El jue­go de Héc­tor y los ta­pa­dos del PRI

Milenio Puebla - - Al Frente -

Es­cri­bí aquí que el ta­pa­dis­mo priis­ta me da­ba flo­je­ra.

Ese mis­mo día, Héc­tor Agui­lar Ca­mín pro­pu­so un jue­go pa­ra se­guir con la es­pe­cu­la­ción y, ya que vi­vo en un país que vi­ve en los 80 y hay que es­tar al día, pues hi­ce es­to, es­cu­chan­do REO Speed­wa­gon.

Héc­tor pu­so cin­co ca­te­go­rías eva­lua­das del 1 al 5. Yo ten­go que en­tre­gar 2 mil 400 ca­rac­te­res, usé pa­la­bras. 1. ¿Quién con­ser­va más uni­do al PRI? El PRI es del que lo tra­ba­ja y, so­bre to­do, de quien lo tie­ne. Hoy el PRI es del gru­po que pu­so ahí a En­ri­que Ochoa y su equi­po. El ga­bi­ne­te es­tá frac­tu­ra­do y se pien­sa que es Oso­rio el “más priis­ta”, creo que es un error. El PRI hoy es de —dé­jen­me de­cir­lo así— los ita­mi­tas. Son ellos quie­nes han re­par­ti­do di­ne­ro a los go­ber­na­do­res des­de Ha­cien­da, quie­nes han ne­go­cia­do lo edu­ca­ti­vo que im­pli­ca mu­cho di­ne­ro y po­der. Oso­rio se la pa­sa re­ga­ñán­do­los por la se­gu­ri­dad. 2. ¿Quién ga­ran­ti­za más con­ti­nui­dad en el pro­yec­to de re­for­mas de Peña? Si sa­lis­te en las fo­tos del Pac­to por Mé­xi­co con Los Chu­chos, Ma­de­ro y Creel, ya sa­cas bue­na ca­li­fi­ca­ción, bo­rrar­se de esa fo­to es im­po­si­ble. Los ta­pa­dos más out­si­ders pier­den pun­tos. 3. ¿Quién le cui­da­rá me­jor las es­pal­das cuan­do no sea Pre­si­den­te? Es­ta es com­pli­ca­da: el ta­pa­dis­mo es, tam­bién, una his­to­ria de trai­cio­nes, pregúntele a Sa­li­nas. ¿Quién pien­sa el pre­si­den­te que le cui­da­rá las es­pal­das? Fun­da­men­tal­men­te to­dos, aun­que hay ma­ti­ces de­pen­dien­do de cuán­to, cui­dar las es­pal­das del Pre­si­den­te, im­pli­ca cui­dar la pro­pia (ver pre­gun­ta 5). 4. ¿Quién es el can­di­da­to pre­fe­ri­do, in­péc­to­re, del Pre­si­den­te? Si Vi­de­ga­ray com­pi­tie­ra, ten­dría el do­ble de pun­tos que los de­más. Nu­ño es a quién él for­mó, es­tu­vo en Los Pi­nos los pri­me­ros años del se­xe­nio. Mea­de es a quien ha he­cho cre­cer co­mo si fue­ra la úl­ti­ma Co­ca-Co­la en el de­sier­to, le agra­de­ce la ayu­da des­de el se­xe­nio pa­sa­do —én­fa­sis en el sen­ti­do del “des­de”—, y has­ta en priis­ta lo con­vir­tió. Y Oso­rio es más su alia­do de via­je po­lí­ti­co des­de el Es­ta­do de Mé­xi­co, fun­da­men­tal pa­ra ha­ber si­do can­di­da­to. Los otros re­prue­ban. 5. ¿Quién tie­ne más co­la que le pi­sen (por co­rrup­ción o in­efi­cien­cia)? ¿Se mi­de la co­rrup­ción por cuen­tas de ban­co per­so­na­les o por com­pli­ci­da­des, ac­cio­nes y omi­sio­nes en pues­tos de man­do que per­mi­tie­ron y ca­lla­ron co­rrup­te­las? ¿Se mi­de la efi­cien­cia por ha­ber cum­pli­do con ins­truc­cio­nes pre­si­den­cia­les o por re­sul­ta­dos con­cre­tí­si­mos?

Ha­ga su ma­triz. Vi­va un ra­to en 1981. Es­cu­che ABBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.