Mar­ga­ri­ta ya no es “ex pri­me­ra da­ma”

Milenio Puebla - - Política - Ri­car­do Ale­mán

P ocos se han per­ca­ta­do de que

Mar­ga­ri­ta Za­va­la ya no usa “las cha­li­nas” que hi­cie­ron pe­cu­liar su atuen­do co­mo “pri­me­ra da­ma”.

Y si no han vis­to que de­jó atrás la ima­gen de “pri­me­ra da­ma”, tam­po­co han vis­to que su sa­li­da del PAN va mu­cho más allá de un me­ro trá­mi­te pa­ra bus­car lu­gar en­tre los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes.

Más, mu­chos es­pe­cia­lis­tas en la co­sa política tam­po­co se han per­ca­ta­do de que el de Mar­ga­ri­ta es un pro­yec­to ma­yor al de una can­di­da­ta in­de­pen­dien­te.

Y es que Za­va­la pro­po­ne un “sal­to al fu­tu­ro”, em­pa­ren­ta­do con otras apues­tas históricas que mar­ca­ron la vi­da política del país y que han de­can­ta­do lo me­jor y lo peor de la política y los par­ti­dos.

Y si no han no­ta­do que Mar­ga­ri­ta ya no es la “ex pri­me­ra da­ma” y no han vis­to que no so­lo va por una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te, es po­si­ble que tam­po­co ha­yan de­tec­ta­do que en el vi­deo que di­fun­dió pa­ra ex­pli­car su in­ten­ción in­de­pen­dien­te, an­te el INE, ha­bló por pri­me­ra vez “del mo­vi­mien­to de me­xi­ca­nos li­bres” que pro­po­ne y que bus­ca ser mu­cho más que un par­ti­do po­lí­ti­co.

La se­ño­ra Za­va­la lla­ma a que “la acom­pa­ñen” quie­nes pre­ten­dan un me­jor fu­tu­ro, quie­nes re­cha­cen la si­mu­la­ción y el do­ble dis­cur­so de los par­ti­dos, aque­llos que es­tán con­tra que los po­lí­ti­cos son dueños de los par­ti­dos y creen que so­lo se ga­nan elec­cio­nes con di­ne­ro.

Lla­ma a los me­xi­ca­nos li­bres, a los que ha­cen po­si­ble la so­li­da­ri­dad, que quie­ren po­lí­ti­cos y go­ber­nan­tes ho­nes­tos, a los que apues­tan por un cam­bio y bus­can un Mé­xi­co de ciu­da­da­nos li­bres.

¿Qué fu­tu­ro tie­ne “el mo­vi­mien­to de me­xi­ca­nos li­bres” que pro­po­ne Mar­ga­ri­ta?

Hoy na­die lo sa­be. Lo que mu­chos sa­ben es que la de un “mo­vi­mien­to ciu­da­dano” no es una fór­mu­la nue­va; mu­chos sa­ben que otras ex­pe­rien­cias si­mi­la­res fra­ca­sa­ron es­tre­pi­to­sa­men­te. ¿Fra­ca­sa­rá “el mo­vi­mien­to de me­xi­ca­nos li­bres” de Mar­ga­ri­ta?

La crea­ción del Fo­ro Doc­tri­na­rio y De­mo­crá­ti­co fue la pri­me­ra gran frac­tu­ra del PAN y se pro­du­jo en los pre­vios a las pre­si­den­cia­les de 1988, en don­de los azu­les eli­gie­ron a un can­di­da­to ne­ta­men­te em­pre­sa­rial, Ma­nuel Ma­quío Clout­hier, uno de los cons­truc­to­res de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

En reali­dad esa frac­tu­ra era la con­ti­nua­ción de la crisis doc­tri­na­ria que vi­vió el PAN des­de 1976, cuan­do la mez­quin­dad de “un pu­ño” de pa­nis­tas “con­ser­va­do­res” de­jó sin can­di­da­to pre­si­den­cial al par­ti­do azul. Así, des­de que Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo fue un­gi­do can­di­da­to del PRI, ya era el pre­si­den­te. “Los fo­ris­tas” —en­tre ellos Jesús Gon­zá­lez Sch­mal y Ber­nar­do Bá­tiz— fue­ron re­le­ga­dos de la política y ter­mi­na­ron en pe­no­so pa­pel de com­par­sa de la iz­quier­da más ra­di­cal y ran­cia, la de Mo­re­na.

