GRETCHEN KUNHER

Las mu­je­res que de­jan sus lu­ga­res de ori­gen, co­bran una gran im­por­tan­cia en el sis­te­ma eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial del país al que lle­gan.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - Gretchen Kunher, Di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to pa­ra las Mu­je­res en la Mi­gra­ción, A.C. (IMUMI). GRETCHEN KUNHER

Ins­ti­tu­to pa­ra las Mu­je­res en la Mi­gra­ción (IMUMI)

Al con­me­mo­rar el Día In­ter­na­cio­nal de las Per­so­nas Mi­gran­tes (18 de di­ciem­bre), nue­va­men­te nos en­con­tra­mos an­te un mo­men­to de xe­no­fo­bia y na­cio­na­lis­mo, con dis­cur­sos que di­vi­den a las per­so­nas mi­gran­tes, en­fo­ca­do en sus di­fe­ren­cias y no en sus si­mi­li­tu­des, el fin es ge­ne­rar mie­do y di­vi­sión. En mo­men­tos así, es im­por­tan­te volver a re­vi­sar los he­chos pa­ra te­ner re­sis­ten­cia in­te­lec­tual y emo­cio­nal fren­te a la in­for­ma­ción “ba­ra­ta” que co­rre en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­des so­cia­les y con­ver­sa­cio­nes in­for­ma­les.

Pa­ra San­dra, con­tar con in­for­ma­ción cer­te­ra es pri­mor­dial. Na­ci­da en Pue­bla, con opor­tu­ni­da­des pre­ca­rias, mi­grar a Es­ta­dos Uni­dos fue su po­si­bi­li­dad de brin­dar me­jo­res opor­tu­ni­da­des a su hi­jo Carlos que se que­dó en Pue­bla al cui­da­do de su abue­la. Des­de el pa­sa­do 8 de no­viem­bre la du­da es par­te del día a día de San­dra. Con 8 años vi­vien­do en ese país, un hi­jo de 4 años, y un es­ta­tus mi­gra­to­rio irre­gu­lar, los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes se con­vir­tie­ron en una pro­me­sa de re­gre­so, de po­bre­za y de po­cas opor­tu­ni­da­des, si es de­por­ta­da a Mé­xi­co. En si­len­cio se cues­tio­na, “de qué sir­ven 8 años de vi­da de­di­ca­dos al cui­da­do de ni­ñas y ni­ños es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra que sus ma­dres y/o pa­dres pu­die­ran sa­lir a tra­ba­jar, a con­tri­buir al desa­rro­llo de su país”. No hay una res­pues­ta.

En el mun­do de hoy, co­mo ha si­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, las mu­je­res en la mi­gra­ción es­tán pre­sen­tes en los di­fe­ren­tes pro­ce­sos mi­gra­to­rios. En las co­mu­ni­da­des de ori­gen, re­ci­bien­do y ges­tio­nan­do re­me­sas pa­ra que las ni­ñas y los ni­ños pue­dan te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da, edu­ca­ción y sa­lud; cons­tru­yen­do bie­nes ma­te­ria­les; y apor­tan­do al desa­rro­llo de sus co­mu­ni­da­des y su país.

En el trán­si­to, de acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción (INM) has­ta oc­tu­bre de 2016 re­pre­sen­ta­ron el 24% del to­tal de per­so­nas mi­gran­tes detenidas (38,023). La ma­yo­ría con ne­ce­si­da­des de pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal, por­que las ins­ti­tu­cio­nes y es­ta­do de de­re­cho en sus paí­ses no han po­di­do brin­dar­les la es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra pre­ve­nir y con­tra­rres­tar la violencia sis­té­mi­ca, arro­ján­do­las a sis­te­mas mi­gra­to­rios en­du­re­ci­dos. En Mé­xi­co, de­be­rían en­con­trar un sis­te­ma de pro­tec­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal que les ga­ran­ti­ce su de­re­cho a so­li­ci­tar asi­lo o re­ci­bir pro­tec­ción hu­ma­ni­ta­ria, sin em­bar­go, se en­fren­tan a ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les co­mo la Co­mi­sión Me­xi­ca­na de Ayu­da a Re­fu­gia­dos ( COMAR) que has­ta abril de 2016, de las 2100 so­li­ci­tu­des re­ci­bi­das, so­lo 37% fue­ron re­co­no­ci­das con el es­ta­tus de re­fu­gia­das. Mien­tras que so­lo fue­ron ex­pe­di­das vi­sas hu­ma­ni­ta­rias a ape­nas 2% del to­tal de per­so­nas detenidas has­ta oc­tu­bre de 2016 (157,188).

