui­vel Mos­sa, por trá­fi­co de in­fluen­cias. Tan es ver­dad que bas­te pre­gun­tar a Ser­gio Agua­yo que pre­sen­tó la de­nun­cia. Lo que pa­sa es que quie­re que se ol­vi­de. Pe­ro no.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.