En ple­na era Trump,

El gru­po de jor­na­le­ros alis­ta su via­je a EU, don­de tra­ba­ja­rá en la siem­bra y co­se­cha de to­ma­te; du­ran­te 2017 el nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de la mano de obra me­xi­ca­na ca­si se ha du­pli­ca­do res­pec­to a la ci­fra del año pa­sa­do

Milenio Tamaulipas - - México - Con in­for­ma­ción de: Óscar Ro­drí­guez

Ape­sar de la llegada de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, el no ha ter­mi­na­do pa­ra al­gu­nos mexicanos… al me­nos no pa­ra un gru­po de 56 cam­pe­si­nos de Oa­xa­ca, que en mar­zo tra­ba­ja­rá en la siem­bra y co­se­cha de to­ma­te en Mia­mi, Florida.

El gru­po no via­ja co­mo la ma­yo­ría de los mi­gran­tes a te­rri­to­rio es­ta­du­ni­den­se. No ten­drá que sor­tear un mu­ro o el río Bra­vo; los jor­na­le­ros tam­po­co ca­mi­na­rán du­ran­te ho­ras por el de­sier­to, no se­rán víc­ti­mas de los po­lle­ros o del crimen or­ga­ni­za­do. Ellos cru­za­rán la fron­te­ra de for­ma le­gal, ya que fue­ron se­lec­cio­na­dos co­mo par­te de un con­ve­nio en­tre el go­bierno fe­de­ral y la em­pre­sa Lip­man Pro­du­ce.

Do­nald Trump tam­po­co re­pre­sen­ta una ame­na­za pa­ra ese gru­po. El Ser­vi­cio Na­cio­nal del Empleo —área de­pen­dien­te de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo fe­de­ral y en­car­ga­da del pro­yec­to— se­ña­la que en 2017 ca­si se du­pli­có el nú­me­ro de so­li­ci­tu­des de Es­ta­dos Uni­dos de mano de obra de Oa­xa­ca, res­pec­to al año pa­sa­do.

Por ello, los cam­pe­si­nos de las ocho re­gio­nes que con­for­man la en­ti­dad tra­ba­ja­rán en el ve­cino país del nor­te de tres a ocho me­ses, de­pen­dien­do de su ren­di­mien­to y de las ne­ce­si­da­des de la com­pa­ñía.

En mar­zo via­ja­rá el pri­mer gru­po de cam­pe­si­nos, en abril el se­gun­do y en ma­yo se irá el res­to.

A pe­sar de te­ner sus do­cu­men­tos en or­den, al­gu­nos re­co­no­cen te­ner mie­do de las po­lí­ti­cas an­ti­mi­gran­tes de Trump; sin em­bar­go, ase­gu­ran que va­le la pe­na arries­gar­se pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da: ga­na­rán más di­ne­ro por una ho­ra de tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos que por to­do un día en Oa­xa­ca.

Y es que los cam­pe­si­nos, de en­tre 23 y 40 años, viven en con­di­cio­nes pre­ca­rias en agen­cias mu­ni­ci­pa­les, lo­ca­li­da­des o ba­rrios de la Mix­te­ca, la sie­rra, o el its­mo.

Por eso, sa­ben que ir a EU —a pe­sar de se­pa­rar­se de sus fa­mi­lias— sig­ni­fi­ca la opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar su vi­da por com­ple­to. Adán tie­ne 25 años, vi­ve con su es­po­sa y su hijo en una ca­sa hu­mil­de en la lo­ca­li­dad de San Fran­cis­co Co­tahuixtla, en el mu­ni­ci­pio de San­tia­go Na­cal­te­pec, a ca­si dos ho­ras de la ca­pi­tal oa­xa­que­ña.

Lle­gar a ese mu­ni­ci­pio no es com­pli­ca­do, ya que se lo­ca­li­za a un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra. Pe­ro dar con el ran­cho, co­mo lo lla­ma Adán, es dis­tin­to: so­lo hay una ru­ta pa­ra el ba­rrio El Cha­mi­zal, don­de re­si­de. Se tra­ta de un ca­mino de te­rra­ce­ría que mu­chas ve­ces es­tá blo­quea­do por mu­las y ca­ba­llos.

Po­cos vehícu­los y mo­to­ci­cle­tas, so­bre to­do, tran­si­tan por el rum­bo. La ga­so­li­na so­lo se puede com­prar en el mu­ni­ci­pio ve­cino de San Fran­cis­co Te­lixtlahua­ca, a 40 mi­nu­tos de dis­tan­cia, cuen­ta Ru­bí, es­po­sa de Adán.

De su fa­mi­lia he­re­dó el ofi­cio. Son pro­pie­ta­rios de las tie­rras que tra­ba­jan en esa re­gión de La Ca­ña­da, un par de hec­tá­reas a 10 mi­nu­tos de su ca­sa ca­mino aba­jo, en las que cul­ti­van to­ma­te, du­razno y fri­jol, que ven­den a los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad pa­ra ganar di­ne­ro.

