CLAUDIA RUIZ MAS­SIEU

De­fen­der la dig­ni­dad y de­re­chos de las mu­je­res mi­gran­tes, es un com­pro­mi­so per­ma­nen­te del Go­bierno de la Re­pú­bli­ca.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - CLAUDIA RUIZ MAS­SIEU SA­LI­NAS Claudia Ruiz Mas­sieu Sa­li­nas, Se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Se­cre­ta­ria de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res

Nues­tra re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos es es­tra­té­gi­ca y mu­tua­men­te in­dis­pen­sa­ble por mu­chas ra­zo­nes. Se tra­ta de nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial y por su­pues­to, el ve­cino con quien com­par­ti­mos una de las fron­te­ras más di­ná­mi­cas del mun­do.

Sin em­bar­go, el víncu­lo más im­por­tan­te que nos une es nues­tra gen­te. Ac­tual­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos vi­ven 11.6 mi­llo­nes de me­xi­ca­nas y me­xi­ca­nos na­ci­dos en Mé­xi­co (par­te de la co­mu­ni­dad de 35.5 mi­llo­nes de ori­gen me­xi­cano). Por ello, de­fen­der su dig­ni­dad y sus de­re­chos, es un com­pro­mi­so prio­ri­ta­rio, per­ma­nen­te e irre­nun­cia­ble del Go­bierno de la Re­pú­bli­ca.

Es­to co­bra una par­ti­cu­lar re­le­van­cia en el ca­so de nues­tras mu­je­res mi­gran­tes. En la úl­ti­ma dé­ca­da, su pro­por­ción pa­só de 44.7% a 47.5%, del to­tal de los me­xi­ca­nos en el ex­tran­je­ro. Ade­más, ellas en­fren­tan obs­tácu­los y desafíos es­pe­cí­fi­cos, que exi­gen una aten­ción ca­da vez más cer­ca­na, efec­ti­va e in­te­gral.

Con es­ta vi­sión, en mar­zo pa­sa­do crea­mos la Ven­ta­ni­lla de Aten­ción In­te­gral pa­ra la Mu­jer (VAIM), que ya ope­ra en 47 de los 50 Con­su­la­dos de Mé­xi­co en Es­ta­dos Uni­dos, y en bre­ve lo­gra­rá la co­ber­tu­ra to­tal. Las VAIM ofre­cen ser­vi­cios es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­dos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des y pro­ble­mas de las mu­je­res, des­de ini­cia­ti­vas pa­ra su em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co has­ta aten­ción en ca­sos de violencia, pa­san­do por ase­so­ría ju­rí­di­ca.

Al mis­mo tiem­po, nues­tros con­su­la­dos lle­van a ca­bo, per­ma­nen­te­men­te, di­ver­sas ac­cio­nes en­ca­mi­na­das a aten­der a es­te sec­tor. En­tre otras ini­cia­ti­vas des­ta­can las jor­na­das de sa­lud, ta­lle­res de in­clu­sión fi­nan­cie­ra, even­tos de vin­cu­la­ción con em­pre­sa­rias me­xi­ca­nas, o de ori­gen his­pano, que se vuel­ven men­to­ras, pa­ra ayu­dar a las mi­gran­tes a in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral o con­ver­tir­se en em­pren­de­do­ras.

En lo que va de es­te año se han rea­li­za­do 1,600 even­tos de di­fu­sión y pro­tec­ción pre­ven­ti­va, en be­ne­fi­cio de 13,000 mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos, y se han aten­di­do 3,867 ca­sos de asis­ten­cia o pro­tec­ción es­pe­cí­fi­ca a mu­je­res.

Al ser mu­je­res y mi­gran­tes, mu­chas ve­ces nues­tras pai­sa­nas en­fren­tan una do­ble vul­ne­ra­bi­li­dad. Por ello, jun­to con ONU-Mu­je­res, la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res desa­rro­lló el Pro­to­co­lo de Aten­ción Con­su­lar pa­ra Per­so­nas Víc­ti­mas de Violencia ba­sa­da en el Gé­ne­ro. Es­te ins­tru­men­to, úni­co en su ti­po a ni­vel mundial, per­mi­ti­rá for­ta­le­cer nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra iden­ti­fi­car opor­tu­na­men­te po­si­bles ca­sos de violencia.

En un sen­ti­do si­mi­lar, el 25 de no­viem­bre pa­sa­do pu­si­mos en mar­cha la Lí­nea Te­le­fó­ni­ca de Aten­ción Emo­cio­nal. Es­te me­ca­nis­mo es­tá di­ri­gi­do a mu­je­res mi­gran­tes, tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo a las que es­tán de re­gre­so en Mé­xi­co, que han su­fri­do o es­tén en­fren­tan­do al­gún ti­po de violencia, ya sea fa­mi­liar, la­bo­ral o en sus co­mu­ni­da­des. Un equi­po pro­fe­sio­nal y al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­do les brin­da apo­yo y acom­pa­ña­mien­to per­so­na­li­za­do, así co­mo se­gui­mien­to opor­tuno a ca­da ca­so.

Es­ta ini­cia­ti­va es par­te de un es­fuer­zo más am­plio: la lí­nea de aten­ción «Es­ta­mos Con­ti­go» (01 8776326678). En ella, nues­tros pai­sa­nos en Es­ta­dos Uni­dos, de for­ma se­gu­ra, y gra­tui­ta, pue­den ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre asis­ten­cia y pro­tec­ción con­su­lar, re­por­tar in­ci­den­tes y re­sol­ver du­das en ma­te­ria mi­gra­to­ria.

Otra ac­ción que ya es­ta­mos ins­tru­men­tan­do en fa­vor de to­da la po­bla­ción mi­gran­te, pe­ro que be­ne­fi­cia­rá par­ti­cu­lar­men­te a nues­tras pai­sa­nas, es la am­plia­ción de los con­su­la­dos mó­vi­les y so­bre rue­das, a fin de acer­car los ser­vi­cios de pro­tec­ción y do­cu­men­ta­ción a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos del tra­ba­jo co­ti­diano, con el que la Can­ci­lle­ría atien­de la ins­truc­ción del Pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, pa­ra des­ple­gar una po­lí­ti­ca ex­te­rior cer­ca­na, per­ma­nen­te y con sen­ti­do so­cial, que hoy más que nun­ca tie­ne su cen­tro de aten­ción en los mi­gran­tes.

Por eso, a to­dos nues­tros pai­sa­nos, y en par­ti­cu­lar a las mu­je­res les de­ci­mos: No es­tás so­la. Es­ta­mos con­ti­go.

La Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res desa­rro­lló el Pro­to­co­lo de Aten­ción Con­su­lar pa­ra Per­so­nas Víc­ti­mas de Violencia ba­sa­da en el Gé­ne­ro que per­mi­ti­rá for­ta­le­cer nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra iden­ti­fi­car opor­tu­na­men­te po­si­bles ca­sos de violencia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.