Pro­me­ter ju­ven­tud, ne­go­cio mi­llo­na­rio

So­lo en Mé­xi­co las em­pre­sas que ofre­cen pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do de la piel con­si­guie­ron ven­tas por 386 mdd en 2016

Milenio Tamaulipas - - Negocios - Mi­riam Ra­mí­rez/Mé­xi­co

Cuen­ta la le­yen­da que en 1513 Juan Pon­ce de León se em­bar­có en un via­je en bus­ca de un ma­nan­tial mi­la­gro­so que con­ver­tía a los vie­jos en jó­ve­nes: la Fuen­te de la Eter­na Ju­ven­tud. La odi­sea del con­quis­ta­dor es­pa­ñol fra­ca­só; sin em­bar­go, sir­vió pa­ra de­jar en cla­ro que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res es­tán dis­pues­tos a ha­cer cual­quier co­sa pa­ra evi­tar en­ve­je­cer.

Más de 500 años des­pués de di­cha tra­ve­sía no hay ras­tros de esa fa­mo­sa fuen­te, lo que sí hay es to­do un mer­ca­do de pro­duc­tos de cui­da­do pa­ra la piel que pro­me­ten “re­tra­sar el pa­so de los años”, el cual so­lo en Mé­xi­co cre­ció 7.2 por cien­to el úl­ti­mo año y al­can­zó un va­lor en ven­tas de 386 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún re­ve­lan da­tos de Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­cio­nal.

Es­te mer­ca­do es­tá com­pues­to por pro­duc­tos co­no­ci­dos po­pu­lar­men­te co­mo de “an­ti­en­ve­je­ci­mien­to” o “an­ti­edad”, los cua­les ayu­dan a des­va­ne­cer arru­gas y ali­sar oje­ras. Se pue­den en­con­trar cre­mas, con­cen­tra­dos, lo­cio­nes, es­cen­cias, am­po­lle­tas y sue­ros, en­tre mu­chos otros.

Sin ha­ber en­con­tra­do la Fuen­te de la Eter­na Ju­ven­tud, son tres com­pa­ñías las que do­mi­nan las ven­tas en es­te ru­bro eco­nó­mi­co, en­ca­be­za­das por Mary Kay, que tie­ne 11.1 por cien­to del mer­ca­do to­tal; Avon, con 9.5 gra­cias a mar­cas co­mo Re­new y Anew, y Ge­no­ma Lab, con 8.2 por cien­to a tra­vés de su lí­nea Ci­ca­tri­cu­re.

El uso de es­tos pro­duc­tos es un te­ma de­li­ca­do, por es­te mo­ti­vo, Ál­va­ro Pé­rez Ve­ga, co­mi­sio­na­do de Ope­ra­ción Sa­ni­ta­ria de la Co­mi­sión Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción Con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios (Co­fe­pris), se­ña­ló que son re­gu­la­dos por la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud y por el Re­gla­men­to de Con­trol Sa­ni­ta­rio de Pro­duc­tos y Ser­vi­cios. “Esas nor­mas in­di­can to­do lo que de­be cum­plir un pro­duc­to cos­mé­ti­co co­mo cre­mas que des­va­ne­cen arru­gas, o cual­quie­ra que es­té des­ti­na­do a mo­di­fi­car el olor na­tu­ral del cuer­po hu­mano, pre­ser­var o me­jo­rar la apa­rien­cia per­so­nal o que sim­ple­men­te se apli­que di­rec­ta­men­te en la piel”, re­fi­rió.

El re­pre­sen­tan­te de la Co­fe­pris ad­vir­tió que en di­cho re­gla­men­to exis­te un acuer­do que de­ter­mi­na las sus­tan­cias prohi­bi­das y res­trin­gi­das en la ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos de per­fu­me­ría y be­lle­za.

De­ta­lló que tam­bién se re­gu­lan sus in­gre­dien­tes, y se es­ta­ble­cen sus­tan­cias li­bres, prohi­bi­das y res­trin­gi­das. “Cuan­do la Co­fe­pris rea­li­za ac­cio­nes de vi­gi­lan­cia de­be cons­ta­tar el nom­bre, pu­bli­ci­dad, eti­que­ta­do y con­te­ni­do de los pro­duc­tos; si hay al­gún in­cum­pli­mien­to se pro­ce­de al ase­gu­ra­mien­to o al re­ti­ro”, in­di­có el co­mi­sio­na­do.

