DIP. HU­GO DA­NIEL GAETA ES­PAR­ZA

Con­tar con or­ga­nis­mos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, co­mo UNI­CEF, OEA, OMS, SRI, fa­vo­re­ce la ayu­da y asis­ten­cia a las mu­je­res mi­gran­tes.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - HU­GO DA­NIEL GAETA ES­PAR­ZA Dip. Hu­go Da­niel Gaeta Es­par­za, Se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión de Asun­tos Mi­gra­to­rios Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión de Asun­tos Mi­gra­to­rios (PRI)

Es in­du­da­ble que el fe­nó­meno de las mu­je­res mi­gran­tes de­be ser ana­li­za­do des­de su ori­gen, trán­si­to y des­tino, de ma­ne­ra tal que exi­ge una vi­sión glo­bal. Vi­sión que de­be ser com­par­ti­da por los paí­ses ex­pul­so­res, de tras­la­ción y des­tino; en el ca­so de nues­tro país, pa­re­ce que es de trán­si­to y tam­bién des­tino, ya que re­fle­ja que mi­gran­tes al no po­der con­ti­nuar con su tra­ve­sía se que­dan por lar­go tiem­po. En con­se­cuen­cia, és­ta obli­ga­da vi­sión glo­bal exi­ge la con­cu­rren­cia in­ter­na­cio­nal, lo que no quie­re de­cir que nues­tro país, no asu­ma lo que le co­rres­pon­de, dan­do cum­pli­mien­to a los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de los que for­ma par­te.

Es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer los es­fuer­zos pa­ra dar nue­vas vi­sio­nes, más com­par­ti­das y so­bre to­do, más com­pro­me­ti­das por el con­jun­to de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que coad­yu­ven a la aten­ción de mi­gran­tes, la ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des pa­ra los mis­mos y la trans­ver­sa­li­dad de po­lí­ti­cas y pro­gra­mas de ca­da país, de­bi­da­men­te en­tre­la­za­das con los es­fuer­zos re­gio­na­les.

En tal sen­ti­do, es im­por­tan­te au­men­tar y con­so­li­dar acer­ca­mien­tos con las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les ta­les co­mo la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, la pro­pia UNI­CEF, OEA, OMS que per­mi­tan pro­yec­tar ac­cio­nes en be­ne­fi­cio de las mi­gran­tes re­fe­ri­das.

Y por su­pues­to, a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, con los paí­ses in­vo­lu­cra­dos pa­ra la de­fi­ni­ción de po­lí­ti­cas y es­tra­te­gias mul­ti­na­cio­na­les.

Con las co­mi­sio­nes na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos de los paí­ses ci­ta­dos a fin de man­te­ner y me­jo­rar el con­jun­to de ins­tru­men­tos le­ga­les, téc­ni­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos de coope­ra­ción, en­tre es­tos or­ga­nis­mos, con

una vi­sión no de pa­ri­dad o equi­dad, sino con me­di­das e ins­tru­men­tos di­rec­cio­na­dos a las con­di­cio­nes so­cia­les, psi­co­ló­gi­cas, bio­ló­gi­cas, le­ga­les, emi­nen­te­men­te en­ca­mi­na­das a la aten­ción es­pe­cia­li­za­da a las mu­je­res, en ca­da eta­pa de la vi­da, in­fan­cia, ni­ñez, ado­les­cen­cia, adul­tez y adul­tez ma­yor.

En el ám­bi­to na­cio­nal, se cuen­ta con una fir­me es­truc­tu­ra nor­ma­ti­va in­clu­yen­te de los li­nea­mien­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y en la que se da la par­ti­ci­pa­ción de los ám­bi­tos de go­bierno re­la­cio­na­dos y obligados en el te­ma.

Se cuen­ta con va­rias le­yes y pro­cu­ra­du­rías es­ta­ta­les es­pe­cia­li­za­das cu­yo ob­je­to es la pro­tec­ción trans­ver­sal e in­te­gral a la mi­gran­te.

De ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal se cuen­ta con las es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias, cen­tros de aten­ción, Sis­te­mas DIF, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y asis­ten­cia­les, en­tre otros, que atien­den los as­pec­tos de ayu­da ju­rí­di­ca, asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria, pro­tec­ción y asis­ten­cia so­cial, aten­ción mé­di­ca y psi­co­ló­gi­ca, por ci­tar al­gu­nos as­pec­tos.

Con es­ta es­truc­tu­ra, se de­be se­guir tra­ba­jan­do en for­ta­le­cer la uni­for­mi­dad de cri­te­rios en la in­ter­pre­ta­ción y apli­ca­ción de los pro­to­co­los de aten­ción y las res­pon­sa­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les con­so­li­dan­do la con­cien­cia y cul­tu­ra so­cial.

As­pec­to sus­tan­cial en es­tos tra­ba­jos es la con­cu­rren­cia de los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les pa­ra que des­de ese cer­cano ám­bi­to de go­bierno se sumen de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal a los es­que­mas de aten­ción y ayu­da a las mu­je­res mi­gran­tes, su­peran­do la vi­sua­li­za­ción de que el te­ma es res­pon­sa­bi­li­dad de la es­fe­ra fe­de­ral, y en su ca­so, es­ta­tal.

De lo­grar lo an­te­rior, se po­drá acre­cen­tar el com­pro­mi­so de im­ple­men­tar una real po­lí­ti­ca de es­ta­do y no so­lo una es­tra­te­gia de go­bierno.

Des­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados se­gui­re­mos per­fec­cio­nan­do el andamiaje le­gal pa­ra lo­grar lo an­te­rior.

En el ám­bi­to na­cio­nal, se cuen­ta con una fir­me es­truc­tu­ra nor­ma­ti­va in­clu­yen­te de los li­nea­mien­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y en la que se da la par­ti­ci­pa­ción de los ám­bi­tos de go­bierno re­la­cio­na­dos y obligados en el te­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.