Otra par­te de los pro­duc­tos la tras­la­dan a una ver­du­le­ría de la ca­pi­tal, don­de tra­ba­ja uno de sus tíos.

“Las ga­nan­cias son va­ria­bles”, cuen­ta el úni­co cam­pe­sino de la re­gión de La Ca­ña­da se­lec­cio­na­do pa­ra ir a Es­ta­dos Uni­dos. Adán y su fa­mi­lia de­pen­den de la llu­via pa­ra co­se­char sus pro­duc­tos, en ca­so con­tra­rio las pér­di­das son mu­chas, igual de do­lo­ro­sas en tiem­po y re­cur­sos.

Pe­ro él ya pien­sa en otra co­sa. En Oa­xa­ca un jor­na­le­ro ga­na má­xi­mo 150 pe­sos por un día de tra­ba­jo. En Es­ta­dos Uni­dos la ho­ra se pa­ga­rá mí­ni­mo en po­co más de 11 dó­la­res (220 pe­sos apro­xi­ma­da­men­te al ti­po de cam­bio de es­tas fechas).

Los be­ne­fi­cios de tra­ba­jar en tie­rras es­ta­du­ni­den­ses no so­lo se­rán por ganar en dó­la­res, Adán tam­bién apren­de­rá las téc­ni­cas de siem­bra, cul­ti­vo y co­se­cha del to­ma­te pa­ra apli­car­las en sus tie­rras.

Él sa­be lo que pa­sa en Es­ta­dos Uni­dos en cues­tión mi­gra­to­ria, pe­ro eso no lo in­quie­ta; al con­tra­rio, ase­gu­ra sen­tir­se “or­gu­llo­so” de ir­se al “otro la­do” a tra­ba­jar:

“¿Preo­cu­pa­ción? Pues no, nin­gu­na, por­que uno va le­gal­men­te… si nos lle­ga­ran a aga­rrar, en­se­ña­mos nues­tros do­cu­men­tos y nos vuel­van a de­jar ir”, re­fie­re.

Su fa­mi­lia, en cam­bio, no es tan op­ti­mis­ta, pe­ro coin­ci­de con él en que el sa­cri­fi­cio de se­pa­rar­se va­le la pe­na con tal de me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da.

“Sí, me da mie­do, por­que el pre­si­den­te de allá es ra­cis­ta, no nos quie­re a los mexicanos , pe­ro lo pen­sa­mos mu­cho y es por nues­tro be­ne­fi­cio y, so­bre to­do, pa­ra que el ni­ño que te­ne­mos no su­fra las mis­mas ca­ren­cias que no­so­tros”, ex­pli­ca Ru­bí.

Quien tam­bién tie­ne mie­do es Pa­blo, el úl­ti­mo de los cam­pe­si­nos oa­xa­que­ños se­lec­cio­na­dos por Lip­man Pro­du­ce.

Su in­quie­tud ra­di­ca en los días li­bres que ten­drá pa­ra sa­lir adon­de quie­ra.

“Ya es­tan­do allá no sé qué nos va­yan a de­cir o ha­cer. Los que nos hi­cie­ron la en­tre­vis­ta (de tra­ba­jo) nos di­je­ron que co­mo va­mos a lle­var to­dos los pa­pe­les, nos van a tra­tar igual que a ellos (otros tra­ba­ja­do­res), pe­ro quién sa­be”.

Pa­blo tie­ne 40 años, vi­ve en el mu­ni­ci­pio de San­ta Ma­ría At­zom­pa, pe­ro tra­ba­ja co­mo jor­na­le­ro en las tie­rras de su her­mano, en la lo­ca­li­dad de Gua­da­lu­pe Hi­dal­go del mu­ni­ci­pio de San Lo­ren­zo Ca­cao­te­pec.

Su vi­da ha si­do com­pli­ca­da. So­lo pu­do ter­mi­nar la pri­ma­ria y des­de ha­ce 10 años se de­di­ca al cam­po.

Pa­blo sa­be que ir a Mia­mi es la opor­tu­ni­dad más im­por­tan­te que ha te­ni­do y ex­pre­sa con fir­me­za: “quie­ro ha­cer­lo bien pa­ra po­der re­gre­sar”.

Y es que si los pa­tro­nes es­tán con­for­mes con el tra­ba­jo de los jor­na­le­ros, la em­pre­sa puede con­tra­tar­los de nue­va cuen­ta el año en­tran­te.

Pa­blo se en­te­ró del con­ve­nio por un ami­go que ya ha tra­ba­ja­do en el cam­po es­ta­du­ni­den­se y sa­be que puede cam­biar su vi­da. Él, in­clu­so, ya sa­be qué ha­rá con el di­ne­ro de su sue­ño ame­ri­cano: “Yo ren­to y ne­ce­si­to ha­cer mi ca­sa”.

Cru­za­rán la fron­te­ra de for­ma le­gal; son par­te de un pac­to en­tre el go­bierno y Lip­man Pro­du­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.