Mi­ra­da ex­tran­je­ra

El cre­ci­mien­to del mer­ca­do de pro­du­cos cos­mé­ti­cos, en es­pe­cí­fi­co de los de cui­da­do de la piel, ha atraí­do a fir­mas ex­tran­je­ras co­mo la es­ta­du­ni­den­se Ne­riu Ski­nCa­re, fi­lial de la ca­na­dien­se Ne­rium Bio­tec­no­logy, que con so­lo unos me­ses en Mé­xi­co pre­vé que en su pri­mer año re­gis­tre un cre­ci­mien­to en ven­tas de en­tre 12 y 13 por cien­to.

“El mer­ca­do me­xi­cano es uno de los más im­por­tan­tes del mun­do, es la puer­ta a Amé­ri­ca La­ti­na; ade­más el pro­duc­to vie­ne de la fron­te­ra norte de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra lle­gar al res­to del mun­do”, en­fa­ti­zó Mi­guel Án­gel Li­cea­ga, re­pre­sen­tan­te le­gal de Ne­rium Ski­nCa­re en Mé­xi­co. El di­rec­ti­vo des­ta­có que en su pri­me­ra eta­pa la com­pa­ñía con­tem­pla ope­rar a tra­vés de co­mer­cio elec­tró­ni­co; sin em­bar­go, su ob­je­ti­vo es a lar­go pla­zo, por lo que pla­nea su in­cur­sión a tra­vés de tien­das de­per­ta­men­ta­les y pun­tos de ven­ta pro­pios en cen­tros co­mer­cia­les. Li­cea­ga ade­lan­tó que de­pen­dien­do del com­por­ta­mien­to del pro­duc­to, se pla­nea el lan­za­mien­to de una nue­va cre­ma cor­po­ral en oc­tu­bre de es­te año. Ade­más, la em­pre­sa pre­vé ge­ne­rar en­tre 200 y 500 em­pleos di­rec­tos. Se­gún la com­pa­ñía, sus pro­duc­tos son re­sul­ta­do de una in­ves­ti­ga­ción pa­ra con­ba­tir el cán­cer di­ri­gi­da por Ro­bert New­man, quien tra­ba­jó con in­gre­dien­tes na­tu­ra­les co­mo la plan­ta

“Cuan­do Co­fe­pris vi­gi­la, cons­ta­ta nom­bre, pu­bli­ci­dad, eti­que­ta­do y con­te­ni­do; si hay al­gún mal, se pro­ce­de al ase­gu­ra­mien­to o al re­ti­ro”: fun­cio­na­rio.

de Ne­rium Olan­der, cu­yo éxi­to lle­vó a desa­rro­llar una lí­nea com­ple­ta de pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do de la piel.

“El pro­duc­to re­ju­ve­ne­ce­dor, de­bi­do a su ex­trac­to pa­ten­ta­do Nae-14, ha de­mos­tra­do ser efi­caz pa­ra la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar”, ase­gu­ró.

De­ta­lló que de 2010 a la fe­cha la co­mer­cia­li­za­ción de es­tos pro­duc­tos en Es­ta­dos Uni­dos as­cien­de a 100 mi­llo­nes de fras­cos.

Pro­ble­mas le­ga­les

Pre­vió a su in­cur­sión en Mé­xi­co, Ne­rium Ski­nCa­re bus­có a tra­vés de una alian­za con la fir­ma te­xa­na JU Pro­ducts la co­mer­cia­li­za­ción de sus pro­duc­tos en va­rios mer­ca­dos, por lo que crea­ron Ne­rium In­ter­na­tio­nal, de la cual te­nía 30 por cien­to de las ac­cio­nes.

