La en­sa­la­da de Man­ce­ra

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - ES­TE­BAN ILLADES Twit­ter: @es­te­ba­n_is Fa­ce­book: /illa­de­ses­te­ban

Esta se­ma­na el equi­po de co­mu­ni­ca- ción so­cial de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra co­men­zó a di­fun­dir una se­rie de seis spots re­la­cio­na­dos con su quin­to In­for­me de go­bierno. En to­dos ellos se bus­ca mos­trar a Man­ce­ra co­mo un ciu­da­dano más, ale­ja­do de to­do aque­llo que el vo­tan­te po­ten­cial per­ci­be co­mo “po­lí­ti­ca”.

En un anun­cio, por ejem­plo, Man­ce­ra pre­pa­ra una en­sa­la­da a un gru­po de ami­gos, que lo pri­me­ro que le men­cio­nan son las que­jas de los ciu­da­da­nos ante su ges­tión. Man­ce­ra res­pon­de en­lis­tan­do lo que per­ci­be co­mo sus lo­gros, en­tre ellos que la ca­pi­tal aho­ra se lla­ma Ciu­dad de Mé­xi­co y tie­ne Cons­ti­tu­ción. Au­sen­te de la plá­ti­ca es­tá el he­cho de que la Cons­ti­tu­ción ha si­do im­pug­na­da por di­ver­sos órganos y que pro­ba­ble­men­te no so­bre­vi­va o apor­te na­da en su for­ma ac­tual, es­to des­pués de que se gas­ta­ron más de 300 mi­llo­nes de pe­sos pú­bli­cos en su crea­ción.

En otro, di­fun­di­do por las re­des so­cia­les de Eco­bi­ci, el sis­te­ma pú­bli­co de bi­ci­cle­tas de la ciu­dad, Man­ce­ra va en un au­to­mó­vil mien­tras ob­ser­va le­tre­ros que se­ña­lan, otra vez, lo que per­ci­be co­mo sus lo­gros. En es­te ca­so pre­su­me una red de eco­bi­cis eléc­tri­cas, que to­da­vía no se ins­ta­la, pe­ro que ya se pre­sen­ta co­mo éxi­to. El vi­deo no men­cio­na que ba­jo su man­da­to la ex­pan­sión del programa ha si­do la me­nor des­de su crea­ción.

Así el res­to. En va­rios des­ta­ca que las per­so­nas que ro­dean al je­fe de Go­bierno son hom­bres y mu­je­res blan­cos, de cla­se me­dia al­ta —un spot se lle­va a ca­bo en lo que ase­me­ja un gim­na­sio pri­va­do, por ejem­plo—, en opo­si­ción a la ma­yo­ría de po­bla­ción que go­bier­na.

Y en to­dos los anun­cios los lo­gros son igual de pau­pé­rri­mos. Pa­ra cin­co años de go­bierno, pre­su­mir el to­da­vía inexis­ten­te au­men­to de una red de bi­cis, el cam­bio de nom­bre de una ciu­dad o una ca­rre­ra anual es tri­vial fren­te a los gran­des pro­ble­mas que han apa­re­ci­do o cre­ci­do ba­jo su man­da­to.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los spots que pre­sen­tan a Man­ce­ra co­mo al­guien cer­cano a los ca­pi­ta­li­nos lo que ha­cen es des­cu­brir­lo co­mo al­guien com­ple­ta­men­te ale­ja­do de la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.