Ries­gos y desafíos del cam­bio

La trans­for­ma­ción en la so­cie­dad no ha si­do uni­for­me, ha si­do in­clu­so con­tra­dic­to­ria, y de­ben re­co­no­cer­se de­fi­cien­cias; la cul­tu­ra de súb­di­to co­exis­te con la del ciu­da­dano; el pri­me­ro no se asu­me co­mo par­te ac­ti­va del pro­ce­so eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co, sino qu

Milenio Puebla - - Al Frente - LIÉBANO SÁENZ @lie­bano

Es cla­ro que el país re­quie­re de cam­bios pro­fun­dos en las ins­ti­tu­cio­nes y que tam­bién de­man­da re­vi­sar ac­ti­tu­des y há­bi­tos de em­pre­sa­rios, lí­de­res so­cia­les, au­to­ri­da­des, par­ti­dos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La so­cie­dad se ha trans­for­ma­do de ma­ne­ra pro­fun­da y la reali­dad im­po­ne el cam­bio co­mo cur­so obli­ga­do. El man­da­to del 1 de julio es inequí­vo­co: se re­quie­re una re­com­po­si­ción pro­fun­da de la re­la­ción en­tre au­to­ri­da­des y so­cie­dad; el re­to es te­ner cla­ri­dad de lo mu­cho que se de­be pre­ser­var y tam­bién de lo mu­cho que es pre­ci­so cam­biar.

El cam­bio en la so­cie­dad no ha si­do uni­for­me, ha si­do in­clu­so con­tra­dic­to­rio, y es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que ha te­ni­do sus de­fi­cien­cias. La cul­tu­ra de súb­di­to co­exis­te con la del ciu­da­dano. El súb­di­to no se asu­me co­mo par­te ac­ti­va del pro­ce­so eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co, sino que sus­cri­be una ac­ti­tud pa­si­va, con la fal­sa es­pe­ran­za de que las co­sas me­jo­ren co­mo re­sul­ta­do de lo que al­guien más ha­ce, ca­si siem­pre el go­bierno o quien lo en­ca­be­za. La cul­tu­ra ciu­da­da­na es lo opues­to. Par­te de de­re­chos y obli­ga­cio­nes, ade­más de en­ten­der que el cam­bio em­pie­za por uno mis­mo.

El Pre­si­den­te elec­to ha pues­to en cla­ro no so­lo un cam­bio de ré­gi­men, sino una for­ma di­fe­ren­te de to­mar de­ci­sio­nes. La Pre­si­den­cia, a par­tir de la for­ta­le­za que le con­ce­de el vo­to po­pu­lar y el apo­yo del Con­gre­so, es­tá en con­di­cio­nes de de­fi­nir, ac­tuar y de­ter­mi­nar ac­cio­nes que en el pa­sa­do re­sul­ta­ban so­lo del con­sen­so o acuer­do en­tre la es­tre­cha plu­ra­li­dad, con­se­cuen­cia ne­ce­sa­ria de la au­sen­cia de ma­yo­ría par­la­men­ta­ria por par­te del par­ti­do en el go­bierno. La si­tua­ción cam­bió y, co­mo tal, es ne­ce­sa­rio en­ten­der los nue­vos tér­mi­nos del ejer­ci­cio del po­der pú­bli­co.

Si bien es cier­to que el cam­bio es tan ne­ce­sa­rio co­mo inevi­ta­ble, tam­bién lo es que es­to en­tra­ña re­sis­ten­cias, ries­gos e in­cer­ti­dum­bre. Es pre­ci­so di­fe­ren­ciar uno de otras pa­ra dar res­pues­tas ade­cua­das.

El pe­rio­do en­tre el re­sul­ta­do de la elec­ción y la to­ma de pro­tes­ta ha de­ja­do im­por­tan­tes lec­cio­nes que es pre­ci­so com­pren­der por au­to­ri­da­des, or­ga­ni­za­cio­nes, ciu­da­da­nos y me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De en­ten­der bien lo acon­te­ci­do y ac­tuar de ma­ne­ra vi­sio­na­ria y con res­pon­sa­bi­li­dad, la trans­for­ma­ción que se ave­ci­na se­rá vir­tuo­sa, ac­ci­den­ta­da sí, pe­ro con el po­ten­cial de de­jar atrás in­su­fi­cien­cias que mu­cho afec­tan al desa­rro­llo in­te­gral del país.

