Mis hua­ra­ches han via­ja­do por el mun­do: Ri­car­do Pe­dro Pa­blo

Milenio Puebla - - Al Frente - FER­NAN­DO FUEN­TES fer­fuen­tesmty@hot­mail.com

“De dón­de ven­go, de mi na­tal Tux­te­pec, Oa­xa­ca, hay una re­gla, me atre­ve­ría a de­cir una ley: na­ces po­bre y mue­res po­bre”, es­tas fue­ron las pa­la­bras del prin­ci­pal ora­dor Ri­car­do Pe­dro Pa­blo, que re­tum­ba­ron las pa­re­des del MI­DE, al re­ci­bir el Pre­mio Na­cio­nal de la Ju­ven­tud 2017 que otor­ga el Im­ju­ve.

Fun­cio­na­rios, in­vi­ta­dos y pe­rio­dis­tas, nos que­da­mos en si­len­cio, atra­pa­dos en nues­tro es­pa­cio es­cu­chan­do y ob­ser­van­do a Pe­dro Pa­blo, des­ta­ca­do alumno me­xi­cano en Quí­mi­ca del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), una de las tres uni­ver­si­da­des más im­por­tan­tes del mun­do, quien ti­ra­ba ca­da pa­la­bra co­mo una pie­dra que nos tam­ba­lea­ba de nues­tros lu­ga­res: “Mi ma­dre y pa­dre son in­dí­ge­nas de Oa­xa­ca. Na­cí de un par­to na­tu­ral en ca­sa de mis abue­los en La Mi­na, pe­ro fui re­gis­tra­do en Mo­re­los. Des­de pe­que­ño no he si­do ni de aquí ni de allá, mi in­fan­cia la pa­sé en­tre Mo­re­los y Oa­xa­ca ( ) De ni­ño ven­dí li­mo­nes, agua­ca­tes y fru­tas en La Mi­na. Cre­cí sin mi pa­pá y mi ma­má te­nía que fre­gar los pi­sos pa­ra man­te­ner a sus seis hi­jos. Sé lo que es te­ner ham­bre y sé lo que es te­ner un bo­li­llo y un va­so con agua. Sé lo que es te­ner a la fa­mi­lia se­pa­ra­da, nun­ca me he sen­ta­do con mis cin­co her­ma­nos jun­tos, to­dos han mi­gra­do en dis­tin­tos mo­men­tos”.

Ri­car­do Pe­dro Pa­blo, egre­sa­do de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), con­ti­nuó le­yen­do sus tres ho­jas de pa­pel: “En la pri­ma­ria me de­di­qué a tra­ba­jar en el cam­po, co­mo des­de chi­co mi abue­li­to me lle­va­ba. En la se­cun­da­ría tra­ba­jé de ca­nas­te­ro, ayu­dan­do a car­gar las bol­sas de las per­so­nas. No apren­dí za­po­te­co, por la le­ja­nía con mis pa­dres y abue­los, y por­que mi ma­dre siem­pre se rehu­só a en­se­ñar­me, pa­ra evi­tar­me pro­ble­mas de dis­cri­mi­na­ción. Vi­vi­mos en un mun­do y un país con la ma­la cos­tum­bre de juz­gar a las per­so­nas por su for­ma de ves­tir, ha­blar y por el co­lor de su piel”.

“Al­guien se bur­la de mis hua­ra­ches, es­tos con los que hoy ven­go. Me di­cen in­dio hua­ra­chu­do, yo les con­tes­to: ‘Mis hua­ra­ches han via­ja­do por el mun­do, son el ejem­plo de ir de un la­do a otro por la vi­da es car­gar sus raí­ces, de aquí pa­ra allá. Mis hua­ra­ches me los re­ga­ló mi abue­li­ta, ha­ce cua­tro años, an­tes de que ella mu­rie­ra, es­tán por rom­per­se, pe­ro hoy los uso’. Tu­ve que par­tir de la tie­rra que me vio na­cer, per­si­guien­do el an­he­lo de te­ner una edu­ca­ción. La idea sur­gió de mi ma­dre, a quien ad­mi­ro por­que a pe­sar de no sa­ber leer, ni es­cri­bir, ni ha­blar bien el es­pa­ñol, siem­pre me apo­yó pa­ra es­tu­diar, te­ner más opor­tu­ni­da­des y sa­lir de po­bre. Ella me vis­tió, bor­dó es­ta ca­mi­sa tan chi­da que hoy trai­go”.

Pa­ra es­te mo­men­to, so­lo ati­na­mos a aplau­dir a Ri­car­do, ejem­plo pa­ra mu­chos jó­ve­nes me­xi­ca­nos que nun­ca de­ben ce­sar de lu­char por con­se­guir sus sue­ños, que to­do lo que se pro­pon­gan en la vi­da a pe­sar de to­dos los obs­tácu­los, pue­den lo­grar­lo. Al tér­mino, le es­tre­ché la mano aún emo­cio­na­do por sus be­llas pa­la­bras. *Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo 2008 y 20016. Pre­mio Mé­xi­co de Pe­rio­dis­mo 2013. Di­rec­tor de la re­vis­ta Me­di­ci­na Cien­tí­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.