Ja­mes Jeb­bia, el em­pre­sa­rio que se con­vir­tió en el rey del

Su­pre­me sur­gió co­mo una mar­ca de ac­ce­so­rios pa­ra ska­tes y se trans­for­mó en la dé­ca­da de los 90 en un re­fe­ren­te pa­ra los se­gui­do­res de la cul­tu­ra ur­ba­na

Milenio Tamaulipas - - Negocios - Cris­ti­na Ochoa /Mé­xi­co PIO­NE­RO FOR­TU­NA AR­TE

Era la dé­ca­da de los 80, la cul­tu­ra del hip-hop, punk rock y ur­ba­na en ge­ne­ral es­ta­ban a to­pe. En ese es­ce­na­rio, Ja­mes Jeb­bia, un ado­les­cen­te de 19 años na­ci­do en Craw­ley, In­gla­te­rra, afi­cio­na­do de la re­vis­ta i-D y de las pa­ti­ne­tas, de­ci­dió mu­dar­se a Nue­va York.

Jeb­bia ja­más se ima­gi­nó que años des­pués se con­ver­ti­ría en un acau­da­la­do em­pre­sa­rio, con una for­tu­na de 40 mi­llo­nes de dó­la­res he­cha a par­tir del street­wear, es­ti­lo de ro­pa y ac­ce­so­rios que da prio­ri­dad a la co­mo­di­dad con una ex­tra­ña com­bi­na­ción con la ele­gan­cia (y pre­cios) de mar­cas con­ven­cio­na­les.

Ya ins­ta­la­do en Es­ta­dos Uni­dos, no­tó que en efec­to, la cul­tu­ra ur­ba­na es­ta­ba en pleno apo­geo; sin em­bar­go, po­cas eran las op­cio­nes que los ska­tes te­nían pa­ra com­prar sus ac­ce­so­rios, así que jun­to con el di­se­ña­dor Sean Stussy, ac­tual due­ño de la mar­ca Stüssy y tam­bién pio­ne­ro en esa in­dus­tria que se cal­cu­la va­le 9 bi­llo­nes de dó­la­res, fun­dó una pe­que­ña em­pre­sa.

El in­glés no so­lo co­men­zó el desa­rro­llo de una de las mar­cas más icó­ni­cas de la épo­ca, tam­bién ini­ció un apren­di­za­je en el mun­do del re­tail, que lo ha lle­va­do a po­si­cio­nar­se co­mo uno de los re­fe­ren­tes más des­ta­ca­dos en la com­bi­na­ción de la moda con­ven­cio­nal y el low fas­hion. A sus 19 años, Ja­mes des­cu­brió un po­ten­cial en la re­vis­ta i-D, que has­ta la ac­tua­li­dad, co­mo su mar­ca Su­pre­me, si­gue tra­za­da a tra­vés de una lí­nea su­til en­tre lo no­ve­do­so y lo con­ven­cio­nal.

Ya sin Stussy —quien de­ci­dió aban­do­nar el ne­go­cio—, Jeb­bia abrió en 1994 su pri­me­ra tien­da en el La­fa­yet­te, Nue­va York. La ro­pa y pa­ti­ne­tas de­ta­lla­das por ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos han si­do pro­mo­cio­na­das por ar­tis­tas de la ta­lla de Lady Ga­ga.

La pri­me­ra tien­da Su­pre­me, por la cual Ja­mes pa­ga­ba 12 mil dó­la­res de ren­ta, sir­vió pa­ra que los clien­tes po­ten­cia­les en­tra­ran a co­no­cer los pro­duc­tos que se les ofre­cía.

Han pa­sa­do 23 años y pe­se a la apa­ri­ción de nue­vas op­cio­nes en el mun­do del street­wear, Su­pre­me si­gue sien­do uno de los re­fe­ren­tes de es­te es­ti­lo. Una de las co­sas más im­por­tan­tes que ofre­ce al pú­bli­co, ha di­cho su crea­dor, es la lí­nea di­rec­ta que trans­por­ta al con­su­mi­dor ha­cia aque­lla épo­ca de los 90 en que lo ur­bano y su es­ti­lo de­sen­fa­da­do co­bra­ban au­ge.

