Mi­gran­tes: la do­ble cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que vie­ne

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - CAR­LOS PUIG Twit­ter: @puig­car­los

La ame­na­za a los mi­gran­tes mexicanos en Es­ta­dos Uni­dos que re­pre­sen­ta Do­nald Trump puede cau­sar una do­ble cri­sis hu­ma­ni­ta­ria.

So­lo es­tas se­ma­nas de con­cen­tra­ción de ope­ra­ti­vos en ciu­da­des san­tua­rio, en las ca­lles y en las ca­sas, son una pro­ba­di­ta de la am­plia­ción de una es­tra­te­gia que se con­cen­tra­ba en la fron­te­ra y en las pri­sio­nes.

Dice Car­los Sa­da, el sub­se­cre­ta­rio pa­ra Amé­ri­ca del Nor­te de la SRE, que no hay ca­ce­ría de mexicanos, que no hay ca­ce­ría de mi­gran­tes. Que se lo di­ga a los pai­sa­nos.

Ayer me pre­gun­ta­ba aquí có­mo es que los 20 y pi­co mil mi­llo­nes de dó­la­res en­via­dos a Mé­xi­co por nues­tros mi­gran­tes ca­da año no han ser­vi­do pa­ra que na­die en Mé­xi­co los pe­le. Ni go­bierno, ni so­cie­dad. Y arries­gue una ex­pli­ca­ción que tie­ne que ver con có­mo ese di­ne­ro se dis­per­sa, de a po­co, en los ho­ga­res más po­bres del país, que a na­die im­por­tan.

Que no im­por­ten, sin em­bar­go, no quie­re de­cir que sin ese di­ne­ro que fal­ta no se pue­da cau­sar una cri­sis ma­yor.

Hoy es­ta­mos vien­do la se­pa­ra­ción de fa­mi­lias allá, las de­por­ta­cio­nes que los ha­cen per­der pa­tri­mo­nio, re­des so­cia­les, tra­ba­jo. Una pri­me­ra cri­sis hu­ma­ni­ta­ria. Hay otra.

Ayer re­vi­sé va­rios do­cu­men­tos y ha­blé con el eco­no­mis­ta Juan Jo­sé Li, quien des­de ha­ce mu­chos años vie­ne ana­li­zan­do pa­ra Ban­co­mer to­do lo que pa­sa al­re­de­dor de las re­me­sas y es par­te fun­da­men­tal del equi­po que rea­li­za el in­for­me anual que pu­bli­can el ban­co y el Co­na­po al res­pec­to.

Al­gu­nos da­tos. Hay un mi­llón 300 mil ho­ga­res que re­ci­ben re­me­sas en Mé­xi­co. Es­tos ho­ga­res tie­nen más ha­bi­tan­tes que el pro­me­dio na­cio­nal y an­dan al­re­de­dor de 4.5 per­so­nas por ho­gar re­cep­tor, más que el pro­me­dio na­cio­nal. Es de­cir, unos 5 mi­llo­nes 800 mil mexicanos se be­ne­fi­cian de las re­me­sas.

En la mi­tad de es­tos ho­ga­res re­cep­to­res, unas 650 mil fa­mi­lias, las re­me­sas re­pre­sen­tan el 100 por cien­to o al­go muy cer­cano al to­tal del in­gre­so de la fa­mi­lia.

Pa­ra que que­de cla­ro: ca­da de­por­ta­do de­ja sin in­gre­so a cua­tro per­so­nas, más, por su­pues­to, él mis­mo.

Pa­ra 25 por cien­to de ho­ga­res re­cep­to­res —300 mil fa­mi­lias más— ese in­gre­so re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te 50 por cien­to de su in­gre­so to­tal. Ca­da de­por­ta­do que man­de re­me­sas, ha­rá su­frir a cua­tro más en Mé­xi­co.

De ese ta­ma­ño se puede po­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.