CLAU­DIA ALON­SO

Es ur­gen­te en­te ga­ran­ti­zar la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre ni­ñas y ni­ños, y en­tre e ado­les­cen­tes, pa­ra que ten­gan las mis­mas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo­sa­rro­llo y ejer­zan ple­na­men­te sus de­re­chos hu­ma­nos.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - CLAU­DIA UDIA ALON­SO PE­SA­DO Coor­di­na­do­ra de Ope­ra­ción de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes (SIPINNA). CLAU­DIA ALON­SO PE­SA­DO,

Mé­xi­co re­quie­re de me­di­das ur­gen­tes pa­ra lo­grar una ver­da­de­ra igual­dad sus­tan­ti­va en­tre mu­je­res y hom­bres, de­sigual­da­des que ini­cian en los pri­me­ros años de vi­da de ni­ñas y ni­ños. Des­de pe­que­ñas, las ni­ñas y ado­les­cen­tes mu­je­res es­tán más pro­pen­sas a su­frir to­do ti­po de vio­len­cia, mal­tra­to; aban­dono de sus es­tu­dios por ro­les de gé­ne­ro, pa­ra cum­plir fun­cio­nes en las la­bo­res do­més­ti­cas; ma­tri­mo­nios for­za­dos, o em­ba­ra­zos a tem­pra­na edad.

Pe­ro, ¿por qué es ne­ce­sa­ria la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre ni­ñas y ni­ños? Una so­cie­dad más equi­ta­ti­va, que brin­de las mis­mas opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo, edu­ca­ción, sa­lud, em­pleo y sano es­par­ci­mien­to, en­tre mu­chos otros ru­bros, a ni­ñas y a ni­ños, ge­ne­ra un cam­bio en la ma­ne­ra de con­ce­bir las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, los pre­su­pues­tos pú­bli­cos, la le­gis­la­ción y, so­bre to­do, el pleno ejer­ci­cio de los de­re­chos hu­ma­nos en su vi­da co­ti­dia­na. La igual­dad ge­ne­ra de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, ge­ne­ra pros­pe­ri­dad pa­ra los paí­ses y pro­pi­cia la rea­li­za­ción de los pro­yec­tos per­so­na­les de vi­da de to­da la po­bla­ción.

La le­gis­la­ción me­xi­ca­na, par­ti­cu­lar­men­te la Ley Ge­ne­ral de los De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes (LGDNNA), re­co­no­ce a la igual­dad sus­tan­ti­va des­de dos mi­ra­das: co­mo un prin­ci­pio rec­tor que de­be re­gir la ac­tua­ción de to­das las au­to­ri­da­des de los tres ór­de­nes de go­bierno; y co­mo un de­re­cho de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, ga­ran­ti­zan­do que ellas y ellos ac­ce­dan al mis­mo tra­to y opor­tu­ni­da­des.

De­bi­do a la im­por­tan­cia de es­te te­ma, la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción In­te­gral de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes (SIPINNA), ha re­to­ma­do es­tos idea­les en el di­se­ño de la Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes, con­te­ni­do, en­tre otros ins­tru­men­tos, en el “25 al 25”: Ob­je­ti­vos Na­cio­na­les de De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes y el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes ( PRONAPINNA) 2016- 2018, am­bos ins­tru­men­tos pró­xi­mos a ser pre­sen­ta­dos en Se­sión Or­di­na­ria del SIPINNA pa­ra su apro­ba­ción.

Am­bos ins­tru­men­tos ge­ne­ran en con­jun­to 26 lí­neas de ac­ción so­bre igual­dad sus­tan­ti­va, en las cua­les con­cu­rren au­to­ri­da­des de los tres ni­ve­les de go­bierno, Po­de­res Pú­bli­cos y so­cie­dad en ge­ne­ral, las cua­les sur­gen de un diag­nós­ti­co ba­sa­do en las re­co­men­da­cio­nes del Co­mi­té de los De­re­chos del Ni­ño (CDN) y del con­tex­to de­mo­grá­fi­co y en­torno de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, al iden­ti­fi­car bre­chas en­tre po­bla­cio­nes, eda­des y se­xo, y mar­can­do la pau­ta pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de te­má­ti­cas prio­ri­ta­rias en la ma­te­ria a ob­ser­var­se en el di­se­ño de los ob­je­ti­vos, es­tra­te­gias y lí­neas de ac­ción de és­tos.

De tal ma­ne­ra que “25 al 25” es­ta­ble­ce que a tra­vés del Ob­je­ti­vo 6. Igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción, se lo­gra­rá la igual­dad sus­tan­ti­va en­tre ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes en to­dos los ám­bi­tos, pre­vi­nien­do la dis­cri­mi­na­ción. Y a su vez, el PRONAPINNA 2016-2018, a tra­vés de la Es­tra­te­gia 3.3, im­pul­sa­rá la igual­dad sus­tan­ti­va y no dis­cri­mi­na­ción en­tre ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes. No obs­tan­te, se­rán 26 lí­neas de ac­ción, las que, en su con­jun­to, im­pul­sa­rán es­tos tra­ba­jos.

Co­mo país y co­mo so­cie­dad, no de­be­mos per­der la opor­tu­ni­dad que nos pre­sen­ta el mar­co ju­rí­di­co con el que con­ta­mos, ar­mo­ni­za­do al más al­to ni­vel en la ga­ran­tía de los de­re­chos de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, así co­mo la ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­no­va­da des­de el en­fo­que de de­re­chos, pa­ra brin­dar a las ge­ne­ra­cio­nes ac­tua­les y fu­tu­ras de ni­ñas y ado­les­cen­tes mu­je­res las mis­mas opor­tu­ni­da­des y, a tra­vés de la igual­dad, al­can­zar el pleno de­sa­rro­llo co­mo una so­cie­dad de de­re­chos.

La igual­dad ge­ne­ra de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, ge­ne­ra pros­pe­ri­dad pa­ra los paí­ses y pro­pi­cia la rea­li­za­ción de los pro­yec­tos per­so­na­les de vi­da de to­da la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.