Tras un año sin te­ner éxi­to en la ob­ten­ción de per­mi­sos, es­ta úl­ti­ma ini­ció los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes sin lo­grar­lo, pe­ro a la par Ne­rium In­ter­na­cio­nal lan­zó en Mé­xi­co pro­duc­tos pa­ra el cui­da­do la piel, por lo que ya in­ter­pu­so una de­man­da en su con­tra.

“Hay jui­cios in­ter­pues­tos en ca­si to­do el mun­do, pues la aso­cia­ción te­nía per­mi­ti­do —co­mer­cia­li­zar los pro­duc­tos— en ca­si cual­quier país, ex­cep­to en Cen­troa­mé­ri­ca”, de­ta­lló Li­cea­ga.

Aun­que aún tie­nen un es­ti­ma­do de las pér­di­das que es­ta su­pues­ta ac­ción re­pre­sen­ta pa­ra la com­pa­ñía, “a tra­vés del jui­cio, la em­pre­sa pi­de el pa­ro de ac­ti­vi­da­des no au­to­ri­za­das de Ne­rium Mar­ke­ting Mé­xi­co, fi­lial de Ne­rium In­ter­na­tio­nal, da­do que no tie­ne au­to­ri­za­ción pa­ra dis­tri­buir sus pro­duc­tos en Mé­xi­co. Ade­más pi­de el pa­go de in­de­mi­ni­za­ción por la can­ti­dad de uni­da­des ven­di­das”.

Al res­pec­to, Ra­fael Aven­da­ño, di­rec­tor ge­ne­ral de Ne­rium In­ter­na­tio­nal Mé­xi­co —em­pre­sa de­man­da­da—, con­fir­mó que la com­pa­ñía en­fren­ta di­cho con­flic­to le­gal; sin em­bar­go, no qui­so abun­dar en el te­ma.

No obs­tan­te, acep­tó ha­blar so­bre el sec­tor, des­ta­can­do que si se in­clu­yen los pro­duc­tos an­ti­edad, el ru­bro de cui­da­da­dos de la piel en Mé­xi­co tie­ne un va­lor de 31 mil mi­llo­nes de pe­sos.

De­ta­lló que el ca­nal de ven­ta di­rec­ta en el mer­ca­do me­xi­cano tie­ne un va­lor de 190 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, y es el me­dio por el cual co­mer­cia­li­zan sus pro­duc­tos de cui­da­do de la piel.

Ne­rium In­ter­na­tio­nal ope­ra en nue­ve paí­ses y es­tá en­tre las cin­co fi­mas más gran­des a es­ca­la mun­dial, di­jo Aven­da­ño.

De­ta­lló que en Mé­xi­co el mer­ca­do de cos­mé­ti­cos y cui­da­do per­so­nal tie­ne po­ten­cial por­que la ca­te­go­ría de be­lle­za y nu­tri­ción re­pre­sen­ta 70 por cien­to y por­que en tér­mi­nos de em­pren­di­mien­to, ocho de ca­da 10 me­xi­ca­nos es­tán dis­pues­tos a te­ner su pro­pio ne­go­cio.

“A pe­sar de que la com­pa­ñía no tie­ne en sus pla­nes cer­ca­nos la pro­duc­ción lo­cal de pro­duc­tos, sí pla­nea en un fu­tu­ro in­cluir el seg­men­to de nu­tri­ción”, in­for­mó.

En 2016 la fir­ma cre­ció 14 por cien­to a pe­sar de la de­va­lua­ción del pe­so fren­te al dó­lar y sin in­cre­men­ta­mos de pre­cios en los pro­duc­tos.

“He­mos te­ni­do un pri­mer se­mes­tre bas­tan­te po­si­ti­vo en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to; a par­tir de agos­to la com­pa­ñía re­du­jo los pre­cios de sus pro­duc­tos en apro­xi­ma­da­men­te 7.5 por cien­to pa­ra ge­ne­rar una apues­ta ha­cia el vo­lu­men y así fa­ci­li­tar el ac­ce­so de los pro­duc­tos a los dis­tri­bui­do­res”, ex­pre­só.

Al cie­rre de agos­to pa­sa­do la com­pa­ñía re­gis­tró un por­ta­fo­lio con sie­te pro­duc­tos diferentes.

