EDU­CA­CIÓN, DE­RE­CHO HU­MANO

Es­te de­re­cho es fun­da­men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar el de­sa­rro­llo de to­das las po­ten­cia­li­da­des de las ni­ñas y las mu­je­res.

Milenio - Todas - - Academia - DRA. CON­CEP­CIÓN NOE­MÍ MAR­TÍ­NEZ REAL Dra. en Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les de Paz, Con­flic­tos y De­sa­rro­llo. Pro­fe­so­ra in­ves­ti­ga­do­ra de Tiem­po com­ple­to. Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mé­xi­co. Dra. CON­CEP­CIÓN NOE­MÍ MAR­TÍ­NEZ REAL,

La pro­mo­ción y de­fen­sa de los De­re­chos de la mu­jer ha si­do una ta­rea per­ma­nen­te, tan­to de las mu­je­res co­mo de ins­ti­tu­cio­nes a ni­vel in­ter­na­cio­nal, des­de la “De­cla­ra­ción de la Mu­jer y la Ciu­da­da­nía” en 1791, en Fran­cia, por Olym­pe de Gou­ges, has­ta las Con­ven­cio­nes de la ONU en el pre­sen­te si­glo, en las que se re­co­no­ce que las le­yes no bas­tan por sí mis­mas pa­ra ga­ran­ti­zar la igual­dad de de­re­chos de la mu­jer, sino que es ne­ce­sa­rio el com­pro­mi­so de los Es­ta­dos en su de­fen­sa y pro­mo­ción, a la par del di­se­ño de es­tra­te­gias y pla­nes de ac­ción pa­ra lo­grar su de­sa­rro­llo hu­mano, el cual im­pac­ta­rá de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble en el de­sa­rro­llo de las na­cio­nes.

En es­te ar­tícu­lo, des­ta­ca­mos el De­re­cho a la edu­ca­ción que tie­ne to­da per­so­na, se­gún lo pro­cla­ma la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos y, en par­ti­cu­lar, co­mo de­re­cho que tie­nen las ni­ñas y mu­je­res.

La edu­ca­ción es un me­dio pa­ra ga­ran­ti­zar que tan­to los ni­ños co­mo las ni­ñas go­cen de las mis­mas opor­tu­ni­da­des y le per­mi­ti­rá a la mu­jer desen­vol­ver­se en la vi­da de una ma­ne­ra in­te­gral, ple­na y efec­ti­va. ¿Por qué? Por­que la edu­ca­ción es el pro­ce­so que tie­ne co­mo fi­na­li­dad el de­sa­rro­llo de to­das las po­ten­cia­li­da­des del ser hu­mano, en­tre las que se en­cuen­tran: la in­te­lec­ción, la ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to, la co­mu­ni­ca­ción, la in­ter­pe­la­ción o ca­pa­ci­dad de cues­tio­nar aque­llo que no en­ten­de­mos o con lo que no es­ta­mos de acuer­do, en­tre mu­chas otras más. Es­tas ca­pa­ci­da­des le per­mi­ti­rán a la mu­jer:

· Ha­cer efec­ti­vos el ejer­ci­cio y dis­fru­te de los De­re­chos Hu­ma­nos.

· Lo­grar su for­ma­ción in­te­gral co­mo per­so­na y par­ti­ci­par con ma­yor efec­ti­vi­dad en di­fe­ren­tes con­tex­tos. Op­tar por el ca­mino que desee co­mo re­sul­ta­do de sus in­tere­ses in­di­vi­dua­les o fa­mi­lia­res: desen­vol­ver­se en un am­bien­te la­bo­ral, acor­de con su pro­fe­sión y ser de es­ta ma­ne­ra co­rres­pon­sa­ble en el de­sa­rro­llo na­cio­nal y el man­te­ni­mien­to de su fa­mi­lia y ho­gar; o de­di­car­se al cui­da­do, a la orien­ta­ción es­co­lar y de sa­lud, de sus hi­jos e hi­jas, así co­mo pla­ni­fi­car su fa­mi­lia, am­bos, ca­mi­nos de igual im­por­tan­cia y tras­cen­den­cia en la vi­da de la co­mu­ni­dad.

Hay que tra­ba­jar en la coedu­ca­ción, pa­ra edu­car a los ni­ños y ni­ñas co­mo igua­les, pa­ra con­quis­tar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

· Ser me­nos sus­cep­ti­ble de ser víc­ti­ma de la ex­plo­ta­ción la­bo­ral o se­xual.

· Aca­bar con pre­jui­cios o prác­ti­cas cul­tu­ra­les que li­mi­tan su sa­lud emo­cio­nal y fí­si­ca. La gran ta­rea en la so­cie­dad me­xi­ca­na en cues­tio­nes edu­ca­ti­vas es­tá en va­rias di­men­sio­nes:

· Cam­biar la ac­ti­tud de la so­cie­dad res­pec­to a la edu­ca­ción de las ni­ñas y mu­je­res, pa­ra re­co­no­cer que tie­nen de­re­cho a la edu­ca­ción, por­que hay sec­to­res en los cua­les se si­gue dan­do pre­fe­ren­cia a los va­ro­nes y no a las ni­ñas, en el mo­men­to de de­ci­dir en fa­mi­lia quién va a la es­cue­la.

· Tra­ba­jar en la coedu­ca­ción, que con­sis­te en edu­car a los ni­ños y ni­ñas co­mo igua­les, pa­ra con­quis­tar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en­tre mu­je­res y hom­bres.

· Re­for­zar los pro­gra­mas de re­duc­ción de la po­bre­za pa­ra ga­ran­ti­zar una edu­ca­ción equi­ta­ti­va y de ca­li­dad, así co­mo in­cre­men­tar la ofer­ta de la edu­ca­ción pú­bli­ca en to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos, pro­mo­ver el ac­ce­so y la per­ma­nen­cia en és­tos de las ni­ñas, así co­mo los re­sul­ta­dos del apren­di­za­je y su rea­li­za­ción per­so­nal, pa­ra evi­tar que ha­ya mu­je­res que se que­den sin la opor­tu­ni­dad de te­ner una pro­fe­sión y evi­tar con es­to que se em­pleen en ac­ti­vi­da­des no lí­ci­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.