In­cre­men­tó 10 mi­llo­nes el nú­me­ro de dia­bé­ti­cos

Milenio Tamaulipas - - Tendencias - Jan­net Ló­pez Pon­ce /Mé­xi­co AFP y EFE/Pa­rís y Gi­ne­bra

Ape­sar de la gran in­ver­sión que ha apli­ca­do el go­bierno fe­de­ral pa­ra la pre­ven­ción de la dia­be­tes, los re­sul­ta­dos han si­do con­tra­rios por­que no se ha lo­gra­do des­ci­frar la con­duc­ta hu­ma­na que lle­va a las per­so­nas a to­mar ma­las de­ci­sio­nes ali­men­ti­cias, pe­se a ser cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias en las que pue­de de­ri­var —co­mo son las enfermedades—, di­jo en en­tre­vis­ta pa­ra MI­LE­NIO el doc­tor Ch­ris­top­her Rho­des Step­hens, del Cen­tro de Cien­cias de la Com­ple­ji­dad de la UNAM. “Es­tás enfermedades son el re­sul­ta­do de un con­jun­to de ma­las de­ci­sio­nes... que van aso­cia­das con sus cos­tum­bres; có­mo cam­bias a una per­so­na de un há­bi­to a otro, es su­ma­men­te di­fí­cil”, con­si­de­ró.

El ex­per­to, quien par­ti­ci­pa­rá en la edi­ción de Fo­ros MI­LE­NIO so­bre dia­be­tes, de­ta­lló que “el pro­ble­ma no es que te gus­ten las fri­tu­ras y las comas, sino que se ha­ga to­dos los días”.

Tam­bién se­ña­ló que los me­xi­ca­nos bus­can con­tro­lar y equi­li­brar su ali­men­ta­ción has­ta que la en­fer­me­dad lle­ga, “en­ton­ces ha­llan el mo­do pa­ra que no em­peo­re; sin em­bar­go, pu­die­ron ha­ber­lo pre­ve­ni­do. La si­tua­ción preo­cu­pa has­ta que ya es muy tar­de.

“La ge­né­ti­ca no se pue­de cam­biar, pe­ro sí la con­duc­ta”, des­ta­có el aca­dé­mi­cos de la UNAM. An­te la si­tua­ción, un gru­po de mé­di­cos, fí­si­cos, psi­có­lo­gos, co­mu­ni­có­lo­gos y es­pe­cia­lis­tas de sa­lud pú­bli­ca se con­cen­tra en una in­ves­ti­ga­ción que ayu­de a en­ten­der es­te ti­po de con­duc­tas, que han pro­vo­ca­do que los go­bier­nos es­tén gas­tan­do gran­des Rho­des Step­hens in­di­có que el re­to es­tá en que los me­xi­ca­nos lo­gren cam­biar y me­jo­rar sus ten­den­cias ali­men­ti­cias y de ejer­ci­cio, no re­du­cir de por vi­da “los an­to­ji­tos”. pe­ro sí sa­ber con­tro­lar­los de tal ma­ne­ra que no de­to­nen en una en­fer­me­dad co­mo la dia­be­tes o la obe­si­dad.

El aca­dé­mi­co se­ña­ló que se sa­be que la pri­me­ra no es cu­ra­ble, que so­lo hay que tra­tar de man­te­ner­la es­ta­ble y con­tro­lar­la. Tam­bién que el pro­ble­ma de la obe­si­dad —por el con­tra­rio— sí tie­ne re­me­dio; sin em­bar­go, el por­cen­ta­je de per­so­nas obe­sas que re­gre­san a la nor­ma­li­dad es so­lo de 5 por cien­to o me­nos de ca­da 100 per­so­nas.

El aca­dé­mi­co de la UNAM re­sal­tó que la obe­si­dad y la dia­be­tes se con­vier­ten en un círcu­lo con con­se­cuen­cias gra­ves, no so­lo pa­ra la gen­te que en­fren­ta el pa­de­ci­mien­to, sino pa­ra sus fa­mi­lia­res que vi­ven to­dos los días el re­to, jun­to con quien lo pa­de­ce, pues ade­más de­ja un ras­tro ge­né­ti­co.

Uno de ca­da 11 adul­tos en el mun­do —es de­cir, 425 mi­llo­nes de per­so­nas— pa­de­ce de dia­be­tes en 2016, se­gún da­tos pu­bli­ca­dos en oca­sión del Día Mun­dial de­di­ca­do a es­ta en­fer­me­dad. La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Dia­be­tes (FID) aler­tó que di­cha ci­fra su­po­ne 10 mi­llo­nes más que en 2015. “Es de las ma­yo­res ur­gen­cias sa­ni­ta­rias del mun­do Se ne­ce­si­tan más ac­cio­nes pa­ra re­du­cir la car­ga eco­nó­mi­ca y so­cial” que re­pre­sen­ta, se­ña­ló en un co­mu­ni­ca­do la FID, cu­yas ci­fras son de adul­tos de en­tre 20 y 79 años.

Se­gún los cálcu­los del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, se cree que es­ta en­fer­me­dad su­po­ne 12 por cien­to del gas­to de la sa­ni­dad mun­dial, es de­cir 727 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

La FID tam­bién con­si­de­ra que ha­brá 629 mi­llo­nes de per­so­nas afec­ta­das en 2045. Se­gún la ins­ti­tu­ción, “más de 350 mi­llo­nes de adul­tos co­rren ac­tual­men­te un ries­go ele­va­do de desa­rro­llar una dia­be­tes de ti­po 2”, es de­cir, 34 mi­llo­nes más que en 2015. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) se su­mó a los es­fuer­zos glo­ba­les pa­ra con­cien­ciar a la so­cie­dad so­bre la pre­ven­ción y el con­trol de la dia­be­tes, una en­fer­me­dad crónica que pa­de­cen unas 205 mi­llo­nes de mu­je­res.

La mi­tad vi­ve en el Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal y el Su­des­te Asiá­ti­co, ex­pli­có el por­ta­voz de la OMS Ch­ris­tian Lind­meier con mo­ti­vo del Día Mun­dial de la Dia­be­tes, que es­te año se cen­tra en las mu­je­res.

El Me­di­te­rrá­neo orien­tal tie­ne la pro­por­ción más al­ta de mu­je­res con dia­be­tes, con 12 por cien­to.

Se­gún da­tos de la OMS de 2015, 422 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con es­ta en­fer­me­dad. Des­de 1980 el nú­me­ro de mu­je­res y hom­bres con dia­be­tes se ha cua­dru­pli­ca­do, has­ta lle­gar a esos 422 mi­llo­nes de afec­ta­dos.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.