CLAU­DIA VA­LLE AGUI­LA­SO­CHO

La es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do de­be en­fo­car­se, con ma­yor én­fa­sis, a las ta­reas de res­pe­to, pro­tec­ción y ga­ran­tía de las per­so­nas y de sus de­re­chos.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - Ma­gis­tra­da Pre­si­den­ta de la Sa­la Re­gio­nal Mon­te­rrey del TEPJF. CLAU­DIA VA­LLE AGUI­LA­SO­CHO Clau­dia Va­lle Agui­la­so­cho,

En el úl­ti­mo lus­tro, te­nien­do co­mo de­to­nan­te la Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal de 2011, nues­tro país ha rea­li­za­do múl­ti­ples cam­bios le­ga­les e ins­ta­la­do po­lí­ti­cas ins­ti­tu­cio­na­les en­ca­mi­na­das a un mis­mo ob­je­ti­vo: la pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos. Pe­ro, ¿qué im­pli­ca en el en­fo­que in­di­vi­dual el lla­ma­do cam­bio de pa­ra­dig­ma a fa­vor de los De­re­chos Hu­ma­nos? He­mos es­cu­cha­do en dis­tin­tos es­pa­cios de opi­nión que, a par­tir del nue­vo tex­to del ar­tícu­lo pri­me­ro de la Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral, la per­so­na es re­co­no­ci­da co­mo el nú­cleo de los de­re­chos y li­ber­ta­des. Tam­bién nos que­da cla­ro que, en re­la­ción con los de­re­chos fun­da­men­ta­les de ca­da in­di­vi­duo, sur­gie­ron pa­ra las au­to­ri­da­des, en el ám­bi­to de sus com­pe­ten­cias, de­be­res con­cre­tos: la pro­mo­ción, pro­tec­ción, res­pe­to y ga­ran­tía de es­tos de­re­chos con­na­tu­ra­les a la per­so­na.

Tal vez us­ted tan­to co­mo yo pen­sá­ba­mos que los in­di­vi­duos es­tu­vi­mos siem­pre co­lo­ca­dos -por lo me­nos en una suer­te de con­cep­ción ló­gi­ca y na­tu­ral- en el cen­tro y esen­cia de los de­re­chos y de su pro­tec­ción.

Tal vez us­ted y yo po­dría­mos no ha­ber es­ta­do tan equi­vo­ca­dos en esa pre­mi­sa, pe­ro co­mo ocu­rre con fre­cuen­cia en el de­re­cho, la reali­dad, co­mo mo­tor de cam­bios en la ley, mos­tra­ba una ne­ce­si­dad que, con to­tal cla­ri­dad en el tex­to cons­ti­tu­cio­nal -na­da me­nos que en su pri­mer ar­tícu­lo-, se afir­ma­ra es­ta con­cep­ción so­bre los De­re­chos Hu­ma­nos, su im­por­tan­cia en un Es­ta­do de de­re­cho y de or­den so­cial, ade­más del de­ber de las au­to­ri­da­des de no pos­ter­gar­los, y en sen­ti­do po­si­ti­vo, una ne­ce­si­dad o suer­te de re­cor­da­to­rio que re­fren­da­ra el com­pro­mi­so a fa­vor de ha­cer­los más vi­vos, más tan­gi­bles y más am­plios.

En pa­la­bras sim­ples, a par­tir del ve­rano de 2011, to­das las au­to­ri­da­des -ex­pre­sión que no ad­mi­te ex­clu­sio­nes de nin­gún ti­po, ni si­quie­ra je­rár­qui­ca­sen el ám­bi­to de nues­tras res­pec­ti­vas ta­reas o com­pe­ten­cias, te­ne­mos el de­ber de re­co­no­cer, iden­ti­fi­car y sal­va­guar­dar, en ca­da ac­tua­ción, los de­re­chos de ca­da in­di­vi­duo, ba­jo es­te man­da­to de pro­tec­ción, de ga­ran­tía y de tu­te­la am­plia.

Es­ta ins­truc­ción cons­ti­tu­cio­nal a fa­vor de los De­re­chos Hu­ma­nos de­be tra­du­cir­se en erra­di­car los lí­mi­tes o res­tric­cio­nes de su ejer­ci­cio, a las ra­zo­nes que re­sul­ten en reali­dad ne­ce­sa­rias, ba­jo una jus­ti­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal y le­gal.

