¡Tan fá­cil que es go­ber­nar!

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RETES re­vuel­tas@mac.com

El uso de la men­ti­ra es con­sus­tan­cial a la po­lí­ti­ca. Sim­ple­men­te, si un can­di­da­to a la pre­si­den­cia de cual­quier país di­je­ra la verdad —que se va a ver obli­ga­do a su­bir im­pues­tos, a re­du­cir el gas­to so­cial y a des­pe­dir a mi­les de em­plea­dos del sec­tor pú­bli­co—, en­ton­ces ja­más se­ría ele­gi­do (así se dice, se­ño­ras y se­ño­res: el par­ti­ci­pio pa­sa­do del ver­bo ele­gir es “ele­gi­do”; lo de “elec­to” es el ad­je­ti­vo que se apli­ca a quien atra­vie­sa la cir­cuns­tan­cia tran­si­to­ria de ha­ber ga­na­do un car­go y que es­pe­ra me­ra­men­te to­mar po­se­sión; no gru­ñi­mos el “pue­blo elec­to” cuan­do re­cla­ma­mos que los na­tu­ra­les de una na­ción par­ti­cu­lar go­zan de los fa­vo­res del Al­tí­si­mo sino que mas­cu­lla­mos “pue­blo ele­gi­do”, ¿o no?) por los muy exi­gen­tes y de­man­dan­tes vo­tan­tes.

O sea, que las in­ten­cio­nes hay que ocul­tar­las, en pri­mer lu­gar, pa­ra no avi­sar ni re­mo­ta­men­te de la amar­ga medicina que se le va a ad­mi­nis­trar a los ciu­da­da­nos —siem­pre cán­di­da­men­te es­pe­ran­za­dos de que, aho­ra sí, se va a apa­re­cer el gran lí­der re­den­tor en el es­ce­na­rio— y, lue­go, hay que se­guir dis­fra­zan­do las ac­cio­nes de go­bierno pa­ra no agen­ciar­se una ex­ce­si­va im­po­pu­la­ri­dad y po­der así pre­pa­rar el te­rreno a los su­ce­so­res del mis­mo par­ti­do. Tan sim­ple co­mo eso. Lo ma­lo es que al­gu­nos pre­ten­dien­tes sí se to­man muy en se­rio del te­ma de las pro­me­sas elec­to­ra­les. Y, cuan­do tie­nen la for­tu­na de au­par­se a la si­lla pre­si­den­cial (pro­vi­den­cia pa­ra ellos, es­to es, no pa­ra sus su­fri­dos súb­di­tos) en­ton­ces per­pe­tran el des­co­mu­nal desa­tino de im­ple­men­tar jus­ta­men­te las po­lí­ti­cas pú­bli­cas con las que en­ga­tu­sa­ron al po­pu­la­cho.

¿Re­du­cir im­pues­tos? Fal­ta­ría más, se­ño­ras y se­ño­res: el era­rio es una suer­te de tar­je­ta de cré­di­to de la que se pue­den dis­po­ner ale­gre­men­te re­cur­sos sin lí­mi­te. ¿Au­men­tar las ayu­das pa­ra los sec­to­res de la po­bla­ción que no só­lo las ne­ce­si­tan sino que las re­cla­man ai­ra­da­men­te? Pues, tan sen­ci­llo: a gastar a ma­nos lle­nas. ¿Re­par­tir la ri­que­za an­tes de crear­la? Ca­ram­ba, si es so­la­men­te asun­to de ex­pro­piar los bie­nes de los “ri­cos y po­de­ro­sos”.

To­do es­to pa­re­ce una ca­ri­ca­tu­ra, una pa­ro­dia. Pues, mi­ren us­te­des, ya se avi­zo­ra en el ho­ri­zon­te a un he­chi­ce­ro que nos avisa, con to­da se­rie­dad, que go­ber­nar equi­va­le a com­pla­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.