El pro­ble­ma no es el Ci­sen, es nues­tro Ci­sen

Milenio Puebla - - Al Frente - CAR­LOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

To­do go­bierno ne­ce­si­ta re­co­lec­tar y pro­ce­sar in­te­li­gen­cia. Es par­te de lo que le per­mi­te ha­cer su tra­ba­jo, pre­ve­nir al­gu­nas co­sas, es un ele­men­to en la cons­truc­ción de la go­ber­na­bi­li­dad de un país.

En otros paí­ses na­die dis­cu­te que los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les ne­ce­si­tan pro­tec­ción po­li­cia­ca de par­te del Es­ta­do, por ejem­plo. Acá, pues sí. Y son esos mis­mos apa­ra­tos po­li­cia­cos —en Es­ta­dos Uni­dos es el Ser­vi­cio Se­cre­to— que ana­li­zan ries­gos a la se­gu­ri­dad de los can­di­da­tos. Aquí no.

Aquí por al­gu­na ra­zón man­da­mos a agen­tes del Ci­sen a se­guir­los cual re­por­te­ros asig­na­dos a la co­ber­tu­ra.

Ya Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha­bía men­cio­na­do al Ci­sen in­ves­ti­gán­do­lo, y has­ta ha di­cho que de ga­nar lo des­apa­re­ce­ría, lo que sue­na a una lo­cu­ra o a una idea bas­tan­te cues­tio­na­ble de­jar to­da la re­co­lec­ción de in­te­li­gen­cia en ma­nos de las fuer­zas ar­ma­das, que tie­nen po­de­ro­sos apa­ra­tos pa­ra­le­los al del Ci­sen. Tal vez ne­ce­si­ta­mos otro Ci­sen. Ayer, Ri­car­do Ana­ya dio a co­no­cer el vi­deo de un mo­men­to en que re­co­no­ce y sa­lu­da al agen­te del Ci­sen que vie­ne si­guién­do­lo. Unas ho­ras des­pués, el se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción re­co­no­ció que to­do era cier­to. Su ex­pli­ca­ción es tan fa­rra­go­sa co­mo la pre­sen­cia del Ci­sen en la cam­pa­ña.

Re­cor­dó que la pro­pia Cons­ti­tu­ción pre­vé las ac­ti­vi­da­des que pue­de desa­rro­llar el Ci­sen; por lo que ga­ran­ti­zó que es­te se­gui­mien­to de nin­gu­na ma­ne­ra im­pli­ca una in­tro­mi­sión a la vi­da pri­va­da o una vio­la­ción a la ley. “No se tra­ta de un ca­so de es­pio­na­je ni de es­pio­na­je a opo­si­to­res ni de me­di­das de ca­rác­ter clandestino, creo in­clu­so que la for­ma en que se pre­sen­ta es­ta per­so­na, pe­ro si fue­ra una in­ves­ti­ga­ción clan­des­ti­na se­ría de­ma­sia­do bur­da”.

Aho­ra, el Ci­sen, se­gún el pro­pio Ci­sen, “ca­re­ce de atri­bu­cio­nes en ma­te­ria de pre­ven­ción del de­li­to, se­gu­ri­dad pú­bli­ca o pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia. La mi­sión del per­so­nal ads­cri­to al Ci­sen es rea­li­zar labores de in­te­li­gen­cia pa­ra pre­ser­var la in­te­gri­dad, es­ta­bi­li­dad y per­ma­nen­cia del Es­ta­do me­xi­cano. Las ta­reas de in­te­li­gen­cia co­rres­pon­den a labores de in­ves­ti­ga­ción do­cu­men­tal o de cam­po aco­ta­das es­tric­ta­men­te al res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos (ar­tícu­lo 31 de la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal)”.

Si no es­tán ahí pa­ra pre­ve­nir un de­li­to, ¿en qué par­te de eso ca­be man­dar a un agen­te en una ca­mio­ne­ta a se­guir a un can­di­da­to? A mí no me que­da cla­ro. Esa es la ex­pli­ca­ción que de­be dar el Ci­sen. Pe­ro nues­tro Ci­sen nun­ca ex­pli­ca nada. Tal vez de ahí se ori­gi­na la des­con­fian­za y la sus­pi­ca­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.