Su pre­sen­cia en los lu­ga­res de des­tino es cons­tan­te y no so­lo abo­nan al desa­rro­llo de di­chos paí­ses, sino tam­bién de las fa­mi­lias lo­ca­les y de sus paí­ses de ori­gen, co­mo en el ca­so de San­dra, que con su tra­ba­jo per­mi­te que al­gu­nas fa­mi­lias es­ta­dou­ni­den­ses sal­gan a tra­ba­jar, al tiem­po que par­te de su suel­do es en­via­do a Pue­bla pa­ra su hi­jo. De acuer­do con el cen­so de po­bla­ción me­xi­cano de 2010, Mé­xi­co co­mo país de des­tino con­cen­tra a 492,617 per­so­nas na­ci­das en el ex­tran­je­ro, 49% son mu­je­res. En Es­ta­dos Uni­dos, las mu­je­res par­ti­ci­pan ac­ti­va­men­te en la eco­no­mía en to­dos los sec­to­res, aún si la ma­yo­ría se con­cen­tra en el de ser­vi­cios y cui­da­do de ter­ce­ras per­so­nas, don­de sus con­di­cio­nes son más vul­ne­ra­bles a la ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral, mu­chas ve­ces agra­va­da por el mie­do que ge­ne­ra no con­tar con do­cu­men­tos mi­gra­to­rios.

Al re­torno, sus paí­ses de ori­gen las re­ci­ben en con­di­cio­nes pre­ca­rias y po­cas vías de in­te­gra­ción so­cial. Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, fue­ron de­por­ta­das 2.5 mi­llo­nes de per­so­nas, 75% de ori­gen me­xi­cano. Da­tos del INM se­ña­lan que de enero a oc­tu­bre de es­te año han si­do de­por­ta­das de Es­ta­dos Uni­dos 18,712 mu­je­res y ni­ñas. Mien­tras que da­tos del cen­so me­xi­cano de 2010 arro­jan que ac­tual­men­te en Mé­xi­co vi­ven más de 600,000 ni­ñas y ni­ños na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos, cur­san­do la es­cue­la y par­ti­ci­pan­do en sus co­mu­ni­da­des.

An­te es­tas si­tua­cio­nes, ¿ cuál es el pa­pel de Mé­xi­co? ¿Qué ten­dría que ha­cer an­te la in­cer­ti­dum­bre de San­dra? La res­pues­ta no es una, ni fá­cil. Por un la­do, de­be for­ta­le­cer la pro­tec­ción ha­cia las per­so­nas mi­gran­tes y la po­bla­ción de re­torno; no per­mi­tir la xe­no­fo­bia y dis­cri­mi­na­ción pre­va­len­te en nues­tra so­cie­dad y no so­lo en otros paí­ses co­mo nos han que­ri­do ven­der; así co­mo no de­jar­se ma­ni­pu­lar por un go­bierno es­ta­dou­ni­den­se hi­pó­cri­ta, pues aun­que su ac­tual pre­si­den­te elec­to no lo re­co­noz­ca, la po­bla­ción mi­gran­te es fun­da­men­tal pa­ra la eco­no­mía y di­na­mis­mo cul­tu­ral de su país.

Por otro la­do, ade­más de pro­te­ger a sus con­na­cio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos, de­be ge­ne­rar pro­gra­mas in­te­gra­les de in­clu­sión so­cial pa­ra to­das las fa­mi­lias trans­na­cio­na­les, que por vo­lun­tad o no, han re­gre­sa­do a Mé­xi­co o re­gre­sa­ran en las pró­xi­mas fe­chas, an­te una po­lí­ti­ca de mie­do y xe­no­fo­bia. “Nues­tro go­bierno de­be­ría ga­ran­ti­zar nues­tros de­re­chos, in­de­pen­dien­te­men­te del la­do de la fron­te­ra que nos en­con­tre­mos”, en­fa­ti­za San­dra, an­tes de aban­do­nar la con­ver­sa­ción e ir­se a lle­var a su hi­jo Carlos a la es­cue­la en un con­da­do de Es­ta­dos Uni­dos, que ha si­do su ho­gar des­de ha­ce 8 años y que vio na­cer a Roberto.

Da­tos del INM se­ña­lan que de enero a oc­tu­bre de es­te año han si­do de­por­ta­das de Es­ta­dos Uni­dos 18,712 mu­je­res y ni­ñas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.