En 1997, con la par­ti­ci­pa­ción del ra­pe­ro, graf­fi­te­ro, y ar­tis­ta vi­sual Ram­mell­zee, Su­pre­me ini­ció una se­rie de par­ti­ci­pa­cio­nes im­por­tan­tes con ar­tis­tas del gé­ne­ro, que re­sul­ta­ron un atrac­ti­vo más pa­ra los com­pra­do­res. Ac­tual­men­te la com­pa­ñía ha co­la­bo­ra­do con Su­pre­me es una de las mar­cas que im­pul­sa­ron el desa­rro­llo del una ten­den­cia que con­ti­núa en el gus­to del pú­bli­co. Con so­lo nue­ve tien­das dis­tri­bui­das en Es­ta­dos Uni­dos, Lon­dres y Ja­pón, Ja­mes Jeb­bia ha ama­sa­do cer­ca de 40 mdd. La com­pa­ñía ha co­la­bo­ra­do con miem­bros del co­mo Ram­melz­zee, y ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos per­so­na­jes co­mo Jeff Koons, Da­mien Hirst, Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi y Da­vid Lynch. Qui­zá de ahí el he­cho de que mu­chos de sus ar­tícu­los sean ad­qui­ri­dos más co­mo ob­je­tos de ar­te y des­ti­na­dos al co­lec­cio­nis­mo, que co­mo pren­das de ves­tir.

En su ju­ven­tud, po­co ha­bría es­pe­ra­do el aho­ra em­pre­sa­rio de la mar­ca que se di­ce, fue un pla­gio de la ti­po­gra­fía de la ar­tis­ta Bar­ba­ra Kru­ger. Lo cier­to es que en la ac­tua­li­dad, la im­por­tan­cia de la fir­ma no so­lo se que­da en el ru­bro de la moda de ca­lle, sino del con­glo­me­ra­do que abar­ca el mun­do de lo fas­hion, pues ha co­la­bo­ra­do con fir­mas tan em­ble­má­ti­cas co­mo Louis Vuit­ton.

El éxi­to de la mar­ca, afir­man los ex­per­tos, ha si­do el uso de la “es­ca­sez ar­ti­fi­cial”, es­tra­te­gia de ne­go­cio don­de la de­man­da su­pera la ofer­ta, ga­ran­ti­zan­do así la to­ta­li­dad de sus ven­tas, al­go que el lon­di­nen­se ha afir­ma­do en va­rias oca­sio­nes.

El mo­dus ope­ran­di sin du­da ha si­do exi­to­so, ca­da co­lec­ción que lanza la mar­ca es cau­sa de una nue­va mul­ti­tud en fi­la en cual­quie­ra de sus nue­ve su­cur­sa­les (Es­ta­dos Uni­dos, Lon­dres y Ja­pón) en es­pe­ra de que se abran las tien­das. En­tre ellos se en­cuen­tran los re­ven­de­do­res, quie­nes des­pués ofre­cen los pro­duc­tos de la mar­ca de Jeb­bia en pá­gi­nas elec­tró­ni­cas. Jeb­bia afir­ma no te­ner gran­des pla­nes pa­ra su em­pre­sa, ni pa­ra su su­ce­sión, por lo que no que­da cla­ro el fu­tu­ro de uno de los más fuer­tes re­fe­ren­tes de

la moda ur­ba­na. o sé us­te­des, pe­ro a mí ha­ce unos días me que­dó cla­ro que la Co­ro­na es me­xi­ca­na, se to­me aquí o en el más le­jano pue­blo del mun­do, a don­de lle­ga, cla­ro. Esa mar­ca de cer­ve­za se ha­ce en Mé­xi­co y el meo­llo de su ori­gen es­tá en el de­ta­lle. Dos son las em­pre­sas que la ela­bo­ran: Gru­po Mo­de­lo, de la bel­ga An­heu­ser-Busch InBev que ad­qui­rió más de 90% de sus tí­tu­los por 20 mil mdd y Cons­te­lla­tion Brands, fir­ma de la fa­mi­lia Sanz que la pro­du­ce aquí pa­ra ex­por­tar a EU.

Da­tos de Cer­ve­ce­ros de Mé­xi­co in­di­can que, del to­tal de las ven­tas ex­ter­nas de cer­ve­za rea­li­za­das por Mé­xi­co en 2016, EU con­cen­tró 81.3%, en es­te mer­ca­do el top 5 de las cer­ve­zas de im­por­ta­ción son mar­cas de Cons­te­lla­tion Brands. Co­ro­na Ex­tra y Mo­de­lo Es­pe­cial son las im­por­ta­das de ma­yor ven­ta en ese país. Es de­cir, los con­su­mi­do­res es­ta­du­ni­den­ses pre­fie­ren y dis­fru­tan cer­ve­zas or­gu­llo­sa­men­te pro­du­ci­das por co­ci­ne­ros me­xi­ca­nos.

