Mé­xi­co, país de de­sigual­da­des

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - MI­GUEL BAR­BO­SA Twit­ter: @MBar­bo­saMX

El mo­de­lo de ins­pi­ra­ción neo­li­be­ral, que go­bier­nos de PRI y PAN han apli­ca­do por igual du­ran­te tres dé­ca­das, de­be ter­mi­nar

Mé­xi­co es el país de las de­sigual­da­des. De las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas, de las de­sigual­da­des po­lí­ti­cas, de los pri­vi­le­gios pa­ra unos po­cos a cos­ta de la fal­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra mi­llo­nes. De­sigual­dad en los sa­la­rios, en el ac­ce­so a la jus­ti­cia y en las po­si­bi­li­da­des de as­cen­so so­cial y pro­fe­sio­nal. En nues­tro país im­pe­ra la ex­tre­ma po­bre­za, pe­ro tam­bién la ex­tre­ma ri­que­za; la acu­mu­la­ción in­faus­ta del pro­duc­to de to­da una eco­no­mía en las ma­nos de una di­mi­nu­ta cú­pu­la de po­der.

Co­mo ocu­rre ca­da año en la glo­sa del In­for­me, el go­bierno pre­sen­ta su ver­sión de país, que no co­rres­pon­de y con­tras­ta con la reali­dad y co­ti­dia­ni­dad de la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción.

En es­te se­xe­nio, la co­rrup­ción y la in­efi­ca­cia del go­bierno fe­de­ral evi­den­cia­ron con ma­yor cla­ri­dad las fa­llas de un mo­de­lo eco­nó­mi­co que en el año 2000 el PRI he­re­dó al PAN y que és­te apli­có por 12 años más, du­ran­te los se­xe­nios de Vi­cen­te Fox y de Fe­li­pe Calderón.

En 2012, en ma­te­ria eco­nó­mi­ca se im­pu­so la con­ti­nui­dad. El re­gre­so del PRI a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca sig­ni­fi­có la sim­ple con­ti­nua­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co, de la mis­ma vi­sión tec­no­crá­ti­ca e in­sen­si­ble a la so­cie­dad y de las mis­mas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que, ob­via­men­te, tu­vie­ron los mis­mos re­sul­ta­dos: de­sigual­dad y po­bre­za. En es­te se­xe­nio, el go­bierno y el PAN lo­gra­ron la apro­ba­ción de las lla­ma­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les, 11 en to­tal, in­clui­da la pri­va­ti­za­ción del sec­tor ener­gé­ti­co, que en su mo­men­to tam­bién in­ten­ta­ron Vi­cen­te Fox y Fe­li­pe Calderón.

En ese mo­men­to, el go­bierno ac­tual se re­go­deó de es­tos su­pues­tos éxi­tos, pe­ro los be­ne­fi­cios pro­me­ti­dos nun­ca lle­ga­ron, al me­nos no pa­ra los sec­to­res ma­yo­ri­ta­rios de la so­cie­dad.

Pe­mex es­tá que­bra­do y los me­xi­ca­nos pa­ga­mos com­bus­ti­bles más ca­ros. No exis­te ni mo­der­ni­za­ción del sec­tor ener­gé­ti­co ni al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ni lle­ga­da ma­si­va de ca­pi­ta­les ex­ter­nos. Lo que per­ci­bi­mos en el ho­ri­zon­te es una eco­no­mía es­tan­ca­da y, en al­gu­nos sec­to­res, en fran­co re­tro­ce­so.

¿Por qué fra­ca­sa­ron las re­for­mas es­truc­tu­ra­les? Por­que so­lo se hi­cie­ron pa­ra be­ne­fi­cio de unos cuan­tos y por la co­rrup­ción en su im­ple­men­ta­ción, que se con­vir­tió en la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer for­tu­nas por par­te de los hom­bres del po­der y sus cóm­pli­ces.

El mo­de­lo de ins­pi­ra­ción neo­li­be­ral, que go­bier­nos priis­tas y pa­nis­tas han apli­ca­do por igual du­ran­te tres dé­ca­das, de­be ter­mi­nar. Es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co cau­sa vio­len­cia, pe­ro es tam­bién efec­to de és­ta. El em­po­bre­ci­mien­to ma­si­vo que por dé­ca­das han ge­ne­ra­do el des­em­pleo y el cre­cien­te subem­pleo, así co­mo la con­trac­ción de los ni­ve­les sa­la­ria­les y del va­lor del sa­la­rio mí­ni­mo, es un cal­do de cul­ti­vo pa­ra la op­ción de­lin­cuen­cial y pa­ra el re­clu­ta­mien­to de adul­tos, jó­ve­nes y ni­ños por el cri­men co­mún y el or­ga­ni­za­do.

La or­to­do­xia neo­li­be­ral ha de­mos­tra­do su in­efi­ca­cia co­mo una vía efec­ti­va pa­ra el desa­rro­llo de las na­cio­nes. La ob­se­sión por con­tro­lar las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas, por con­ce­bir a la eco­no­mía co­mo un con­jun­to de cálcu­los y de ci­fras y no co­mo per­so­nas que in­ter­ac­túan; el des­cui­do del me­dio am­bien­te ver­sus la pro­duc­ción, así co­mo la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en aras de la productividad, ya no son más el sen­de­ro por el que desean tran­si­tar las na­cio­nes con re­gí­me­nes plu­ra­les y de­mo­crá­ti­cos. No po­de­mos re­sig­nar­nos a que la con­duc­ción eco­nó­mi­ca con­ti­núe co­mo has­ta aho­ra. No po­de­mos per­mi­tir que Mé­xi­co si­ga sien­do el país de las de­sigual­da­des, la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Mé­xi­co re­quie­re de una eco­no­mía que ga­ran­ti­ce bie­nes­tar a su po­bla­ción e igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.