Ana­cle­to Mo­ro­nes: del cuen­to de Rul­fo a la ópe­ra

Lu­ciano Be­rio la es­tre­nó en 1994 en Ita­lia, pe­ro has­ta aho­ra se da­rá a co­no­cer en Mé­xi­co; el di­rec­tor la­men­ta que so­lo se pre­sen­te una vez

Milenio Tamaulipas - - Cultura - Xa­vier Qui­rar­te/Gua­na­jua­to

Que el maes­tro Lu­ciano Be­rio ha­ya se­lec­cio­na­do la ópe­ra Ana­cle­to Mo­ro­nes pa­ra que se es­tre­na­ra en Ita­lia en 1994 ha­bla bien de la obra de Víc­tor Ras­ga­do. Que no se ha­ya pre­sen­ta­do en Mé­xi­co has­ta ayer en el Tea­tro Prin­ci­pal de Gua­na­jua­to, en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Cer­van­tino, ha­bla mal de quien re­sul­te res­pon­sa­ble.

Pe­ro cen­tré­mo­nos en la obra que ayer tu­vo su es­treno en Mé­xi­co (an­tes hu­bo una fun­ción en la Ciu­dad de Mé­xi­co en for­ma­to de con­cier­to). En con­fe­ren­cia pre­via, Ras­ga­do de­cla­ró que se tra­ta de “una ópe­ra me­xi­ca­na en mu­chí­si­mos as­pec­tos: pri­me­ro, es el nom­bre de uno de los cuentos de El llano en lla­mas, que Juan Rul­fo es­cri­bió en el Mé­xi­co de los años 50 y que sir­vió co­mo li­bre­to pa­ra una ópe­ra que se es­tre­nó en Ita­lia”.

El te­ma es de lo más me­xi­cano, agre­gó el com­po­si­tor, pues aborda la his­to­ria de “un san­te­ro, un cu­ran­de­ro, Ana­cle­to Mo­ro­nes, co­mo los que abun­dan en la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na y en mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca Latina. Rul­fo lo ubi­ca en Amu­la; se­gu­ra­men­te pen­sa­ba en San Juan Amu­la, pue­blo en­tre los lí­mi­tes de Mi­choa­cán, Na­ya­rit y Ja­lis­co, zo­na cris­te­ra que fue im­por­tan­te en su obra”.

Lo in­tere­san­te, co­men­tó el com­po­si­tor, es “la ma­ne­ra en que Rul­fo tra­ta te­mas co­mo la en­fer­me­dad, la muer­te, la vio­len­cia, el se­xo y el di­ne­ro a tra­vés de un len­gua­je hu­mo­rís­ti­co y muy me­xi­cano. Es ma­ra­vi­llo­sa la for­ma en que se en­fren­tan los per­so­na­jes en el trans­cur­so de la ópe­ra, por­que en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos la reali­dad y la fan­ta­sía se con­fun­den, ras­go muy co­mún en el len­gua­je del escritor”. Ras­ga­do afir­mó que se sir­vió de es­tos ele­men­tos pa­ra “ju­gar con ellos, dar un sen­ti­do a ca­da uno de los per­so­na­jes, dar­les una es­pe­cie de leit mo­tiv a tra­vés de la ins­tru­men­ta­ción, la or­ques­ta­ción y los me­dios elec­tró­ni­cos. Por ejem­plo, las mu­je­res en un ini­cio es­tán acom­pa­ña­das por una or­ques­ta­ción con­for­ma­da, prin­ci­pal­men­te, por ma­de­ras y cuer­das. En cam­bio, el per­so­na­je mas­cu­lino, que es an­ta­go­nis­ta, es­tá so­por­ta­do por las per­cu­sio­nes y los me­ta­les”.

Cuan­do la obra pa­sa a una fan­ta­sía, apa­re­ce la mú­si­ca elec­tró­ni­ca y con ella los muer­tos, in­di­ca el au­tor: “En es­te ca­so, Ana­cle­to Mo­ro­nes, el pro­ta­go­nis­ta de la ópe­ra, aun­que en el cuen­to ca­si no apa­re­ce, es­tá pre­sen­te en to­do mo­men­to. Los muer­tos son pro­ta­go­nis­tas en la obra de Rul­fo”.

El com­po­si­tor afir­mó que tra­tó de ce­ñir­se lo más po­si­ble al tex­to. “Rul­fo tra­ta es­tos te­mas co­mo la gen­te co­mún lo ha­ce en Mé­xi­co: con hu­mo­ris­mo y sar­cas­mo. Pe­ro den­tro de to­do es­to tam­bién exis­te una pro­fun­da crí­ti­ca, que tal vez con la pues­ta en es­ce­na es mu­cho más cru­da. El tex­to es­tá in­tac­to, no cam­bia ni una co­ma. No si­gue el mis­mo or­den del cuen­to por­que lo mo­di­fi­qué pa­ra ha­cer­lo más dra­má­ti­co. Cla­ra Apa­ri­cio, la viu­da de Rul­fo, vio el li­bre­to y se fir­ma­ron los de­re­chos”.

En el uni­ver­so del escritor, ad­vir­tió el mú­si­co, “no hay ga­na­do­res ni per­de­do­res. Es so­la­men­te un re­tra­to de una reali­dad que vi­vi­mos en Mé­xi­co y en otros lu­ga­res de Amé­ri­ca Latina”.

Asi­mis­mo, el com­po­si­tor afir­mó que le pa­re­ce “una in­jus­ti­cia, tan­to pa­ra los ar­tis­tas co­mo pa­ra el pú­bli­co, que la ópe­ra so­lo se pre­sen­te una vez y ten­gan que ver­la por te­le­vi­sión o por fo­to­gra­fías. Hay una di­fe­ren­cia abis­mal en­tre vi­vir el even­to ope­rís­ti­co y ver­lo en un vi­deo o en la te­le­vi­sión”.

Ras­ga­do co­men­tó que se­ría desea­ble que Ana­cle­to Mo­ro­nes tu­vie­ra más fun­cio­nes, da­da la in­ver­sión que im­pli­có su mon­ta­je. “Hay mu­cha ópe­ra me­xi­ca­na que me­re­ce ser más co­no­ci­da, mu­chas obras nue­vas que me­re­cen ser es­tre­na­das”.

Es un re­tra­to de una reali­dad de Mé­xi­co y Amé­ri­ca Latina, se­gún afir­ma el com­po­si­tor Cla­ra Apa­ri­cio, la viu­da del escritor, vio el li­bre­to y de for­ma in­me­dia­ta se fir­ma­ron los de­re­chos

HÉC­TOR TÉ­LLEZ

El mú­si­co afir­mó que tra­tó de ce­ñir­se lo más po­si­ble al cuen­to in­clui­do en El llano en lla­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.