Vio­len­cia se­xual y es­cán­da­los

Milenio Puebla - - Al Frente - RO­SA­RIO MA­RÍN ro­sa­rio­ma­rin978@gmail.com

L a Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ca­rac­te­ri­za la vio­len­cia se­xual co­mo la ac­ción o ten­ta­ti­va de con­su­mar un ac­to se­xual, los co­men­ta­rios o in­si­nua­cio­nes se­xua­les no desea­dos, o las ac­cio­nes pa­ra co­mer­cia­li­zar o uti­li­zar la se­xua­li­dad de una per­so­na me­dian­te coac­ción, en cual­quier ám­bi­to o lu­gar.

Den­tro de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tá la pre­sión o per­se­cu­ción en el en­torno la­bo­ral cuan­do exis­te re­la­ción de je­rar­quía o de po­der del vic­ti­ma­rio so­bre la víc­ti­ma, lo cual ha­ce que és­ta se sien­ta hu­mi­lla­da, ofen­di­da e in­ti­mi­da­da, si­tua­ción que pue­de con­cluir en una se­ve­ra agre­sión fí­si­ca, emo­cio­nal y men­tal…

Y en fe­chas re­cien­tes, los aco­sos y abu­sos se­xua­les, que tam­bién su­ce­den en­tre in­di­vi­duos del mis­mo se­xo, co­bra­ron ma­yor vi­si­bi­li­dad en Es­ta­dos Uni­dos, pues per­so­na­li­da­des fa­mo­sas se ha­llan en­vuel­tas en in­ci­den­tes de ese ti­po.

Por ejem­plo, el pro­duc­tor de cine Har­vey Weins­tein tie­ne va­rias ave­ri­gua­cio­nes cri­mi­na­les abier­tas por de­nun­cias de mu­je­res, mien­tras que Ste­ven Sea­gal va acu­mu­lan­do es­cán­da­los igua­les, al tiem­po que 14 hom­bres acu­sa­ron al po­pu­lar ac­tor Ke­vin Spa­cey, pro­vo­can­do su ex­pul­sión de la exi­to­sa se­rie Hou­seof Cards, por lo que la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de los tres se des­mo­ro­na co­mo cas­ti­llo de nai­pes, en­tre otros epi­so­dios se­me­jan­tes que ha­cen pa­re­cer que Hollywood ha si­do un nido de su­je­tos se­xual­men­te en­fer­mos…

Y en el te­rreno de la po­lí­ti­ca sur­gió el pri­mer gol­pe de la tem­po­ra­da, pues el ex juez Roy Moo­re, ul­tra con­ser­va­dor sep­tua­ge­na­rio, ape­nas fue se­ña­la­do por ha­ber sos­te­ni­do, a los 32 años de edad, pre­sun­tas re­la­cio­nes se­xua­les con una ni­ña de 14, lo que des­au­to­ri­za­ría su can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na al senado por Ala­ba­ma.

En es­te con­tex­to, me in­quie­ta que par­te de la opi­nión pú­bli­ca ob­ser­va el te­ma so­lo des­de la pers­pec­ti­va del mor­bo de la no­ta de es­pec­tácu­lo, pe­ro sin me­di­tar ni re­fle­xio­nar so­bre las cau­sas y los efec­tos de­vas­ta­do­res del fe­nó­meno en la vi­da de las per­so­nas y sus fa­mi­lias, ha­bi­da cuen­ta que la OMS cal­cu­la que en el con­ti­nen­te americano tan so­lo 5 por cien­to de las víc­ti­mas adul­tas de vio­len­cia se­xual se atre­ve a de­nun­ciar an­te al­gu­na au­to­ri­dad.

En to­do ca­so, oja­lá que la di­fu­sión de los abu­sos de per­so­na­jes pú­bli­cos sir­va co­mo in­cen­ti­vo pa­ra que mu­je­res y hom­bres, de to­da con­di­ción so­cial, to­men fuer­za y va­lor pa­ra de­nun­ciar la vio­len­cia se­xual.

Pe­ro se re­quie­re que las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud y de jus­ti­cia pe­nal sean re­cep­ti­vas, so­li­da­rias y efi­ca­ces pa­ra pro­por­cio­nar ayu­da y asis­ten­cia mé­di­ca, le­gal, psi­co­ló­gi­ca y te­ra­péu­ti­ca per­ti­nen­te, pues de lo con­tra­rio so­lo apor­ta­rían a re­vic­ti­mi­zar a los agra­via­dos e, in­clu­so, a po­ner­los en ries­go an­te sus ofen­so­res…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.