Fren­te a unas aro­má­ti­cas ta­zas de café pla­ti­qué con una alta eje­cu­ti­va de Cons­te­lla­tion, y or­gu­llo­sa de la his­to­ria crea­da por la fa­mi­lia Sanz, quie­nes de la crian­za de unos vi­ñe­ros en el sur de EU han per­fec­cio­na­do téc­ni­cas pa­ra tam­bién ofre­cer des­ti­la­dos y co­ci­mien­tos co­mo cer­ve­za de mal­ta (im­por­ta­da de EU) en su más po­pu­lar ver­sión, Co­ro­na, por lo que no de­jan de in­ver­tir en la plan­ta de Na­va, Coahui­la, y otras en el norte del país, y la nue­va que en dos años es­ta­rá ope­ran­do en Me­xi­ca­li, Ba­ja Ca­li­for­nia, con in­ver­sio­nes por más de 4 mil 500 mdd en Mé­xi­co, des­de 2013 cuan­do se lle­gó a un acuer­do an­te la en­tra­da de AB InBev.

Plan­tas que pro­du­cen 30 mi­llo­nes de hec­to­li­tros anua­les de cer­ve­za de ex­por­ta­ción. Y si co­mo mi ve­ci­na, es quis­qui­llo­so y du­da so­bre el sa­bor de la cer­ve­za de un lu­gar y otro, la res­pues­ta es que se ela­bo­ra al pie de la le­tra con la mis­ma fór­mu­la y el agua (70% del pro­duc­to es agua) que se uti­li­za se es­tan­da­ri­za en to­das las plan­tas, sea ba­jo la fir­ma de una o de otra. ¡Sa­lud!

An­tes de ol­vi­dar­lo, a mi co­rreo lle­gó un comentario so­bre la co­lum­na de es­ta ser­vi­do­ra, el nom­bre del re­mi­ten­te lo re­ser­vo por aque­llo de la pri­va­ci­dad de da­tos, pe­ro no pue­do de­jar de aten­der lo que me se­ña­la.

Có­di­go de In­gre­so de la se­ma­na pa­sa­da de­cía que los me­xi­ca­nos gas­ta­mos 827 pe­sos ca­da tres me­ses en pro­duc­tos lác­teos y sus de­ri­va­dos, el ama­ble lec­tor me di­jo que “otro te­ma que tam­bién es de re­le­van­cia con­si­de­rar es el im­pac­to de los pro­duc­tos lác­teos en la sa­lud de los con­su­mi­do­res, en par­ti­cu­lar de adul­tos”, e hi­zo re­fe­ren­cia al de las gra­sas sa­tu­ra­das. Se­gún ci­fras que con­signo en Có­di­go de In­gre­so re­fe­ri­do, que son del Ine­gi, son una cla­ra evi­den­cia de que los me­xi­ca­nos des­ti­na­mos muy po­co de nues­tro in­gre­so en ese ru­bro, y te­mas co­mo el so­bre­pe­so y to­do lo que de ello se de­ri­va, va más allá de los lác­teos, de ver­dad no con­si­de­ro que si en pro­me­dio al día se gas­ta ca­da fa­mi­lia de Mé­xi­co 9.2 pe­sos re­per­cu­ta en la sa­lud; es­to, co­mo di­cen los abo­ga­dos, su­po­nien­do sin con­ce­der; ya que si nos co­me­mos una que­sa­di­lla de sa­bro­so “ti­po man­che­go”, pe­ro no ha­ce­mos ejer­ci­cio al­guno, se­gu­ro ten­dre­mos efec­to en la sa­lud; lo que quie­ro de­cir es que des­de mi pun­to de vis­ta hay mu­cha in­for­ma­ción so­bre lo que da­ña a nues­tro cuer­po, des­de teo­rías que afir­man que los ce­rea­les son el peor desa­yuno has­ta los que acha­can el co­les­te­rol a la ye­ma del hue­vo, lo que quie­ro de­cir es que me pa­re­ce inad­mi­si­ble que no ha­ya co­mi­da en al­gu­nos ho­ga­res y que no ten­ga­mos es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles.

C AR LO S F L E I C E R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.