EL PRE­SI­DEN­TE DE MÉ­XI­CO EN­CA­BE­ZA LA SE­SIÓN DEL SIS­TE­MA NA­CIO­NAL PA­RA LA IGUAL­DAD EN­TRE MU­JE­RES Y HOM­BRES

In­vo­lu­crar a to­dos los co­la­bo­ra­do­res de una em­pre­sa pa­ra res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, me­jo­ra las pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les, dis­mi­nu­ye la ro­ta­ción de per­so­nal y, en con­se­cuen­cia, hay ma­yor pro­duc­ti­vi­dad.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - POR: BE­RE­NI­CE CHAVARRÍA TE­NO­RIO / FO­TO: SHUTTERSTOCK

Res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res es pro­mo­ver el de­sa­rro­llo del país. Si es­ta fi­lo­so­fía se lle­va a la ini­cia­ti­va pri­va­da, se tra­du­ce en que ma­yor igual­dad de gé­ne­ro y res­pe­to de los de­re­chos de las mu­je­res es si­nó­ni­mo de ma­yor pro­duc­ti­vi­dad pa­ra la em­pre­sa, se­ña­la la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) y agre­ga que, en­tre otros be­ne­fi­cios, la fuer­za de tra­ba­jo se asig­na con ma­yor efi­ca­cia, al mis­mo tiem­po que los em­plea­dos es­tán más mo­ti­va­dos de­bi­do al ma­yor sen­ti­do de jus­ti­cia im­plan­ta­do.

Es­to sin con­tar que se ge­ne­ran me­jo­res pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les, la ro­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo es me­nor y exis­te un en­torno me­nos es­tre­san­te; me­jo­ra la sa­lud, la mo­ral y la dig­ni­dad de los co­la­bo­ra­do­res.

En Mé­xi­co, uno de los as­pec­tos que im­pi­den el com­ple­to res­pe­to de los De­re­chos Hu­ma­nos de las mu­je­res en el sec­tor pri­va­do es la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Las ci­fras ha­blan por sí mis­mas: 84% de los pues­tos en los consejos de di­rec­ción es ocu­pa­do por hom­bres y so­lo 16% por mu­je­res, se­gún el in­for­me Mu­je­res en el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de la con­sul­to­ra De­loit­te.

De las mu­je­res que ocu­pan pues­tos di­rec­ti­vos en Mé­xi­co, 18% se desem­pe­ña co­mo Chieff Fi­nan­cial Of­fi­cer, 14% co­mo Cor­po­ra­te Con­tro­ller y so­lo 4% tie­ne la fun­ción de CEO, se­gún da­tos reuni­dos por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de la Mu­jer en la Al­ta Di­rec­ción ( CIMAD), del Ins­ti­tu­to Pa­na­me­ri­cano de Al­ta Di­rec­ción de Em­pre­sas (IPA­DE). Es­to, a pe­sar de que es­tu­dios de la ONU se­ña­lan que las com­pa­ñías don­de tres o más mu­je­res ejer­cen fun­cio­nes eje­cu­ti­vas re­gis­tran un de­sem­pe­ño más al­to en to­dos los as­pec­tos de la efi­ca­cia or­ga­ni­za­cio­nal y una ma­yor ca­pa­ci­dad de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res.

“Es­tá com­pro­ba­do que las me­jo­res em­pre­sas en el mun­do, las que son más in­no­va­do­ras, a las que les va me­jor, son las em­pre­sas di­ver­sas, por con­si­guien­te te­ne­mos que ser di­ver­sos pa­ra que nos va­ya bien en cual­quier mer­ca­do”, afir­ma Luis Fe­li­pe Sil­va, vi­ce­pre­si­den­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de AT&T Mé­xi­co.

La em­pre­sa, ex­pli­ca el eje­cu­ti­vo, se­lec­cio­na a 25 mu­je­res en man­dos me­dios y las ca­pa­ci­ta pa­ra ser fu­tu­ras directoras. “Hoy te­ne­mos 34% de mu­je­res en po­si­cio­nes de li­de­raz­go. A ni­vel ge­ne­ral, la em­pre­sa cuen­ta ya con 38% de mu­je­res, cuan­do en sus ini­cios so­lo era 20%”.

Gen­te­ra, em­pre­sa en­fo­ca­da en el área de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y de se­gu­ros, y el gru­po in­mo­bi­lia­rio INSAR han en­con­tra­do cla­ros be­ne­fi­cios en cui­dar y pro­mo­ver un am­bien­te de igual­dad y res­pe­to en­tre sus co­la­bo­ra­do­res, al mis­mo tiem­po que han desa­rro­lla­do pro­gra­mas que per­mi­ten la re­ten­ción del ta­len­to fe­me­nino. Gen­te­ra, por ejem­plo, tie­ne 35% de los pues­tos más al­tos ocu­pa­dos por mu­je­res y cuen­ta con dos re­pre­sen­tan­tes fe­me­ni­nas en su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción.

“Na­ci­mos co­mo una em­pre­sa que tra­ba­ja pa­ra las mu­je­res. El te­ma siem­pre ha es­ta­do abier­to. Las re­glas van cam­bian­do y gi­ran en torno a la re­ten­ción del ta­len­to fe­me­nino”, ex­pli­ca Ma­nuel de la Fuen­te Mo­ra­les, di­rec­tor ge­ne­ral cor­po­ra­ti­vo de Gen­te­ra, quien ade­más ex­pli­ca que man­tie­nen pro­gra­mas en­fo­ca­dos a ma­dres de fa­mi­lia, co­mo pro­lon­gar los per­mi­sos de ma­ter­ni­dad, crear es­pa­cios pa­ra lac­tan­cia y guar­de­rías, así co­mo plan­tear la po­si­bi­li­dad de ha­cer ho­me of­fi­ce o te­ner ho­ra­rios fle­xi­bles.

Otro ejem­plo es INSAR, en don­de 55% del ta­len­to son mu­je­res y man­tie­nen pro­gra­mas de fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, en­tre otros, pa­ra que las co­la­bo­ra­do­ras que de­ci­den ser ma­dres no se vean en la ne­ce­si­dad de ele­gir en­tre su tra­ba­jo en la com­pa­ñía y su vi­da fa­mi­liar. “Nos fun­cio­na apos­tar­le a la gen­te y vi­vir con la fi­lo­so­fìa de trans­for­mar la vi­da de nues­tros co­la­bo­ra­do­res”, di­ce Na­bi­la Gon­zá­lez, ge­ren­te de De­sa­rro­llo de Ta­len­to de la com­pa­ñía.

Luis Fe­li­pe Sil­va, de AT&T, opi­na que es­te ti­po de po­lí­ti­cas son ejem­plos de que las com­pa­ñías de­ben op­tar por la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y de­sa­rro­llo de to­dos sus em­plea­dos, “las em­pre­sas di­ver­sas son a las que les va me­jor por­que se pa­re­cen más a la po­bla­ción”, con­clu­ye.

Cre­cer jun­tos. En Mé­xi­co, uno de los as­pec­tos que im­pi­den el com­ple­to res­pe­to de los De­re­chos Hu­ma­nos de las Mu­je­res es la igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.