Aven­da­ño sos­tu­vo que re­for­za­rán su lí­nea del cui­da­do de la men­te con dos pro­duc­tos nue­vos, es­pe­cí­fi­ca­men­te unos su­ple­men­tos ali­men­ti­cios que es­ta­rán dis­po­ni­bles al cie­rre del pró­xi­mo año. La com­pa­ñía cuen­ta con 10 mil dis­tri­bui­do­res a lo lar­go y an­cho del país.

Au­to­ri­dad

Ál­va­ro Pé­rez Ve­ga, co­mi­sio­na­do de Ope­ra­ción Sa­ni­ta­ria de la Co­fe­pris, in­di­có que pa­ra que una em­pre­sa que fa­bri­ca un pro­duc­to cos­mé­ti­co pue­da co­mer­cia­li­zar­lo y pu­bli­ci­tar­lo, de­be pre­sen­tar un avi­so de fun­cio­na­mien­to.

“Al ser un avi­so, es una no­ti­fi­ca­ción que se rea­li­za a la ac­ti­vi­dad sa­ni­ta­ria, la cual de­be te­ner el nom­bre del res­pon­sa­ble sa­ni­ta­rio de los pro­duc­tos y del re­pre­sen­tan­te le­gal, así co­mo el do­mi­ci­lio de la em­pre­sa y qué pro­duc­tos pre­ten­de co­mer­cia­li­zar y pa­ra qué”, de­ta­lló.

En cuan­to a pu­bli­ci­dad, men­cio­nó que és­ta de­be pre­sen­tar un avi­so de pri­va­ci­dad, pues pa­ra ello no se re­quie­re per­mi­so. Sin em­bar­go, es­tán su­je­tos a mo­ni­to­reo, con el que pue­den ser sus­pen­di­dos aque­llos pro­duc­tos que no cum­plan con lo que pro­me­ten.

“En in­ter­net he­mos ana­li­za­do y sus­pen­di­do 13 mil 31 pá­gi­nas elec­tró­ni­cas, de las cua­les 626 es­tán re­la­cio­na­das con cos­mé­ti­cos; 954 con pro­duc­tos hi­gié­ni­cos pa­ra el cui­da­do del cuer­po, y 41 con ar­tícu­los de em­be­lle­ci­mien­to.

El co­mi­sio­na­do ma­ni­fes­tó que en el ca­so de Ne­rium In­ter­na­cio­nal, se tie­ne una de­nun­cia in­ter­pues­ta en oc­tu­bre de 2016 por­que no se dio un re­sul­ta­do de acuer­do con las eti­que­tas, y aun­que di­cha de­nun­cia co­rre­pon­de a una ta­rea de la Pro­fe­co, por tra­tar­se de un da­ño al con­su­mi­dor, sí se reali­zó el ase­gu­ra­mien­to de seis pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y un su­ple­men­to ali­men­ti­cio. “Lo hi­ci­mos por­que en el eti­que­ta­do se uti­li­za­ban le­yen­das no per­mi­ti­das con el tér­mino “an­ti­edad”. Se lle­vó a ca­bo una des­truc­ción de pu­bli­ci­dad y de pro­duc­to ase­gu­ra­do, ac­tual­men­te el res­pon­sa­ble ha acre­di­ta­do la ve­ri­fi­ca­ción de la pu­bli­ci­dad, ha eli­mi­na­do la pa­la­bra “an­ti­edad” y el di­se­ño de eti­que­ta es­tá en eva­lua­ción. En es­te pro­ce­so no pue­den se­guir ven­dien­do el pro­duc­to y en los lu­ga­res que re­vi­sa­mos no lo es­ta­ban ofre­cien­do”, afir­mó.

Has­ta que al­guien no ten­ga me­jor for­tu­na que el na­ve­gan­te es­pa­ñol Juan Pon­ce de León se­gui­rán exis­tien­do pro­duc­tos que ofre­cen re­tra­sar los efec­tos que pro­du­ce el pa­so del tiem­po por la piel de los se­res hu­ma­nos, por lo que es­te mer­ca­do con­ti­nua­rá sien­do muy fruc­tí­fe­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.