La es­pe­ran­za, el ar­te de en­ve­je­cer

Milenio Puebla - - Región - Ri­car­do Ve­láz­quez Cruz

Ini­cie­mos con­cep­tua­li­zan­do la es­pe­ran­za co­mo la con­fian­za por lo­grar al­go, por ello siem­pre de­be­mos sa­ber qué co­sa es­pe­ra­mos para que nues­tra cer­te­za de que acu­di­rá a no­so­tros no se des­va­nez­ca. Bec­kett po­dría dar­nos otros prin­ci­pios de es­pe­ran­za, al anun­ciar que no sa­be­mos con cla­ri­dad lo que en reali­dad es­pe­ra­mos, sim­ple­men­te es­pe­ra­mos. Es­pe­ran­za de otra es­pe­ran­za. La es­pe­ran­za co­mo alien­to re­li­gio­so nos con­du­ce ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da, ha­cia la pro­me­sa, ha­cia el por­ve­nir y en Dios se de­po­si­ta la úl­ti­ma con­fian­za. An­te la au­sen­cia de es­pe­ran­za, no re­sul­ta nue­vo que la so­cie­dad se en­cuen­tre an­te el prin­ci­pio y el pre­ci­pi­cio del amor y el odio; por ello, de­be­mos re­cha­zar to­do aque­llo que im­pi­de o per­ju­di­que nues­tra es­tan­cia. Los an­cia­nos son la úl­ti­ma hue­lla de nues­tros orí­ge­nes y no de­ben des­apa­re­cer si que­re­mos cam­biar la his­to­ria. Ellos car­gan in­va­ria­ble­men­te con la his­to­ria y la me­mo­ria, tan­to de las co­sas bue­nas co­mo de las ma­las que los hom­bres, en su re­co­rri­do, han rea­li­za­do al en­fren­tar las cir­cuns­tan­cias pro­pias de la vi­da.

Así co­mo los hom­bres de­ben prepararse para so­por­tar la ve­jez, los jó­ve­nes de­ben pen­sar que van ha­cia ese es­ta­do, pues inexo­ra­ble­men­te ha­cia allá se di­ri­gen y si no son edu­ca­dos y preparados para apre­ciar los va­lo­res del an­ciano, el día de ma­ña­na ellos su­fri­rán las mis­mas cir­cuns­tan­cias.

Co­mo te ves me vi; co­mo me ves te ve­rás. Por esa me­mo­ria que res­guar­dan y cui­dan los vie­jos es que siem­pre pien­san -so­bre to­do los hom­bres jó­ve­nes- que de­ben ser anu­la­dos y las di­ver­sas ór­de­nes en pleno uso del mal enun­cia­do po­der de­ter­mi­nan has­ta qué edad el hom­bre pue­de pen­sar­se co­mo un ins­tru­men­to con va­lo­res y uso y has­ta cuán­do pue­den pen­sar­se co­mo sim­ples ob­je­tos, co­mo las­tre para los de­más. El vie­jo, sal­vo ex­cep­cio­nes, es ex­hi­bi­do co­mo un ser pa­si­vo, tem­pla­do pe­ro sin ma­yor es­pe­ran­za; por eso Mau­rois de­fien­de a los an­cia­nos, al de­cir que el ar­te de en­ve­je­cer es el ar­te de con­ser­var al­gu­na es­pe­ran­za. En la es­pe­ran­za se con­cen­tra la po­ten­cia no só­lo de la ve­jez sino de la pro­pia ju­ven­tud, pues la es­pe­ran­za só­lo nos es da­da por aque­llos que ya la per­die­ron.

Al­gún día des­cu­brí un gra­fi­ti que, co­mo las ex­pre­sio­nes de ese ti­po, im­pac­tan la vis­ta y el oí­do. En él po­día leer­se en­tre bo­rro­nes que un hom­bre no en­ve­je­ce cuan­do se le arru­ga la piel, sino cuan­do se arru­gan sus sue­ños y sus es­pe­ran­zas. Sa­be­mos que la ve­jez em­pie­za cuan­do los re­cuer­dos pe­san más que las es­pe­ran­zas.

De­be­mos re­cor­dar que en la tra­di­ción mí­ti­ca la es­pe­ran­za es­ta­ba re­pre­sen­ta­da ca­si siem­pre por los más an­cia­nos. En ellos re­po­sa­ban los idea­les de jus­ti­cia, li­ber­tad y dig­ni­dad. La es­pe­ran­za vi­vía uni­da al por­ve­nir. Por ser ló­gi­ca­men­te los más an­cia­nos, los más cer­ca­nos a él, eran quie­nes po­dían ins­truir y en­do­sar lo más desea­do y es­pe­ran­za­dor.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la an­cia­ni­dad no re­pre­sen­ta de nin­gún mo­do lo que aho­ra: la fal­ta de es­pe­ran­za. Pue­de per­der­se el sen­ti­do de la vi­da pe­ro nun­ca re­nun­ciar a la es­pe­ran­za. Es­ta es esen­cial e irre­nun­cia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.