Se hun­de pe­sa­do ca­mión con car­ga

Milenio Tamaulipas - - Estado Y Región - Fran­cis­co Alústiza /Tan­to­yu­ca, Ver.

on mo­ti­vo del Día del Amor y la Amis­tad don Chin­gue­tas le en­vió un gran ra­mo de flo­res a su es­po­sa do­ña Ma­ca­lo­ta. Ella no te­nía en men­te la fe­cha, de mo­do que se pre­gun­tó: “¿Aho­ra qué chin­gaos ha­brá he­cho es­te ca­brón?”. Un head hun­ter o bus­ca­dor de ta­len­tos es­ta­ba en la Ciu­dad de Mé­xi­co y vio en la te­le­vi­sión un vi­deo que mos­tra­ba có­mo dos pan­di­lle­ros de una co­lo­nia bra­va le ro­ba­ban las cua­tro llan­tas a un au­to­mó­vil en 10 se­gun­dos. Pensó que aque­lla ar­te­sa­nía me­xi­ca­na po­día ser de uti­li­dad en el mun­do de las ca­rre­ras de au­tos. Pa­gó en­ton­ces la fian­za de los ra­te­ri­llos y los lle­vó con­si­go a Inglaterra. Ahí ofre­ció los ser­vi­cios de sus pu­pi­los a la fa­mo­sa es­cu­de­ría McLa­ren. Di­jo a sus di­rec­ti­vos que los mexicanos po­dían cam­biar en los pits las llan­tas de los co­ches en la mi­tad del tiem­po que las cua­dri­llas lo­ca­les. Los bri­tá­ni­cos, es­cép­ti­cos, pi­die­ron ver una prue­ba de com­por­ta­mien­to. Pu­sie­ron un au­to de ca­rre­ras en uno de los pits y cro­nó­me­tro en mano les to­ma­ron el tiem­po a los mexicanos. En 10 se­gun­dos flat és­tos no só­lo le cam­bia­ron las llan­tas al co­che de la McLa­ren: ade­más lo pin­ta­ron de otro co­lor, le cam­bia­ron el nú­me­ro de re­gis­tro, le pu­sie­ron pla­cas so­bre­pues­tas y le ven­die­ron el au­to a la Ferrari. La an­te­rior his­to­rie­ti­lla tra­ta de un mal en­dé­mi­co de nues­tro país: la co­rrup­ción. Des­de los tiem­pos de la Co­lo­nia se ha­bla­ba ya de “el un­to me­xi­cano”, nom­bre que re­ci­bía en­ton­ces lo que hoy se lla­ma “la mor­di­da”. Dos raí­ces tie­ne esa fu­nes­ta prác­ti­ca: el des­pre­cio por la ley y la im­pu­ni­dad. To­da­vía hoy los go­ber­nan­tes en Mé­xi­co se sien­ten ab­so­lu­tos, va­le de­cir ab­suel­tos de so­me­ter­se al or­den ju­rí­di­co. Pien­san que és­te se hi­zo na­da más pa­ra los go­ber­na­dos, y ellos se lo pa­san por don­de Pe­tra se pa­sa el es­tro­pa­jo, si me es per­mi­ti­da esa áti­ca ex­pre­sión.

La ley es en­tre no­so­tros, se­gún com­pa­ra­ción an­ti­gua, una te­la­ra­ña que los fuer­tes rom­pen y que só­lo a los dé­bi­les atra­pa. Po­bre país aquel don­de el po­der eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co puede coar­tar la rec­ta apli­ca­ción del or­den ju­rí­di­co. A tal es­pe­cie per­te­ne­ce Mé­xi­co. Aquí to­do se puede arre­glar. Por eso es­ta­mos tan des­arre­gla­dos. Nos ha­lla­mos en la Edad Me­dia. Un po­bre cam­pe­sino se ga­na­ba la vi­da lle­van­do car­gas en su ca­rre­tón ti­ra­do por un vie­jo ca­ba­llo. Una no­che, al re­gre­sar a ca­sa, el ja­mel­go ca­yó muer­to de re­pen­te. Su in­fe­liz due­ño se echó a llo­rar des­con­so­la­da­men­te: “¿Có­mo ga­na­ré aho­ra el pan pa­ra mis hi­jos?”. Lo oyó un frai­le be­ni­to y le di­jo: “No llo­res más, buen hom­bre. Ven con­mi­go”. Lo lle­vó a don­de es­ta­ba la cua­dra de fi­ní­si­mos ca­ba­llos del se­ñor feu­dal y le in­di­có: “Es­co­ge uno”. “¿Có­mo? -se asus­tó el cam­pe­sino-. Eso se­ría ro­bar a mi se­ñor. Iría yo a la hor­ca”. Re­pli­có el frai­le: “Tal co­sa no su­ce­de­rá, hijo mío. An­da; to­ma un ca­ba­llo, el que quie­ras, y llé­va­te­lo”. Así lo hi­zo, aun­que tem­blan­do, el cam­pe­sino. El frai­le en­ton­ces se echó a dor­mir en el lu­gar don­de dor­mía el ca­ba­llo. Lle­gó a po­co el se­ñor feu­dal y se asom­bró al ver ahí un mon­je. Lo des­per­tó y le di­jo: “¿Qué ha­ce us­ted aquí, her­mano?”. “¡Ben­di­to sea Dios! -cla­mó el frai­le-. ¡Por su in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia he vuel­to a mi ser ori­gi­nal!”. “No en­tien­do” -se in­tri­gó el otro. Na­rró el be­ni­to: “En cier­ta oca­sión fal­té a mi vo­to de cas­ti­dad y tu­ve tra­to de for­ni­cio con una mu­jer. En cas­ti­go el Jus­to Juez me con­vir­tió en ca­ba­llo. Aquí es­tu­ve, en tu es­ta­blo, has­ta aho­ra que por su per­dón he vuel­to a ser lo que an­tes fui”. “¡Mi­la­gro!” -pro­rrum­pió el no­ble. Y tras dar de co­mer y be­ber al mon­je lo des­pi­dió pi­dién­do­le sus ora­cio­nes. Días des­pués el se­ñor feu­dal iba por el ca­mino y vio ve­nir un ca­rre­tón ti­ra­do por un ca­ba­llo. Lo re­co­no­ció: era su ca­ba­llo. Fue ha­cia él y le di­jo: “¡Ay, pa­dre­ci­to! ¡Ya vol­vió us­ted a las an­da­das!”. FIN.

