Ar­man­do Fuen­tes Agui­rre Catón

Milenio Puebla - - Estado Y Región -

La de­ci­sión to­ma­da por Margarita Za­va­la fue una bue­na de­ci­sión. De­be ha­ber si­do muy ra­zo­na­da, y se vio muy ra­zo­na­ble. En efec­to, la res­pues­ta que la se­ño­ra ob­tu­vo por par­te de los elec­to­res no fue la que es­pe­ra­ba. Se­guir en la ca­rre­ra por la Pre­si­den­cia ha­bría si­do em­pe­ño inú­til, a más de fa­ti­go­so. Des­de cier­to pun­to de vis­ta esa re­nun­cia es la­men­ta­ble. Úni­ca mu­jer en la con­tien­da, su can­di­da­tu­ra era tam­bién la úni­ca real­men­te in­de­pen­dien­te, pues a jui­cio de mu­chos ciu­da­da­nos Jaime Rodríguez Cal­de­rón, lla­ma­do El Bron­co, es só­lo un ins­tru­men­to del ré­gi­men pa­ra qui­tar­le vo­tos a López Obra­dor. Pien­so que pa­ra ser del to­do con­gruen­te la se­ño­ra Za­va­la de­bió ma­ni­fes­tar de in­me­dia­to su apo­yo a Anaya, pe­ro hay ren­co­res del co­ra­zón que la ra­zón no co­no­ce. Es de es­pe­rar­se que do­ña Margarita no dé oí­dos a las vo­ces que des­de el PRI la lla­man pa­ra fa­vo­re­cer a Mea­de. Si lo hi­cie­ra rom­pe­ría en for­ma de­fi­ni­ti­va los víncu­los que to­da­vía la unen al par­ti­do en el cual ha mi­li­ta­do a lo lar­go de su vi­da. Más aún: creo que rom­pe­ría los víncu­los que la unen a sí mis­ma. Por su par­te Ricardo Anaya de­be­ría bus­car un acer­ca­mien­to con la se­ño­ra, cu­ya va­lía per­so­nal y ex­ce­len­tes cua­li­da­des es­tán fue­ra de du­da. Si el pa­nis­ta no ha­ce eso por ca­ba­lle­ro­si­dad, co­sa qui­zás inexis­ten­te en las sor­di­de­ces de las pug­nas por el poder, há­ga­lo por cálcu­lo po­lí­ti­co. La ven­ta­ja de AMLO en las en­cues­tas no es im­po­si­ble de re­mon­tar, y tres o cua­tro pun­tos que Anaya sume a los que tie­ne ya se­rían im­por­tan­tes. Esos vo­tos, aña­di­dos a mu­chos de los in­de­ci­sos y al vo­to útil de los nu­me­ro­sos priis­tas que ven per­di­da ya su cau­sa y que te­men la lle­ga­da de López Obra­dor, po­drían lle­var a Ricardo Anaya a una victoria que aho­ra se an­to­ja di­fí­cil de lo­grar, pe­ro que de nin­gún mo­do es im­po­si­ble, se­gún se ha vis­to ya. Y más no di­go, por­que de pron­to me vi ca­mi­nan­do por el res­ba­la­di­zo te­rreno de las es­pe­cu­la­cio­nes. Don As­ta­sio lle­gó a su ca­sa des­pués de una du­ra jor­na­da de tra­ba­jo. Col­gó en la per­cha su som­bre­ro, su sa­co y la bu­fan­da que usa­ba aun en días de ca­lor ca­ni­cu­lar, y lue­go se di­ri­gió a la al­co­ba a fin de re­po­sar un pun­to su fa­ti­ga. Ni un pun­to ni una co­ma la pu­do re­po­sar: su es­po­sa Fa­ci­li­sa es­ta­ba en el le­cho con­yu­gal acom­pa­ña­da por un hom­bre en quien el bur­la­do se­ñor re­co­no­ció al ve­cino del 14. Ni el su­je­to ni la pe­ca­triz dor­mían una sies­ta: to­do ha­cía ver que en ese mo­men­to se ha­lla­ban en lo más ál­gi­do de la pa­sión car­nal. Don As­ta­sio fue al chi­fo­nier don­de guar­da­ba una li­bre­ta en la cual so­lía ano­tar ad­je­ti­vos de­nos­to­sos pa­ra de­cir a su mu­jer en ta­les oca­sio­nes. Vol­vió a la re­cá­ma­ra, y de pie jun­to al agi­ta­do le­cho le le­yó a la pe­ca­triz las si­guien­tes pa­la­bras. “Gros­ca. Ma­jun­che. Dar­ba­sí.”. Ig­no­ro de dón­de sa­có el se­ñor tan exó­ti­cos vo­ca­blos. Yo los des­co­no­cía, y hu­be de re­cu­rrir al dic­cio­na­rio pa­ra ha­llar su sig­ni­fi­ca­ción. “Gros­ca” es una ví­bo­ra ve­ne­no­sa. “Ma­jun­che” es co­sa o per­so­na de ín­fi­mo va­lor. “Dar­ba­sí” es un ave de ra­pi­ña que se ali­men­ta con des­po­jos. Des­de lue­go do­ña Fa­ci­li­sa tam­po­co ha­bía oí­do nun­ca esos vo­qui­bles. Con tono de im­pa­cien­cia le di­jo a su con­sor­te: “Ay, As­ta­sio; ya te he di­cho que no me dis­trai­gas cuan­do es­toy ocu­pa­da”. Se me­nos­pre­cia­ba a sí mis­ma la se­ño­ra. En­tre sus amis­ta­des tie­ne fa­ma de que ja­más pier­de la con­cen­tra­ción. Cier­to día se ha­lla­ba en tran­ce adul­te­ri­no con uno de sus que­rin­don­gos cuan­do se re­gis­tró un te­rre­mo­to de 9 gra­dos en la es­ca­la de Mer­ca­lli. Do­ña Fa­ci­li­sa sin­tió los mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos, pe­ro no pen­só que era un sismo. Le di­jo lle­na de en­tu­sias­mo al hom­bre: “¡Así! ¡Así!”. Qué bo­ni­to es eso de no te­ner dis­per­sa la aten­ción. FIN.

