Quie­ren 30 pro­fe­so­res vol­ver por in­se­gu­ri­dad

Es­tán la­bo­ran­do en Rey­no­sa, Ma­ta­mo­ros y Nue­vo La­re­do

Milenio Tamaulipas - - Estado Y Región - Lu­ce­ro Re­yes/Ciu­dad Ma­de­ro

Se pue­de aban­do­nar a una patria di­cho­sa y triun­fan­te. Pe­ro ame­na­za­da, des­tro­za­da y opri­mi­da no se le de­ja nun­ca; se le sal­va o se mue­re por ella”. Di­jo Ma­xi­mi­lien Ro­bes­pie­rre.

Y del gran Octavio Paz lee­mos: “¡Po­bres me­xi­ca­nos! Que ca­da 15 de septiembre gri­tan por un es­pa­cio de una ho­ra qui­zá pa­ra ca­llar el res­to del año”.

Hay tan­to que gri­tar. Tan­to que exi­gir. Y lo úni­co que pue­de le­gi­ti­mar el ai­ra­do re­cla­mo de los me­xi­ca­nos, es desa­rro­llar con­gruen­cia en­tre lo que se exi­ge y lo que se da. No es vo­ci­fe­ran­do en las re­des so­cia­les có­mo se pro­du­ce el cam­bio. Nos es­ta­mos con­su­mien­do con “fue­go ami­go”. Eso pa­sa cuan­do se cru­ci­fi­ca a al­guien a sus es­pal­das, par­tien­do de su­po­si­cio­nes. Cuan­do en­lo­da­mos al am­pa­ro de la co­bar­día y del ano­ni­ma­to.

No hay na­da más an­ti­pa­trio­ta, que un me­xi­cano po­nién­do­le pie­dras en el ca­mino a otro me­xi­cano. De­nos­tan­do al ve­cino. Echan­do la ba­su­ra a su pa­tio y a su ban­que­ta.

Más allá de ir a ver los fue­gos pi­ro­téc­ni­cos y gri­tar loas a los hé­roes pa­trios, ne­ce­si­ta­mos de­jar de ti­rar la­tas por las ven­ta­ni­llas del co­che. Po­zo­le, tos­ta­das y cer­ve­zas no ha­cen a la Patria. Ban­que­tas y pa­tios más lim­pios sí. Per­so­nas más pru­den­tes y edu­ca­das, que ma­ne­jan sin blo­quear los cru­ce­ros cuan­do hay fi­las de co­ches, sí.

El sen­ti­do del pa­trio­tis­mo es el res­pe­to por los más dé­bi­les. Se no­ta en quie­nes no se es­ta­cio­nan en ca­jo­nes azu­les,y va­lo­ran la di­cha in­men­sa de es­tar sa­nos, por­que son sen­si­bles a las di­fi­cul­ta­des de los que no lo es­tán. Cuan­do te es­ta­cio­nas bien y ca­mi­nas a la puer­ta de la es­cue­la de tus hi­jos, pa­ra no pa­rar­te en do­ble fi­la.

El sen­ti­do del pa­trio­tis­mo se ha­rá pre­sen­te, cuan­do la gen­te de­je de arro­jar ba­su­ra a los ca­na­les… y dis­mi­nuir las inun­da­cio­nes que afec­tan su pro­pia ca­sa. Cuan­do con­mi­na­mos al ve­cino a que no lo ha­ga. Cuan­do en­se­ña­mos a nues­tros hi­jos, no só­lo a ale­jar­se de las ma­las amis­ta­des, sino a tra­tar de ha­cer al­go por ellas. Cuan­do de­je­mos la in­di­fe­ren­cia an­te el de­li­to que afec­ta a ter­ce­ros.

Cuan­do al in­te­rior de nues­tras pro­pias fa­mi­lias cam­bie­mos, y sea­mos per­so­nas más dig­nas, ten­dre­mos go­bier­nos y po­li­cías más dig­nos. Y ten­dre­mos la con­gruen­cia pa­ra po­der gri­tar “Vi­va Mé­xi­co”.m

Son 30 maes­tros de Ciu­dad Ma­de­ro que se en­cuen­tran en la fron­te­ra, uno de los mo­ti­vos por los que quie­ren re­gre­sar, es por la in­se­gu­ri­dad, se­ña­ló el coor­di­na­dor 11 del SNTE, Éd­gar Nel­son Áva­los Do­mín­guez.

