“Ca­mi­nar el Cen­tro His­tó­ri­co es co­mo an­dar por un mu­seo”

Milenio Puebla - - Política - Pe­dro Do­mín­guez/ México

En el Ci­ne Olim­pia, que se ubi­ca­ba en Uru­guay e Isa­bel la Ca­tó­li­ca (CdMx), se trans­mi­tió la pri­me­ra pe­lí­cu­la so­no­ra en México en Ve­nus­tiano Ca­rran­za 57 se ha­lla la can­ti­na más an­ti­gua; y en Co­rreo Ma­yor 119, la pri­me­ra Miss México ase­si­nó a su ma­ri­do. Es­tos son al­gu­nos de los da­tos que ofre­ce el li­bro cual se pre­sen­tó el mar­tes y que im­pul­só la ins­ta­la­ción de pla­cas in­for­ma­ti­vas en si­tios em­ble­má­ti­cos del pri­mer cua­dro de la ciudad, gra­cias a un acuer­do con el go­bierno ca­pi­ta­lino.

Con es­te res­ca­te de la me­mo­ria ur­ba­na se pue­de co­no­cer el pun­to exac­to don­de cu­ra­ron de sus que­ma­du­ras a Moc­te­zu­ma, los cen­tros de di­ver­sión de los jó­ve­nes por­fi­ria­nos o la ca­sa don­de vi­vió La Ma­lin­che, en­tre otros si­tios.

El coau­tor de es­te li­bro y colaborador de MI­LE­NIO, Ra­fael Pé­rez Gay, lo de­fi­ne co­mo re­la­tos que van ha­cien­do la no­ve­la de Ciudad de México. “Es­co­gi­mos en esos lu­ga­res los edi­fi­cios que a no­so­tros nos pa­re­cían más em­ble­má­ti­cos. Co­mo en to­da elección, co­mo en to­da an­to­lo­gía, hay un po­co de in­te­rés per­so­nal, ob­se­sión, lec­tu­ras. Así nos di­mos a la ta­rea de em­pe­zar a se­ña­li­zar es­tos lu­ga­res”, di­jo en en­tre­vis­ta.

Ca­da his­to­ria con­te­ni­da en el li­bro in­clu­ye una pla­ca que se­rá co­lo­ca­da en el si­tio, que ex­pli­ca lo esen­cial: qué pa­só, quién vi­vió o su­frió en ese lu­gar es­pe­cí­fi­co. Pe­ro con el li­bro en mano, la his­to­ria se­rá mas cla­ra. Ca­da pá­gi­na ubi­ca en un ma­pa el lu­gar e in­clu­ye una cró­ni­ca de­ta­lla­da y bre­ve de los he­chos.

Por ejem­plo, la ca­lle de Gan­te es aho­ra un cen­tro de es­par­ci­mien­to con res­tau­ran­tes, ba­res, ta­que­rías y tor­te­rías, pe­ro an­tes fue un ce­men­te­rio de fran­cis­ca­nos. “Pues no sa­bía que era un ce­men­te­rio, es un da­to cul­tu­ral que me lle­vo, pe­ro tam­po­co me sor­pren­de, la ver­dad es que creo que ca­da rin­cón de la ciudad tie­ne una his­to­ria que con­tar­te”, di­jo Karla Ro­me­ro, co­men­sal de un res­tau­ran­te de ese ca­lle­jón pea­to­nal.

Pe­ro no so­lo los edi­fi­cios tie­nen his­to­ria. Las mis­mas ca­lles, que han cam­bia­do de nom­bre a lo lar­go de los años arras­tran anéc­do­tas des­de la épo­ca de la Con­quis­ta.

La ca­lle de Ta­cu­ba, lu­gar de pa­so co­ti­diano de Moc­te­zu­ma y su cor­te, era una de las tres cal­za­das que co­mu­ni­ca­ban con tie­rra fir­me. Por es­te mis­mo si­tio lle­gó Cor­tés al co­ra­zón de la gran Te­noch­titlán y hoy es se­de del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te y el Pa­la­cio de Co­rreos. “La sim­ple idea de pa­sar y ver pla­cas es co­mo es­tar ca­mi­nan­do en una es­pe­cie de mu­seo, por­que el Cen­tro His­tó­ri­co me­xi­cano es de una ri­que­za im­pre­sio­nan­te y al­go que tie­ne que ver con el or­den his­tó­ri­co”, des­ta­có el co­lum­nis­ta de MI­LE­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.