Leu­ce­mia, pri­mer fac­tor de muer­te por cán­cer in­fan­til

El Hos­pi­tal Can­se­co atien­de un to­tal de 31 pa­cien­tes me­no­res de 12 años de edad

Milenio Tamaulipas - - Estado Y Región - Lu­ce­ro Re­yes/Tam­pi­co

La leu­ce­mia es el pri­mer fac­tor de muer­te por cán­cer en ni­ños de Ta­mau­li­pas, al igual que a ni­vel na­cio­nal y mun­dial, se­ña­ló la doc­to­ra Li­lia­na Eli­za­beth Or­tiz Suárez, en­car­ga­da del área de he­ma­to­lo­gía y on­co­lo­gía del Hos­pi­tal Ge­ne­ral Car­los Can­se­co.

Di­jo que una de las prin­ci­pa­les cau­sas de es­te pa­de­ci­mien­to es por­que hay un an­te­ce­den­te don­de la ma­dre fu­ma­ba, to­ma­ba o usa­ba sus­tan­cias tó­xi­cas an­tes o du­ran­te el em­ba­ra­zo.

In­di­có que por año se diag­nos­ti­can en­tre cin­co y sie­te ca­sos nue­vos, por lo que in­di­có que la in­ci­den­cia va in­cre­men­tó de ma­ne­ra len­ta y es de­bi­do a los cur­sos que se rea­li­zan pa­ra po­der de­tec­tar los da­tos de alar­ma. “Ac­tual­men­te te­ne­mos re­gis- tra­dos 31 pa­cien­tes, de los cua­les 15 es­tán en tra­ta­mien­to y el res­to son pa­cien­tes que los te­ne­mos en vi­gi­lan­cia, ac­tual­men­te es­ta­mos ma­ne­jan­do he­mo­pa­tías ma­lig­nas, que la co­no­ci­da co­mo leu­ce­mia que es el cán­cer más fre­cuen­te en ni­ños y el pri­mer fac­tor de muer­te en el es­ta­do, na­cio­nal y mun­dial”, di­jo.

Por ello in­di­có que exis­ten sín­to­mas de alar­ma que los pa­dres de­ben to­mar en cuen­ta y que se pre­sen­tan de ma­ne­ra con­jun­ta, se tra­ta de un pa­cien­te can­sa­do, no co­me bien, in­fec­cio­nes re­cu­rren­tes que no cu­ran, pe­se a los tra­ta­mien­tos que le in­di­can, do­lor de ca­be­za, fie­bre per­sis­ten­te.

La edad pro­me­dio es en­tre los cin­co y ocho años de edad don­de se ha­ce pre­sen­te al­gún ti­po de cán­cer. Ac­tual­men­te di­jo que, atien­den lin­fo­mas y ti­pos de his­tio­ci­to­sis.

Lo an­te­rior du­ran­te el mar­co del Día In­ter­na­cio­nal de la lu­cha con­tra el Cán­cer In­fan­til, el cual tie­ne co­mo ob­je­ti­vo, no re­cor­dar­les que tie­nen la en­fer­me­dad, y so­bre to­do que exis­te el apo­yo pa­ra ellos y que se tra­ta de sen­si- bi­li­zar a es­tos pe­que­ños, fa­mi­lia y po­bla­ción.

Así fue que en­tre mú­si­ca, pas­tel de za­naho­ria, be­bi­das bas­tan­te sa­lu­da­bles y al­guno que otro em­pa­re­da­do, ni­ños que en su ma­yo­ría no re­ba­sa­ba los 12 años, en­tre car­ca­ja­das y jue­gos dis­fru­ta­ron de es­ta ce­le­bra­ción, que se ha­ce prin­ci­pal­men­te pa­ra ha­cer­les sen­tir amor y com­pren­sión y so­bre to­do que se ol­vi­den por un mo­men­to de las agu­jas y el do­lor que les pro­vo­ca el tra­ta­mien­to.

Es­to, sin im­por­tar el que tie­nen que cu­brir su bo­ca pa­ra evi­tar al­gu­na en­fer­me­dad y en al­gu­nos ca­sos, el ca­té­ter en su mano no fue im­pe­di­men­to pa­ra dis­fru­tar de es­ta agra­da­ble ma­ña­na en com­pa­ñía de sus pa­pás, quie­nes han si­do fie­les en su lu­cha dia­ria por me­ses, pa­ra ven­cer es­te obs­tácu­lo a su cor­ta edad.

Es­tos pe­que­ñi­nes, con el con­vi­vio con las per­so­nas adul­tas, son un gran ejem­plo de for­ta­le­za, por­que a pe­sar de su pa­no­ra­ma, son fe­li­ces, a ve­ces co­rren otras ca­mi­nan pe­ro siem­pre con la fe pa­ra no que­dar­se sin lle­gar a la me­ta, re­cu­pe­rar su sa­lud.

Exis­ten sín­to­mas de alar­ma que los pa­dres de­ben de­tec­tar pa­ra aten­der­se a tiem­po

JO­SÉ LUIS TA­PIA

Lle­van a los ni­ños ale­gría pa­ra apo­yar­los en su lu­cha con­tra la en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.