Del Ma­zo y las ba­ta­llas de Pe­ña Nie­to

Ha­ce seis años, el PRI del Edo­mex se hi­zo del po­der na­cio­nal des­de la opo­si­ción; el Pre­si­den­te te­jió una alian­za am­plia en los es­ta­dos y mu­chos de los go­ber­na­do­res aho­ra per­se­gui­dos o cues­tio­na­dos fue­ron sus in­tere­sa­dos ad­he­ren­tes

Milenio Tamaulipas - - Al Frente -

Fi­nal­men­te to­mó po­se­sión Al­fre­do del Ma­zo. Tran­si­tó por cam­po mi­na­do. No fue una can­di­da­tu­ra sen­ci­lla, me­nos la cam­pa­ña. El priis­mo del Es­ta­do de Mé­xi­co ce­rró fi­las en torno al can­di­da­to del Pre­si­den­te. El Ver­de, Nue­va Alian­za y En­cuen­tro So­cial hi­cie­ron su parte. Mu­cho tu­vo que ver Eru­viel y su círcu­lo cer­cano. Se hi­zo to­do pa­ra ga­nar una elec­ción su­ma­men­te com­pli­ca­da. El acier­to, el ac­ci­den­te y el error ajeno dio el triun­fo. En la im­pug­na­ción hu­bo de to­do, agra­vios cier­tos y otros in­ven­ta­dos, co­mo es el dis­pa­ra­te del fi­nan­cia­mien­to de OHL a la cam­pa­ña del PRI, pro­pa­la­do por el ex­tor­sio­na­dor y com­pra­do con fa­ci­li­dad por aque­llos pa­ra quie­nes to­do va­le, has­ta la ca­lum­nia cuan­do de gol­pear a Pe­ña Nie­to se tra­ta.

Ha­ce seis años, el PRI del Es­ta­do de Mé­xi­co se hi­zo del po­der na­cio­nal des­de la opo­si­ción. Pe­ña Nie­to te­jió una alian­za am­plia en los es­ta­dos. Mu­chos de los go­ber­na­do­res aho­ra per­se­gui­dos o cues­tio­na­dos fue­ron sus in­tere­sa­dos ad­he­ren­tes. Su can­di­da­tu­ra ha­ce seis años fue un pro­ce­so na­tu­ral y sin di­fi­cul­ta­des ma­yo­res; su aval an­te la no­men­cla­tu­ra priis­ta fue ha­ber ga­na­do la elec­ción del Es­ta­do de Mé­xi­co con ci­fras his­tó­ri­cas. Re­sol­vió sa­cri­fi­car a los su­yos pa­ra pro­mo­ver a Eru­viel Ávi­la, un can­di­da­to con fuer­za en los te­rri­to­rios de ma­yor di­fi­cul­tad. La in­clu­sión y el prag­ma­tis­mo al priis­mo cu­pu­lar fue la ofer­ta pro­pia y ten­ta­ción de sus in­ter­lo­cu­to­res. El pe­ca­do: la co­rrup­ción y la de­pre­da­ción del pre­su­pues­to.

La si­tua­ción aho­ra, des­de el po­der, es di­fe­ren­te. El am­bien­te an­ti­priis­ta es abru­ma­dor. No fue fá­cil ga­nar la en­ti­dad más po­bla­da y con am­plios sec­to­res agra­via­dos por la de­fi­cien­cia de la res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal an­te la in­se­gu­ri­dad y la ma­la ca­li­dad de ser­vi­cios. La can­di­da­tu­ra de Al­fre­do del Ma­zo fue una de­ci­sión de al­to ries­go.

Con Del Ma­zo, Pe­ña Nie­to apos­tó a ga­nar mu­chas ba­ta­llas: la elec­to­ral en su pro­pia en­ti­dad, la in­ter­na pa­ra ga­nar es­pa­cio en la su­ce­sión pre­si­den­cial, la pos­pre­si­den­cial con un go­ber­na­dor su­yo en el es­ta­do más po­de­ro­so del país y la na­cio­nal, ga­nán­do­le a Ló­pez Obra­dor. El priis­mo más tra­di­cio­nal es­pe­ra­ba la de­rro­ta y ser el que re­co­gie­ra los pla­tos su­cios ha­cién­do­se no so­lo de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, tam­bién de la di­rec­ción del PRI y con­se­cuen­te­men­te de las plu­ri­no­mi­na­les, can­di­da­tu­ras le­gis­la­ti­vas y las lo­ca­les. Pe­ña apos­tó to­do y ga­nó.