-¡Pro­tes­to enér­gi­ca­men­te! -ex­cla­mó el círcu­lo vi­cio­so.

Y se que­jó:

-Hay tam­bién cua­dra­dos vi­cio­sos, y rom­bos, y tra­pe­cios vi­cio­sos. ¿Por qué en­ton­ces se ha­bla só­lo de los círcu­los vi­cio­sos?

Intervino en eso el trián­gu­lo:

-Yo tam­bién pro­tes­to. En cues­tión de se­xo a una re­la­ción pe­ca­mi­no­sa se le lla­ma “trián­gu­lo”. ¿Aca­so ten­go yo la cul­pa de lo que ha­cen los hom­bres y de lo que las mu­je­res ha­cen? No se de­be­ría usar mi nom­bre así, en ma­la par­te.

El cua­dra­do, el rom­bo y el tra­pe­cio iban tam­bién a pro­tes­tar por al­go. El vo­ce­río que se hi­zo, sin em­bar­go, im­pi­dió que sus pro­tes­tas se es­cu­cha­ran. El cla­mor si­gue, sin em­bar­go.

Co­mo se ve, la Geo­me­tría no es tan abu­rri­da co­mo la ha­cen pa­re­cer los geó­me­tras. Tam­bién en ese mun­do ma­te­má­ti­co, de apa­ren­te pre­ci­sión, hay trián­gu­los y círcu­los vi­cio­sos, igual que en el im­pre­ci­so mun­do que ha­bi­ta­mos los hu­ma­nos.

¡Has­ta ma­ña­na!... “. Nue­va­men­te.”.

Si se po­ne en su lu­gar, por la for­ma en que se es­cri­be, ese tér­mino des­cri­be a una men­te sin u.

Tre­men­do sus­to se lle­vó el ope­ra­dor de un ca­mión de car­ga, ya que jus­to en el mo­men­to en que efec­tua­ba una ma­nio­bra pa­ra es­ta­cio­nar­se, la par­te tra­se­ra de su vehícu­lo vir­tual­men­te fue tra­ga­da por el sub­sue­lo que­dan­do en po­si­ción in­cli­na­da, en el per­can­ce por suer­te no hu­bo per­so­nas le­sio­na­das, so­lo una enor­me ex­pec­ta­ción por ver la for­ma en có­mo que­dó la uni­dad de car­ga.

Fue apro­xi­ma­da­men­te al fi­lo de las 10:30 ho­ras cuan­do un ca­mión ma­te­ria­lis­ta pro­pie­dad de la em­pre­sa SANVER, mar­ca Mer­ce­des Benz, co­lor blan­co y con pla­cas de cir­cu­la­ción XS-78-594 del es­ta­do de Ve­ra­cruz, se hun­dió lue­go que por el pe­so de los sa­cos de ce­men­to que trans­por­ta­ba, apa­ren­te­men­te mo­ti­vó que se frac­tu­ra­ra la pla­ca de con­cre­to que for­ma­ban par­te del estacionamiento de la pla­za co­mer­cial San Ro­mán ubi­ca­do en la co­lo­nia San­ta Fe.

El fuer­te es­truen­do mo­ti­va­do por la frac­tu­ra de la pla­ca de con­cre­to y el hun­di­mien­to del ca­mión, hi­zo que ha­bi­tan­tes sa­lie­ran de sus ca­sas, se cree el enor­me so­ca­vón de unos 2 me­tros de pro­fun­di­dad y 6 de an­cho, son cau­sa­dos por la ero­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.