Mé­xi­co y el or­den glo­bal en­te­ro tran­si­ta por un pe­río­do agi­ta­do pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos. La dis­cri­mi­na­ción, la vio­len­cia y la po­bre­za per­sis­ten­tes, com­bi­na­das con el cri­men y la opa­ci­dad de la co­rrup­ción, sa­cu­den de ma­ne­ra fuer­te el res­pe­to a la vi­da, a la dig­ni­dad, a la li­ber­tad.

En to­do tiem­po, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te cuan­do vi­vi­mos es­ta reali­dad, la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do de­be en­fo­car­se, con ma­yor én­fa­sis, a las ta­reas de res­pe­to, pro­tec­ción y ga­ran­tía de las per­so­nas y de sus de­re­chos.

Hoy el sis­te­ma de jus­ti­cia de­be ser, más que nun­ca, ga­ran­tía pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos.

Si el de­re­cho a te­ner de­re­chos nos es­tá da­do co­mo in­di­vi­duos y es a las ju­di­ca­tu­ras a las que se les con­ci­be co­mo ár­bi­tros le­gí­ti­mos de so­lu­ción de con­flic­tos, en­tre ellos con­flic­tos en el ejer­ci­cio y dis­fru­te de los de­re­chos de las per­so­nas tan­to del ám­bi­to pú­bli­co co­mo del pri­va­do, las au­to­ri­da­des ju­ris­dic­cio­na­les no po­de­mos ex­cu­sar­nos an­te el de­ber de ga­ran­ti­zar de me­jor ma­ne­ra los de­re­chos fun­da­men­ta­les.

Ha­cer ac­ce­si­ble la jus­ti­cia; di­fun­dir el de­re­cho a ha­cer va­ler un jui­cio o re­cur­so le­gal; co­mu­ni­car por múl­ti­ples vías in­clui­das las nue­vas tec­no­lo­gías, so­bre el có­mo y an­te quién pro­ce­de el re­cla­mo de un de­re­cho; los tiem­pos que la ley y los tri­bu­na­les con­si­de­ra­mos pa­ra su in­ter­po­si­ción o pre­sen­ta­ción; el ejer­ci­cio de un de­re­cho de pe­ti­ción o de una so­li­ci­tud de in­for­ma­ción; y tam­bién los tiem­pos de res­pues­ta de las au­to­ri­da­des, in­clui­dos los tiem­pos or­di­na­rios de trá­mi­te y de dic­ta­do de una sen­ten­cia.

Apos­tar por el va­lor pe­da­gó­gi­co de las sen­ten­cias y por­que los de­re­chos se com­pren­dan a par­tir de de­ci­sio­nes me­nos ex­ten­sas, con me­no­res tec­ni­cis­mos que em­pe­za­rán por eli­mi­nar trans­crip­cio­nes y reite­ra­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, re­so­lu­cio­nes en las que se pri­vi­le­gien las ra­zo­nes y ar­gu­men­tos cla­ros, son so­lo al­gu­nas de las mu­chas for­mas co­mo el sis­te­ma de jus­ti­cia pue­de ser ga­ran­tía pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos.

El sis­te­ma de de­re­chos hu­ma­nos ne­ce­si­ta de una ga­ran­tía esen­cial, la ga­ran­tía de su res­pe­to y cum­pli­mien­to.

Co­mo in­di­vi­duos, asu­ma­mos el de­ber de res­pe­to que com­par­ti­mos. Des­de la ju­di­ca­tu­ra, sea­mos ga­ran­tía de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, del ac­ce­so a la jus­ti­cia, a par­tir de de­ci­sio­nes que ade­más de re­sol­ver la con­tro­ver­sia, ha­gan po­si­ble y com­pren­si­ble pa­ra to­das y to­dos, una cul­tu­ra de de­re­chos.

La res­pon­sa­bi­li­dad es evi­den­te: de­be­mos es­for­zar­nos más por pro­mo­ver y pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos, don­de y cuan­do se aten­te con­tra ellos Ko­fi An­nan, ex Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.