Pe­rro que la­dra…

Milenio Puebla - - Al Frente - MAR­CO PROVENCIO

Ame­nos que ten­ga dos ho­ci­cos — que se se­pa, aún no hay re­gis­tro de ca­so así— un pe­rro que la­dra no pue­de mor­der: una ac­ción sim­ple­men­te im­pi­de la otra. Es­te re­frán pro­ce­den­te del reino ani­mal, igual a aquel otro del reino de la re­pos­te­ría que di­ce que na­die pue­de te­ner su pas­tel y co­mér­se­lo a la vez, vie­ne a cuen­to an­te lo com­ple­jo que es­tá sien­do pa­ra el país li­diar con “el hom­bre na­ran­ja”. Con fre­cuen­cia, el ocu­pan­te de la Ca­sa Blan­ca pa­re­ce te­ner fi­gu­ra­ti­va­men­te in­clu­si­ve más de dos ho­ci­cos a la vez, pe­ro esa es ya una con­di­ción in­na­ta de su per­so­na y por en­de de su go­bierno. Y es tam­bién la ex­cep­ción a la re­gla que qui­sié­ra­mos apli­ca­ra en es­ta oca­sión de ma­ne­ra li­te­ral.

La ad­mi­nis­tra­ción Trump “ha­bla fuer­te”, aun­que di­ga po­co y ha­ga evi­den­te que ig­no­ra mu­cho, ca­da vez que pue­de. Lo mis­mo abu­sa del gri­to de las ma­yús­cu­las que del ad­je­ti­vo que ofen­de y des­pre­cia a ter­ce­ros. Ya sea en cues­tio­nes de política ex­te­rior ( sal­vo to­do lo que ten­ga que ver con Ru­sia) o fis­cal, en te­mas am­bien­ta­les o del sec­tor sa­lud o de política co­mer­cial, su ac­ti­tud es la de un bully cuan­do no la de un in­di­vi­duo o un cuer­po de go­bierno en­te­ro con tras­torno bi­po­lar. Lo más re­cien­te, cla­ro, son las ame­na­zas de sa­lir del TLC y de­jar “que el peor tra­ta­do de la his­to­ria” se ex­tin­ga. Van tres gran­des explicaciones de por qué el nar­ci­sis­ta en ex­tre­mo se­ña­la lo an­te­rior.

La pri­me­ra es que el acuer­do no lo ne­go­ció él. El ta­ma­ño del ego de quien tam­po­co fue el au­tor del li­bro El ar­te del acuer­do es tal que so­lo tie­ne va­lor aque­llo re­la­cio­na­do con su per­so­na. La se­gun­da ra­zón es que el co­mer­cian­te de ideas mer­can­ti­lis­tas de ha­ce 300 años ig­no­ra as­pec­tos bá­si­cos de la eco­no­mía en el si­glo XXI. Su país tie­ne un dé­fi­cit co­mer­cial por­que gas­ta más de lo que pro­du­ce. Cu­rio­sa­men­te, ese dé­fi­cit sig­ni­fi­ca que su eco­no­mía re­ci­be re­cur­sos pro­ve­nien­tes del res­to del mun­do, lo que mien­tras du­ra le tras­la­da ri­que­za de otros y le be­ne­fi­cia. Pe­ro es­to no lo en­tien­de quien lee las ci­fras de la ma­cro­eco­no­mía con las ga­fas del ma­yor ma­chis­ta y mi­só­gino en nues­tros tiem­pos.

La ter­ce­ra ra­zón pa­ra que Trump in­sis­ta en su po­pu­lis­mo me­siá­ni­co de de­re­cha es que cree que con ello pue­de de­te­ner si no es que re­ver­tir los efec­tos del avan­ce tec­no­ló­gi­co. To­dos los es­tu­dios so­bre los fac­to­res de­trás de la caí­da del em­pleo ma­nu­fac­tu­re­ro en Es­ta­dos Uni­dos di­cen que en­tre 80 y 90 por cien­to se de­be a la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos, no al tras­la­do de em­pleos a otros paí­ses.

Pa­ra Mé­xi­co, el even­tual aban­dono del TLC por par­te de Es­ta­dos Uni­dos no pue­de ser una bue­na no­ti­cia. Es cla­ro, por lo pron­to, que go­bierno y sec­tor pri­va­do vie­nen ha­cien­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que lle­ga­ran a ser lo me­nos ma­las po­si­ble. Ya ha­brá tiem­po pa­ra pen­sar có­mo y en dón­de plan­tar una bue­na mor­di­da de re­gre­so.

mp@proa.struc­tu­ra.com.mx

JOR­GE MOCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.