Mar­ga­ri­ta

Milenio Puebla - - Al Frente - CAR­LOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

Ha­ce tres años y me­dio Mar­ga­ri­ta so­lo que­ría ser dipu­tada.

So­lo eso. Lo que­ría en su ca­li­dad de mi­li­tan­te de to­da la vi­da, ex le­gis­la­do­ra, ex pri­me­ra da­ma, pe­ro el PAN de Gus­ta­vo Ma­de­ro le di­jo que no.

El 13 de enero de 2015, Mar­ga­ri­ta anun­ció que bus­ca­ría ser pre­si­den­ta del PAN pa­ra de­vol­ver a su par­ti­do, di­jo, lo que Ma­de­ro le ha­bia qui­ta­do.

Se­ré pa­nis­ta pa­ra siem­pre, me di­jo aque­lla no­che en la te­le­vi­sión, por eso que­ría trans­for­mar al par­ti­do.

Eran ma­los tiem­pos pa­ra el blan­qui­zaul, tiem­pos de es­cán­da­los, bai­la­ri­nas en ple­na­rias, mo­ches…

In­me­dia­ta­men­te des­pués de aque­llas elec­cio­nes, con Ma­de­ro de­bi­li­ta­do, Mar­ga­ri­ta, sin mu­chas ex­pli­ca­cio­nes, do­bló la apues­ta: ya no que­ría la pre­si­den­cia del PAN, que­ría la de la Re­pú­bli­ca. En ese mis­mo anun­cio pe­día un di­ri­gen­te del PAN por con­sen­so. Ne­ce­sa­rio, de­cía, pa­ra los tiem­pos que atra­ve­sa­ba el par­ti­do.

Unos me­ses des­pués, com­pi­tien­do con­tra una can­di­da­tu­ra tes­ti­mo­nial, ese pre­si­den­te fue Ricardo Anaya.

Mar­ga­ri­ta re­co­rrió el país y aprovechó las cam­pa­ñas pa­ra go­ber­na­do­res de 2016 ha­cien­do cam­pa­ña pa­ra los can­di­da­tos… y pa­ra ella. Aque­lla no­che elec­to­ral de triun­fo pa­nis­ta, fue en la que Ricardo Anaya va­pu­leó a Man­lio Fa­bio Bel­tro­nes en te­le­vi­sión na­cio­nal.

Al día si­guien­te, Mar­ga­ri­ta, que ha­bía acom­pa­ña­do a to­dos los can­di­da­tos, hi­zo su ron­da de me­dios. Hay un men­sa­je muy cla­ro —me di­jo aque­lla no­che—, el PRI ya se va y el vehícu­lo pa­ra el fu­tu­ro es el PAN. Tam­bién me djo que ha­bla­ba con Anaya y que eran mo­men­tos de uni­dad en el par­ti­do. Pe­ro tam­bién ad­vir­tió que tal vez ha­bía que ace­le­rar los tiem­pos pa­ra ele­gir un com­pe­ti­dor rum­bo a 2018. Y que ella, ella ya es­ta­ba apun­ta­da.

Arran­can­do 2017, Mar­ga­ri­ta subió la pre­sión por ace­le­rar la se­lec­ción o al me­nos de­fi­nir un mé­to­do. Ella y su equi­po se que­ja­ron una y otra vez de que Anaya es­ta­ba uti­li­zan­do los

spots del par­ti­do pa­ra pro­mo­ver su ima­gen. Pa­sa­ron las elec­cio­nes de Coahui­la y el Es­ta­do de Mé­xi­co, ma­las no­ti­cias pa­ra el PAN de Anaya.

Mar­ga­ri­ta au­men­tó la pre­sión. La co­mu­ni­ca­ción con Anaya ro­ta.

Los tiem­pos le­ga­les obli­ga­ron a Zavala a to­mar una de­ci­sión an­tes que el PAN y la to­mó el 6 de oc­tu­bre. Ca­si un sal­to al va­cío.

Lo de ayer, de mu­chas ma­ne­ras, es anéc­do­ta, con­se­cuen­cia ló­gi­ca de esa de­ci­sión.

Siem­pre creí que era una ma­la de­ci­sión, to­ma­da por una mu­jer va­lien­te, hon­ra­da, in­te­li­gen­te, que ten­drá tiem­po pa­ra reha­cer su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.