Qui­zá el ries­go es­truc­tu­ral ma­yor al que con­vo­ca el fu­tu­ro gru­po go­ber­nan­te es pro­pi­ciar la cul­tu­ra del súb­di­to y no la del ciu­da­dano. In­vo­car al pue­blo, des­es­ti­mar el es­ta­do de de­re­cho y la fuer­za de las ins­ti­tu­cio­nes acen­túa tal ries­go. En las pa­la­bras del Pre­si­den­te elec­to hay pa­ra los dos pa­ra­dig­mas.

De he­cho, mu­chas me­di­das au­to­ri­ta­rias o que real­zan al pre­si­den­cia­lis­mo fren­te a la plu­ra­li­dad, las le­yes o los gru­pos de in­te­rés, ge­ne­ran res­pal­do po­pu­lar. Así, por ejem­plo, la sus­pen­sión del pro­yec­to del nue­vo ae­ro­puer­to en Tex­co­co pro­vo­có el re­cha­zo em­pre­sa­rial y de un sec­tor im­por­tan­te de opi­nión; sin em­bar­go, es­ta me­di­da hi­zo cre­cer el apo­yo po­pu­lar del Pre­si­den­te elec­to al mos­trar­se in­de­pen­dien­te y desafian­te de in­tere­ses que en la per­cep­ción po­pu­lar se pre­sen­tan co­mo ile­gí­ti­mos.

La po­pu­la­ri­dad no co­rre por el mis­mo sen­de­ro que el de la efi­ca­cia, me­nos por el de la res­pon­sa­bi­li­dad. El nue­vo go­bierno de­be te­ner pre­sen­te tal con­si­de­ra­ción, pen­sar no so­lo en el pri­mer tra­mo de la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va y po­lí­ti­ca, tam­bién per­fi­lar el es­ce­na­rio al que se quie­re lle­gar pa­ra el fi­nal del se­xe­nio. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio una vi­sión es­tra­té­gi­ca y una tác­ti­ca que no com­pro­me­ta lo im­por­tan­te y que re­afir­me los ob­je­ti­vos por el pro­yec­to en cur­so.

Es­tos días han con­fir­ma­do que la eco­no­mía no pue­de des­de­ñar­se. De­be ha­ber cla­ri­dad so­bre la fra­gi­li­dad de la con­fian­za y di­fe­ren­ciar el im­pac­to de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas so­bre los fac­to­res eco­nó­mi­cos res­pec­to a la po­bla­ción. Así, por ejem­plo, la ini­cia­ti­va de los se­na­do­res de Mo­re­na res­pec­to a des­apa­re­cer las co­mi­sio­nes ban­ca­rias im­pac­tó ne­ga­ti­va­men­te el ín­di­ce bur­sá­til y al ti­po de cam­bio, aun­que el ob­je­ti­vo del pro­yec­to de re­for­ma es con­se­cuen­te con el de­seo de pro­te­ger la eco­no­mía po­pu­lar.

No hay que can­sar­se de re­pe­tir: la po­lí­ti­ca no pue­de de­sen­ten­der­se de la eco­no­mía. Se­ría la­men­ta­ble pa­ra to­dos que el sec­tor in­ver­sio­nis­ta pa­sa­ra de la in­cer­ti­dum­bre a la des­con­fian­za. Una ba­ja en la in­ver­sión pri­va­da afec­ta al con­jun­to, y es­pe­cial­men­te mo­di­fi­ca­ría en tér­mi­nos ne­ga­ti­vos las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas del ini­cio del nue­vo go­bierno y mu­cho de lo que se pro­yec­ta pa­ra los dos pri­me­ros años. Ade­más, los pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ra pro­gra­ma­dos por el nue­vo go­bierno su­po­nen una par­ti­ci­pa­ción de ca­pi­tal pri­va­do.

El cam­bio no se pue­de fre­nar, tam­po­co se pue­de des­bo­car y que arro­lle mu­cho de lo po­si­ti­vo que exis­te. La

_ trans­for­ma­ción de­be con­du­cir­se con pers­pec­ti­va y sen­ti­do de pro­yec­to co­mún, es­to es, que con­ce­da a to­dos, no so­lo a los de ca­sa, in­clu­so a quie­nes di­sien­ten, un es­pa­cio pa­ra apor­tar pa­ra el bien del país.

Se ne­ce­si­ta re­com­po­ner la re­la­ción en­tre las au­to­ri­da­des y la so­cie­dad

OCTAVIO HO­YOS

El Pre­si­den­te elec­to ya mos­tró có­mo to­ma de­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.