De 28 pre­si­den­cia­bles, so­lo seis po­si­bles

Milenio Tamaulipas - - México - Ri­car­do Ale­mán

A 473 días de la elec­ción pre­si­den­cial de 2018, ya se rom­pie­ron to­das las mar­cas de pre­can­di­da­tos ano­ta­dos pa­ra la con­tien­da.

Has­ta hoy han al­za­do la mano un to­tal de 28 “sus­pi­ran­tes”, 22 de ellos con una cla­ra per­te­nen­cia par­ti­dis­ta, seis que di­cen que la bus­ca­rán por la vía in­de­pen­dien­te y so­lo uno de ellos que tie­ne ase­gu­ra­da la can­di­da­tu­ra des­de que creó su pro­pio par­ti­do.

El fe­nó­meno iné­di­to lle­va a la pre­gun­ta obli­ga­da. ¿Por qué la fie­bre de pre­si­den­cia­bles?

Unos dice que es re­fle­jo na­tu­ral del me­xi­cano: “Un can­di­da­to pre­si­den­cial en ca­da hijo te dio”. Otros creen que se tra­ta de una fie­bre que —al fi­nal— po­dría pi­car a me­dio cen­te­nar de “sus­pi­ran­tes”. Y los más aven­tu­ra­dos se­ña­lan que la elec­ción de Do­nald

Trump —en Es­ta­dos Uni­dos— con­fir­mó que “has­ta el más idio­ta, ig­no­ran­te y des­in­for­ma­do se puede con­ver­tir en can­di­da­to y lue­go en pre­si­den­te”.

Co­mo sea, a es­tas alturas ya re­co­rren el país mu­chos de los 28 que creen te­ner una po­si­bi­li­dad co­mo “sus­pi­ran­tes” pre­si­den­cia­les, en tan­to que mu­chos otros pre­pa­ran su lan­za­mien­to en los me­ses por ve­nir. Y es que la “dia­rrea” de pre­si­den­cia­bles es­tá le­jos de ter­mi­nar.

Sin em­bar­go —y a pe­sar del ele­va­do nú­me­ro de “pre­ten­sos”—, lo cier­to es que aque­llos con po­si­bi­li­da­des rea­les de ser can­di­da­tos for­ma­les y de apa­re­cer en la bo­le­ta de ju­nio de 2018 no pa­sa de cin­co. El res­to — en su ma­yo­ría— son opor­tu­nis­tas y vi­vi­do­res que han vis­to en la as­pi­ra­ción pre­si­den­cial un es­ca­pa­ra­te “bus­ca cham­ba”.

Co­mo sa­ben, el úni­co can­di­da­to seguro —y cu­ya can­di­da­tu­ra es ile­gal e ile­gí­ti­ma— se lla­ma Andrés Ma­nuel Ló­poz Obra­dor.

Tam­bién es el “can­di­da­to pre­si­den­cial fre­cuen­te”; va por su ter­ce­ra pos­tu­la­ción. Otro ca­so “fre­cuen­te” es Cuauh­té­moc Cár­de­nas, quien va por la cuar­ta pos­tu­la­ción, sea in­de­pen­dien­te, sea por el PRD.

Otro iné­di­to se­ría la po­si­bi­li­dad de que

Cár­de­nas y Obra­dor se en­fren­ten en la pre­si­den­cial de 2018, ya que son pa­dre e hijo po­lí­ti­co. El cho­que se­ría ti­tá­ni­co. Los dos son se­rios asd­ver­sa­rios y rea­les con­ten­dien­tes. Hoy por hoy AMLO en­ca­be­za to­das las en­cue­tas por una ra­zón na­tu­ral. Es el úni­co as­pi­ran­te seguro. Las co­sas cam­bia­rán cuan­do to­dos los can­di­da­tos es­tén en cam­pa­ña. Por lo pron­to, mu­chos bo­bos de la po­lí­ti­ca y la em­pre­sa ya ven­den su al­ma al —dia­blo— ta­bas­que­ño. El tiem­po los de­sen­ga­ña­rá.