Mi­ra­dor

Cier­to fi­ló­so­fo iba por el campo cuan­do acer­tó a ver a un cuer­vo que en la rama de un ár­bol sos­te­nía en el pi­co un que­so blan­co y grande. En eso se acer­có una zo­rra. El fi­ló­so­fo re­cor­dó la fá­bu­la mo­ral: -Se­gu­ra­men­te la zo­rra le va a de­cir al cuer­vo que su can­to es muy her­mo­so. El cuer­vo, ha­la­ga­do, can­ta­rá, y al abrir el pi­co de­ja­rá caer el que­so, La as­tu­ta zo­rra lo to­ma­rá en sus fau­ces y es­ca­pa­rá, de­jan­do bur­la­do al va­ni­do­so pá­ja­ro. En efec­to, la zo­rra le di­jo al cuer­vo: -¡Cuán her­mo­so es tu can­to! ¡Dé­ja­me es­cu­char­lo! El cuer­vo can­tó, y ca­yó el que­so. En­ton­ces su­ce­dió al­go ex­tra­or­di­na­rio: la zo­rra lo le­van­tó lo lim­pió, se lo de­vol­vió al cuer­vo y le dio las gra­cias por ha­ber can­ta­do pa­ra ella. Me que­dé asom­bra­do. Fe­li­ci­té a la zo­rra por su ges­to y le ha­blé de la otra zo­rra, la de la fá­bu­la mo­ral. Me res­pon­dió: -Una zo­rra pue­de ser muy dis­tin­ta a otra zo­rra. Pe­ro to­dos los mo­ra­lis­tas son igua­les. ¡Has­ta ma­ña­na!...

Man­ga­ni­tas

“.Pro­me­ten los can­di­da­tos que ba­ja­rán los re­ci­bos del agua.”. No es que de au­gur me las eche, pe­ro quie­ro pre­gun­tar: ¿se man­ten­drá en su lu­gar el pre­cio ac­tual de la le­che?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.