A su vez, la pri­me­ra gran di­vi­sión del PRI se pro­du­jo en la pri­me­ra mi­tad de los años 80 —del si­glo pa­sa­do—, cuan­do cho­can el car­de­nis­mo y el neo­li­be­ra­lis­mo. La pri­me­ra ten­den­cia la en­ca­be­zó Cuauh-té­moc Cár­de­nas y la se­gun­da Car­los Sa­li­nas, can­di­da­to del sa­lien­te pre­si­den­te Miguel de la Ma­drid.

En 1986, Cár­de­nas creó la Co­rrien­te De­mo­crá­ti­ca den­tro del PRI —jun­to con

Por­fi­rio Muñoz Le­do—, que tiem­po des­pués de­ser­tó del PRI pa­ra dar pa­so al pri­mer “mo­vi­mien­to ciu­da­dano” con el es­lo­gan de “re­cons­truc­ción na­cio­nal”.

Co­mo sa­ben, ese “mo­vi­mien­to ciu­da­dano” se trans­for­mó en Fren­te De­mo­crá­ti­co Na­cio­nal (FDN), que hi­zo can­di­da­to pre­si­den­cial a Cuauh­té­moc Cár­de­nas en 1988, y quien pa­re­ció dispu­tar la vic­to­ria al PRI de Sa­li­nas. Lue­go —y una vez que en 1988 el PRI de

Sa­li­nas ga­nó la elec­ción pre­si­den­cial—, el FDN se trans­for­mó en par­ti­do po­lí­ti­co y en ma­yo de 1989 na­ció el PRD, en­ca­be­za­do por Cár­de­nas, quien tam­bién fue can­di­da­to pre­si­den­cial en 1994 y 2000.

Tiem­po des­pués, en­tre 2000 y 2012, el PRD fue se­cues­tra­do por otro lí­der úni­co, me­siá­ni­co, au­to­pro­cla­ma­do can­di­da­to pre­si­den­cial en 2006 y 2012, has­ta que el gru­po he­ge­mó­ni­co de Lo­sChu­chos le arre­ba­tó “el zu­rrón” del PRD. Nos re­fe­ri­mos, co­mo sa­ben, a An­drés Ma­nuel Ló­pez

Obra­dor, quién me­dró del PRI y del PRD pa­ra lue­go crear su pro­pio “mo­vi­mien­to”, el que bau­ti­zó co­mo Mo­re­na.

Lo cu­rio­so es que pri­me­ro el PRD y lue­go Mo­re­na na­cie­ron de di­vor­cios par­ti­dis­tas y ter­mi­na­ron con­ver­ti­dos no so­lo en gro­se­ras co­pias del PRI, sino que po­ten­cia­ron la an­ti­de­mo­cra­cia, el au­to­ri­ta­ris­mo y la cul­tu­ra del par­ti­do de un so­lo hom­bre.

Du­ran­te más de una dé­ca­da, el PRD fue pro­pie­dad pri­va­da de Cár­de­nas. Lue­go de

AMLO, y hoy Mo­re­na es una ren­ta­ble em­pre­sa fa­mi­liar, peor que el pro­pio PRI y peor que el PRD. Es un par­ti­do de un so­lo due­ño, un man­dón au­to­pro­cla­ma­do can­di­da­to pre­si­den­cial, sin con­sul­tar a na­die.

¿Cuál se­rá el mo­de­lo de “mo­vi­mien­to de ciu­da­da­nos li­bres” que pro­po­ne Mar­ga­ri­ta? ¿Exis­te en el fu­tu­ro del “mo­vi­mien­to” de

Mar­ga­ri­ta la po­si­bi­li­dad de alian­zas elec­to­ra­les con par­ti­dos?

Al tiem­po.

OC­TA­VIO HO­YOS

La ex pa­nis­ta y as­pi­ran­te a la Pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.