Vo­ces de Phoe­nix

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

El sábado pa­sa­do acu­di­mos, ba­jo in­ci­ta- ción de Agen­da Mi­gran­te, a re­unir­nos con unos 40 mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en la ciu­dad de Phoe­nix, Ari­zo­na, el es­ta­do más an­ti­mi­gran­te y, en ese sen­ti­do, más an­ti­me­xi­cano de la unión, aun­que su de­pen­den­cia de pro­duc­tos y tra­ba­ja­do­res mexicanos sea una de las más al­tas de Es­ta­dos Uni­dos.

Se­sio­na­mos en el lo­cal de la Ari­zo­na Com­mu­nity Foun­da­tion, que com­par­te edi­fi­cio con las ofi­ci­nas del se­na­dor McCain. Acu­die­ron a la ci­ta el sub­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Car­los Sa­da; la cónsul me­xi­ca­na en Phoe­nix, Clau­dia Fran­co; el go­ber­na­dor de Mo­re­los, Gra­co Ra­mí­rez, y un buen gru­po de le­gis­la­do­res mexicanos. Joa­quín Ló­pez-Dó­ri­ga, León Krau­ze, Pao­la Ro­jas, Yu­ri­ria Sie­rra y Ge­na­ro Lo­zano, con­du­je­ron las se­sio­nes.

Fren­te a no­so­tros se sen­ta­ron du­ran­te ho­ras los mi­gran­tes a emi­tir su sim­ple, du­ra y exi­gen­te verdad.

Co­mo he di­cho ya, la voz y la ex­pe­rien­cia de es­tos mi­gran­tes son un es­pe­jo crí­ti­co, vi­vien­te, de Mé­xi­co. El es­pe­jo don­de po­de­mos ver, con pre­ci­sión y ver­güen­za, la po­bre ca­li­dad de país que he­mos crea­do. Y la he­roi­ca can­ti­dad de ener­gía que ha­ce fal­ta pa­ra des­pe­gar­se de su fuer­za cen­trí­fu­ga y mi­grar.

En nin­gu­na par­te he es­cu­cha­do una de­fen­sa más ar­dien­te de la uni­dad de la fa­mi­lia, del va­lor de la educación y de la ca­li­dad del sa­la­rio co­mo en las vo­ces de es­tos mi­gran­tes que ca­pean la tormenta de­por­ta­do­ra de Trump.

Las his­to­rias de de­por­ta­ción que des­ha­cen fa­mi­lias par­ten el al­ma. Las his­to­rias de la educación com­pa­ra­ti­va que re­ci­ben allá y no en­con­tra­rían en Mé­xi­co, aver­güen­zan. Y los re­cla­mos por la ba­su­ra sa­la­rial que co­bra­rían en Mé­xi­co por los mis­mos tra­ba­jos que en Es­ta­dos Uni­dos les per­mi­ten aho­rrar y en­viar a su país 24 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año, son un ha­cha­zo mo­ral a nuestra economía de mer­ca­do sos­te­ni­da en los ba­jos sa­la­rios y la nau­fra­gan­te in­for­ma­li­dad.

La his­to­ria de nuestra in­di­fe­ren­cia ha­cia ese mun­do es un ca­pí­tu­lo apar­te. Que­dó re­su­mi­da en una fra­se: “La má­qui­na de de­por­ta­ción la em­pe­zó Clin­ton, la si­guió Bush, la per­fec­cio­nó Oba­ma y es la que usa Trump. Aho­ra us­te­des vie­nen a vi­si­tar­nos, pe­ro an­tes ni us­te­des ni Mé­xi­co di­je­ron na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.