LA MI­GRA­CIÓN FE­ME­NI­NA

Milenio - Todas - - Carta Editorial -

La mo­vi­li­dad fe­me­ni­na, la mi­gra­ción, de­bie­ra ser una opor­tu­ni­dad y no con­ver­tir­se, co­mo su­ce­de con fre­cuen­cia, en un ries­go.

En Mé­xi­co las pri­me­ras mi­gran­tes, mu­je­res que sa­lie­ron de su ca­sa y su co­mu­ni­dad pa­ra en­con­trar nue­vos ho­ri­zon­tes, la so­bre­vi­ven­cia y el tra­ba­jo, fue­ron des­de ha­ce más de un si­glo las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar, mu­je­res em­pren­de­do­ras y atre­vi­das. Mu­je­res obli­ga­das por sus con­di­cio­nes, tam­bién las hu­bo.

La mi­gra­ción es una con­di­ción, así, con­tras­tan­te. Mi­les de me­xi­ca­nas han mi­gra­do al ex­tran­je­ro en bus­ca de ven­ta­jas eco­nó­mi­cas y so­bre­vi­ven­cia; pe­ro hoy las hay en bus­ca de nue­vos ho­ri­zon­tes pro­fe­sio­na­les, prin­ci­pal­men­te ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos, con to­dos los ries­gos de ser mal­tra­ta­das y dis­cri­mi­na­das.

Mé­xi­co, ade­más, es un país re­cep­tor de la mi­gra­ción de mi­les de mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas. Por ello, es res­pon­sa­bi­li­dad ofi­cial vi­gi­lar el trán­si­to des­de Oa­xa­ca al Valle de San Quin­tín de mi­les de mu­je­res in­dí­ge­nas me­xi­ca­nas que tran­si­tan nues­tro te­rri­to­rio pa­ra lle­gar al nor­te del país.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res tie­ne co­mo una de sus preo­cu­pa­cio­nes que pa­ra unas y otras se res­pe­ten sus de­re­chos hu­ma­nos, su li­ber­tad de trán­si­to, apro­ve­char opor­tu­ni­da­des y te­ner los me­ca­nis­mos ade­cua­dos pa­ra go­zar de pro­tec­ción.

Pe­ro no so­lo eso; en INMUJERES ha­ce tiem­po que pro­mo­ve­mos la in­ves­ti­ga­ción so­bre es­ta con­di­ción, pa­ra ex­pli­car y ex­pli­car­nos las dis­tin­tas mo­ti­va­cio­nes que ha­cen po­si­ble la mo­vi­li­dad fe­me­ni­na, por ne­ce­si­dad, tra­ba­jo y bús­que­da de nue­vos ho­ri­zon­tes.

Es­te nú­me­ro de TO­DAS mues­tra un pa­no­ra­ma am­plio e in­clu­yen­te del fe­nó­meno de la mi­gra­ción fe­me­ni­na; en él re­co­ge­mos aná­li­sis, preo­cu­pa­cio­nes po­lí­ti­cas, de la ley y tam­bién he­mos traí­do a nues­tras pá­gi­nas el tes­ti­mo­nio de ex­pe­rien­cias exi­to­sas.

Ca­da año INMUJERES pro­pi­cia la es­cri­tu­ra de las ex­pe­rien­cias mi­gra­to­rias, pre­ci­sa­men­te pa­ra echar luz so­bre la reali­dad de la mi­gra­ción fe­me­ni­na, pro­fun­di­zar so­bre sus mo­ti­va­cio­nes y cuá­les son las con­se­cuen­cias de una le­gis­la­ción res­tric­ti­va en al­gu­nos paí­ses, abier­ta en otros y que, en Mé­xi­co, la ley de mo­vi­li­dad ha ge­ne­ra­do una lar­ga dis­cu­sión.

He­mos que­ri­do tam­bién, ofre­cer en es­te nú­me­ro al­gu­nos ca­mi­nos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y la pre­ven­ción de la violencia de gé­ne­ro ex­pre­sa­da en el fe­nó­meno de la tra­ta, el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de los cuer­pos de mu­je­res y los pe­li­gros que la mi­gra­ción en­tra­ña pa­ra to­das las mu­je­res. Por for­tu­na en Mé­xi­co he­mos avan­za­do y mo­der­ni­za­do al­gu­nos or­de­na­mien­tos y es­ta­mos en el ca­mino de ase­gu­rar a las cen­troa­me­ri­ca­nas un trán­si­to me­nos do­lo­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.