Hi­llary Clin­ton: ¿qué pa­só?

Milenio Tamaulipas - - Estado Y Región - Hum­ber­to Zu­ri­ta Era­ña zu­ri­ta_­mi­le­nio@hot­mail.com Twit­ter: @Bet­toZE

El 8 de no­viem­bre de 2016, los nor­te­ame­ri­ca­nos emi­tie­ron su vo­to en una de las elec­cio­nes más com­pe­ti­das de los Es­ta­dos Uni­dos. Hi­llary Clin­ton, la bri­llan­te abo­ga­da, la ex primera da­ma, ex se­na­do­ra por Nue­va York, pa­re­cía per­fi­lar­se a rom­per ese te­cho de cris­tal que no ha per­mi­ti­do a una mu­jer ocu­par la ofi­ci­na oval de la Ca­sa Blan­ca.

El ca­ris­má­ti­co pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma pa­re­cía ser un buen pun­to de apo­yo pa­ra la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, pe­ro al­go ocu­rría en la lar­ga pre­cam­pa­ña y lue­go en la cam­pa­ña.

Hi­llary pre­sen­tó en días pa­sa­dos su li­bro ti­tu­la­do “What hap­pe­ned”, su vi­sión de la cam­pa­ña que va más allá de las tra­di­cio­na­les me­mo­rias de per­so­na­jes po­lí­ti­cos, por­que in­clu­ye una fuer­te au­to­crí­ti­ca y des­li­za un ajus­te de cuen­tas acu­san­do a ad­ver­sa­rios in­ter­nos y ex­ter­nos que tu­vie­ron un pa­pel de­ter­mi­nan­te en su de­rro­ta.

Lo que más lla­ma la aten­ción de su re­la­to, y que de­be­mos de re­vi­sar con de­te­ni­mien­to a unos me­ses de que se reali­ce en nues­tro país un pro­ce­so elec­to­ral tan im­por­tan­te co­mo lo es la cam­pa­ña pre­si­den­cial del 2018 y la elección del pró­xi­mo Con­gre­so de la Unión, es co­mo a ca­si un año de la elección, Hi­llary Clin­ton se­ña­la cla­ra­men­te co­mo una de las ra­zo­nes por las que per­dió el he­cho de ha­ber rea­li­za­do una cam­pa­ña tra­di­cio­nal, de po­lí­ti­cas muy pen­sa­das, de pro­pues­tas, mien­tras del otro la­do el en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump “ha­cía un reality show que azu­za­ba el re­sen­ti­mien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses de una for­ma im­pla­ca­ble”.

¿Qué pa­so en­ton­ces? Ella con­fie­sa que no en­ten­dió las de­man­das de su elec­to­ra­do, de los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les y de los obre­ros. Po­si­ble­men­te ese fue par­te de sus erro­res, pe­ro por otro la­do tam­bién hay que se­ña­lar que hu­bo gran­des erro­res de co­mu­ni­ca­ción que no le per­mi­tie­ron di­fun­dir co­rrec­ta­men­te su men­sa­je ni su pro­pues­ta.

De ca­ra al pro­ce­so elec­to­ral del pró­xi­mo año, es im­por­tan­te tam­bién des­ta­car la lec­ción de va­len­tía que plas­ma en su li­bro, al asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de los erro­res que se co­me­tie­ron du­ran­te su cam­pa­ña. Y de­ja ahí, en una es­pe­cie de tes­ta­men­to po­lí­ti­co, por­que ase­gu­ra que no volverá a ser can­di­da­ta a nin­gún car­go, su le­ga­do, que es ha­ber com­pe­ti­do por la pre­si­den­cia de su país, rom­pien­do pa­ra­dig­mas ¿no cree Us­ted?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.