En el PRI el nú­me­ro de can­di­da­tos has­ta hoy en­lis­ta­dos es de nue­ve: Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, Eru­viel Ávila, Luis Vi­de­ga­ray, Man­lio Fa­bio Bel­tro­nes, Au­re­lio Nu­ño, Jo­sé An­to­nio Mea­de, Ivon­ne Or­te­ga, Jo­sé Cal­za­da y Jo­sé Na­rro. Mu­chos en­lis­ta­dos, pe­ro po­cos con po­si­bi­li­da­des rea­les.

Lo cier­to es que so­lo tres tie­nen po­si­bi­li­da­des rea­les —en ese or­den—, Mi­guel Án­gel Oso­rio Chong, Eru­viel Ávila y Luis Vi­de­ga­ray, el res­to jue­gan el jue­go del po­der. En el PAN la his­to­ria no es muy dis­tin­ta. La lis­ta de pre­ten­sos es de seis: Mar­ga­ri­ta Za­va­la, Ri­car­do Ana­ya, Ra­fael Mo­reno Va­lle, Er­nes­to Ruf­fo Ap­pel, Mi­guel Már­quez Már­quez y Ja­vier Co­rral.

A pe­sar de la abun­dan­cia de nom­bres, las po­si­bi­li­da­des rea­les so­lo las tie­ne Mar­ga­ri­ta Za­va­la, la úni­ca fi­gu­ra ca­paz de ha­cer fren­te a Andrés Ma­nuel Ló­pez

Obra­dor. Y es que fren­te al enojo de mu­chos ciu­da­da­nos por la ma­la ac­tua­ción de la cla­se po­lí­ti­ca, to­dos los enoja­dos que no ven a AMLO co­mo al­ter­na­ti­va, ven a Mar­ga­ri­ta Za­va­la co­mo una bue­na op­ción.

Ri­car­do Ana­ya, el pre­si­den­te na­cio­nal del PAN, po­dría ser un buen can­di­da­to, pe­ro no pa­sa­ría de eso. ¿Por qué? Por­que se tra­ta de un li­de­raz­go pro­duc­to de los fe­nó­me­nos me­diá­ti­cos, un glo­bo in­fla­do a gol­pes de spot. Y Ra­fael Mo­reno Va­lle es otro in­ven­to del de­rro­che que pron­to po­dría ser de­rri­ba­do y has­ta en­via­do a la bo­de­ga del tra­je de ra­yas.

En el PRD el úni­co con po­si­bi­li­da­des rea­les se lla­ma Mi­guel Man­ce­ra, si es que fi­nal­men­te se lanza co­mo in­de­pen­dien­te, apo­ya­do por un fren­te am­plio. El res­to de sus­pi­ran­tes na­da tie­nen que ha­cer: Gra­co

Ra­mí­rez y Sil­vano Au­reo­les.

Tam­bién es lar­ga la lis­ta de in­de­pen­dien­tes. El úni­co con po­si­bi­li­da­des rea­les es Jor­ge Cas­ta­ñe­da, el afa­no­so ex can­ci­ller; el res­to, Jai­me Ro­drí­guez Cal­de­rón, Pe­dro Fe­rriz, Ge­rar­do Fer­nan­do No­ro­ña, el ge­ne­ral en re­ti­ro Mau­ri­cio

Ávila y Ar­man­do Ríos Pi­ter. Y por úl­ti­mo apa­re­cen En­ri­que Al­fa­ro, quien po­dría ser can­di­da­to por Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, y Ga­briel Qua­dri, por el Pa­nal. ¡Ha­gan sus apues­tas, se­ño­res!

Al tiem­po.

JE­SÚS QUINTANAR

Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y Cuauh­té­moc Cár­de­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.