Dos son los per­de­do­res del triun­fo de Pe­ña Nie­to: el priis­mo tra­di­cio­nal y Ló­pez Obra­dor. Hay que de­cir que la elec­ción la per­dió Mo­re­na. Su can­di­da­ta ade­cua­da al mo­men­to y cir­cuns­tan­cia, aun­que con el far­do de lo que es­tá su­ce­dien­do en los mu­ni­ci­pios o de­le­ga­cio­nes go­ber­na­dos por Mo­re­na. La alian­za de la pro­fe­so­ra Del­fi­na con el SNTE gor­di­llis­ta fue una de­ci­sión de ries­go por ser con­tra­dic­to­ria a la pos­tu­ra tra­di­cio­nal de AMLO. El pe­ca­do de Ló­pez Obra­dor fue de so­ber­bia, arrin­co­nar a sus an­te­rio­res alia­dos con la má­xi­ma de con él o con la ma­fia del po­der, aho­ra o nun­ca.

El PRI se equi­vo­có se­ria­men­te en gol­pear pre­ma­tu­ra e inex­pli­ca­ble­men­te a Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta. Se­gu­ra­men­te pre­va­le­ció la agen­da per­so­nal de in­flu­yen­tes en el ma­ne­jo de in­for­ma­ción. De no ha­ber ha­bi­do la can­di­da­tu­ra de Juan Ze­pe­da y la con­fron­ta­ción de Ló­pez Obra­dor con él, la pro­fe­so­ra Del­fi­na hu­bie­ra ga­na­do con una con­si­de­ra­ble ven­ta­ja.

Pa­sa­dos los even­tos, Mo­re­na po­drá que­jar­se del fi­nan­cia­mien­to ile­gal o del des­plie­gue de re­cur­sos pú­bli­cos a la cam­pa­ña del PRI; si hay un po­co de au­to­crí­ti­ca se en­ten­de­rá que eso no fue lo que de­ci­dió la elec­ción, sino la so­ber­bia de AMLO fren­te al PRD y su can­di­da­to. Es una his­to­ria que se re­pi­te aho­ra con Ricardo Mon­real en Ciu­dad de Mé­xi­co. Si no se en­tien­de, Ló­pez Obra­dor es­tá pre­des­ti­na­do, una vez más, a per­der la Pre­si­den­cia cuan­do tie­ne la me­sa ser­vi­da.

El PRI vi­ve en la fan­ta­sía de una for­ta­le­za ine­xis­ten­te. La pér­di­da de vo­tos ha si­do la cons­tan­te des­de 2015 y los triun­fos han si­do pre­ca­rios, co­mo en el Es­ta­do de Mé­xi­co, o cla­ra­men­te tram­po­sos, co­mo Coahui­la. Oa­xa­ca, Si­na­loa, Tlax­ca­la y So­no­ra se die­ron des­de la opo­si­ción y ra­ti­fi­ca la te­sis de la di­fi­cul­tad de quien go­bier­na pa­ra re­pro­du­cir­se en el po­der. La asam­blea del PRI ra­ti­fi­có la con­di­ción del Pre­si­den­te co­mo el gran elec­tor en la de­fi­ni­ción de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. Es cier­to, hay uni­dad, pe­ro eso tam­po­co es su­fi­cien­te por­que la elec­ción se da an­te una so­cie­dad ca­da vez más de­man­dan­te, des­con­ten­ta y agra­via­da.

La nue­va geo­gra­fía del po­der an­ti­ci­pa, cual­quie­ra que sea el desen­la­ce en la elec­ción de 2018, que el Es­ta­do de Mé­xi­co se­rá un eje de la for­ta­le­za del PRI. Al­fre­do del Ma­zo que­da ex­pues­to a una pre­sión ma­yor y a una opor­tu­ni­dad a la de por sí com­pli­ca­da ta­rea de go­ber­nar la en­ti­dad más po­bla­da del país.

JOR­GE GON­ZÁ­LEZ

El me­xi­quen­se en­fren­ta una pre­sión ma­yor al go­ber­nar la en­ti­dad más po­bla­da del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.