In­di­có que es­ta si­tua­ción por el mo­men­to es im­po­si­ble, ya que pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio que los do­cen­tes cum­plan con un pe­rio­do de dos años de in­duc­ción y des­pués de es­to en­trar a un pro­ce­so de per­mu­ta y que pue­dan re­gre­sar a sus lu­ga­res de ori­gen, ya que es al­go que mar­ca la ley.

“La fa­mi­lia y los he­chos vio­len­tos, es lo que ha­ce que los maes­tros pi­dan cam­bios y quie­ran re­gre­sar a sus lu­ga­res de ori­gen, es­ta­mos ha­blan­do de al­re­de­dor de trein­ta maes­tros los que son de Ciu­dad Ma­de­ro, pe­ro la ver­dad es que tam­bién son más los que se en­cuen­tran en otras lo­ca­li­da­des de la en­ti­dad”, in­di­có.

Men­cio­nó que has­ta el mo­men­to no ha re­ci­bi­do de al­gún re­por­te de maes­tros que ha­yan pa­sa­do por al­gu­na si­tua­ción de ries­go, ya que ellos se en­cuen­tran en­fo­ca­dos a sus ta­reas, ade­más que la se­gu­ri­dad es su­fi­cien­te con la que brin­da el es­ta­do.

De es­ta ma­ne­ra de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad que im­pe­ra en mu­ni­ci­pios co­mo Rey­no­sa, Ma­ta­mo­ros, Nue­vo La­re­do, des­car­tó que ha­ya maes­tros que ha­yan re­nun­cia­do por esa si­tua­ción, “ellos han es­ta­do obe­de­cien­do y han es­ta­do tra­ba­jan­do”.

De­bi­do a es­ta si­tua­ción en el es­ta- do exis­te un to­tal de 300 maes­tros que han so­li­ci­ta­do su tras­la­do a otras lo­ca­li­da­des de Ta­mau­li­pas, los cua­les re­pre­sen­tan un 15 por cien­to de to­dos los do­cen­tes que hay en la en­ti­dad, dio a co­no­cer Ri­go­ber­to Guevara Váz­quez, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral la Sec­ción 30 del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción en Ta­mau­li­pas.

De es­ta ma­ne­ra el lí­der re­sal­tó el pro­fe­sio­na­lis­mo de los do­cen­tes, ya que acu­den a don­de sean en­via­dos, sin im­por­tar las con­di­cio­nes en las que de­ban la­bo­rar, pues cuen­tan con una cul­tu­ra de es­fuer­zo.

Aun­que tam­bién lan­zó un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, pa­ra que ga­ran­ti­cen la in­te­gri­dad de los maes­tros que se en­cuen­tran la­bo­ran­do en esas zo­nas, sin que ha­ya ci­fras de per­so­nas del ma­gis­te­rio que ha­yan si­do víc­ti­mas de la vio­len­cia de esos mu­ni­ci­pios.

Ca­be men­cio­nar que de­bi­do al cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal que ha su­fri­do la zo­na de la fron­te­ra, de­bi­do a la can­ti­dad de per­so­nas que ha ele­gi­do esa zo­na pa­ra vivir, es­te es el lu­gar don­de exis­te ma­yor ne­ce­si­dad de pro­fe­so­res, ya que hay alta de­man­da de alum­nos en di­ver­sos ni­ve­les edu­ca­ti­vos.

El lí­der sin­di­cal de Ciu­dad Ma­de­ro, sos­tu­vo que el go­bierno es­ta­tal, es­tá ha­cien­do lo pro­pio pa­ra re­gre­sar la tran­qui­li­dad a las fa­mi­lias no so­lo aque­lla re­gión, sino en to­da la en­ti­dad, por ello es que con­fían en que pron­to ter­mi­ne la si­tua­ción, pues los maes­tros son parte de la so­cie­dad que re­quie­re cer­ti­dum­bre.

Lí­der ma­gis­te­rial se­ña­la que no hay re­gis­tro de maes­tros que ha­yan re­nun­cia­do

YAZMÍN SÁN­CHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.