Ani­ma­les

Milenio Puebla - - Al Frente - EN­RI­QUE ACEVEDO @En­ri­que_ Acevedo

Pa­ra Do­nald Trump, al­gu­nos in­mi­gran­tes no son per­so­nas, sino ani­ma­les. Así lo di­jo ayer en una reunión en la Ca­sa Blan­ca con fun­cio­na­rios re­pu­bli­ca­nos de Ca­li­for­nia y con ele­men­tos de su pro­pia ad­mi­nis­tra­ción. Los se­gui­do­res de Trump di­rán que la de­cla­ra­ción es­ta­ba di­ri­gi­da so­lo a los in­te­gran­tes de pan­di­llas co­mo la MS-13, pe­ro las ac­cio­nes em­pren­di­das por su go­bierno re­ve­lan un si­nies­tro pa­trón de criminalización de to­dos los in­mi­gran­tes y no so­lo de los bad hom­bres.

Du­ran­te el ho­lo­caus­to, los na­zis lla­ma­ron a los ju­díos ra­tas. Los hu­tus se re­fe­rían a los tut­sis co­mo cu­ca­ra­chas en los tiem­pos del ge­no­ci­dio en Ruan­da. Los mi­li­ta­res de Bir­ma­nia ha­blan de los rohin­yás co­mo pa­rá­si­tos pa­ra jus­ti­fi­car la vio­len­cia con­tra esa mi­no­ría. His­tó­ri­ca­men­te, la des­hu­ma­ni­za­ción ha ser­vi­do pa­ra abrir­le la puer­ta a la vio­len­cia y el odio. Es la na­rra­ti­va que ha fa­ci­li­ta­do los peo­res crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad y, aun­que la in­ten­ción aquí no sea la ex­ter­mi­na­ción de un gru­po ét­ni­co, las de­cla­ra­cio­nes de Trump son ga­so­li­na pa­ra el fue­go que man­tie­ne vi­va la ten­sión ra­cial en su país.

Ape­nas es­ta se­ma­na nos en­te­ra­mos có­mo su go­bierno rea­li­za pre­pa­ra­ti­vos pa­ra en­viar a ba­ses mi­li­ta­res a ni­ños in­mi­gran­tes que lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos en bus­ca de asi­lo. Si el trauma de la vio­len­cia en sus paí­ses de ori­gen no es su­fi­cien­te, aho­ra es­tos me­no­res en­fren­tan la po­si­bi­li­dad de ser re­clui­dos co­mo cri­mi­na­les en ins­ta­la­cio­nes del ejér­ci­to que ca­re­cen de las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra aten­der a ni­ños. Es­to mien­tras la de­ten­ción de in­mi­gran­tes sin an­te­ce­den­tes pe­na­les le­jos de la fron­te­ra re­gis­tra un in­cre­men­to im­por­tan­te res­pec­to al año an­te­rior.

Du­ran­te años he­mos es­cu­cha­do a los per­so­na­jes que se apo­de­ra­ron del Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­blar so­bre la con­ve­nien­cia de la mi­gra­ción le­gal. Pe­ro aho­ra que cien­tos de cen­troa­me­ri­ca­nos lle­gan a la fron­te­ra pa­ra for­mar­se y pe­dir asi­lo, Ses­sions, Trump y com­pa­ñía bus­can nue­vas for­mas pa­ra des­acre­di­tar su pro­pó­si­to.

Se­pa­ra­ción fa­mi­liar, re­da­das, mu­ros y los in­sul­tos que for­man par­te de una es­tra­te­gia pen­sa­da pa­ra ate­rro­ri­zar a una co­mu­ni­dad de mi­llo­nes. Pa­ra ori­llar­los a la au­to­de­por­ta­ción en el me­jor de los ca­sos. Así, aco­rra­la­do por los es­cán­da­los po­lí­ti­cos y le­ga­les que ace­chan su pre­si­den­cia, Do­nald Trump vuel­ve a la na­rra­ti­va del odio y de la in­to­le­ran­cia. A cul­par a Mé­xi­co y a los in­mi­gran­tes de los ma­les pa­ra los que su go­bierno no tie­ne una so­lu­ción. Su fa­na­tis­mo se nu­tre de la des­hu­ma­ni­za­ción del mi­gran­te y del si­len­cio de un Par­ti­do Re­pu­bli­cano y un mo­vi­mien­to con­ser­va­dor com­ple­ta­men­te so­me­ti­do an­te Trump. Des­pués de to­do, ellos lo crea­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.