TRES VE­CES MI­GRAN­TE

De Oa­xa­ca a Ve­ra­cruz y lue­go a EU, pa­ra re­gre­sar a ca­sa y ayu­dar a otras mu­je­res a re­co­no­cer­se y va­lo­rar­se.

Milenio - Todas - - Cuéntame Tu Historia... - JUA­NA RUIZ DÍAZ Jua­na Ruiz Díaz, Ga­na­do­ra del Pri­mer lu­gar del Con­cur­so Mu­jer Mi­gran­te Cuén­ta­me tu his­to­ria, edi­ción 2015.

Cuan­do subimos la úl­ti­ma lo­ma, vol­teé y ví el pue­blo, mi­les de re­cuer­dos pa­sa­ron por mi men­te, sen­tí un pro­fun­do do­lor en el pe­cho, fue inevi­ta­ble no de­jar sa­lir las lá­gri­mas que nu­bla­ban mi vis­ta, llo­ré y pen­sé que tal vez esa se­ría la úl­ti­ma vez que lo ve­ría. Te­nía 23 años cuan­do sa­lí de mi pue­blo San­ta Ca­ta­li­na Quie­rí, Oa­xa­ca, em­ba­ra­za­da de mi quin­to hi­jo, mi es­po­so Hi­la­rio Herrera y yo de­ci­di­mos emi­grar pa­ra sa­car ade­lan­te a la fa­mi­lia. Las pa­la­bras de mi ma­dre fue­ron “no se va­yan, aquí po­de­mos com­prar maíz pa­ra co­mer”, ¿A dón­de van a ir? Es­tás em­ba­ra­za­da, ¿qué vas a ha­cer aho­ra que naz­ca el be­bé? ¿Quién te va a cui­dar?

Des­de mi pue­blo ca­mi­na­mos du­ran­te ocho ho­ras, con las pier­nas aca­lam­bra­das y can­san­cio del em­ba­ra­zo, lle­ga­mos a San Jo­sé La­chi­gui­rí, de ahí a Miahuatlán y des­pués a Oa­xa­ca, la ca­pi­tal y fi­nal­men­te nos tras­la­da­mos a Nan­chi­tal, Ve­ra­cruz.

Sin di­ne­ro, sin ha­blar ni en­ten­der el es­pa­ñol, lo­gra­mos ren­tar un cuar­to de lámina, Hi­la­rio apren­dió a ha­cer nie­ve que sa­lía a ven­der, ha­blan­tes so­lo del za­po­te­co, fui­mos víc­ti­mas de in­sul­tos y hu­mi­lla­cio­nes, apren­di­mos po­co a po­co pa­la­bras en es­pa­ñol. Tras tres años de tra­ba­jo, com­pra­mos un te­rreno e hi­ci­mos una ca­sa de car­tón y a cau­sa de una ex­plo­sión en la Re­fi­ne­ría de Nan­chi­tal, nos re­gre­sa­mos a la ca­pi­tal de Oa­xa­ca.

Tra­ba­jan­do y aho­rran­do lle­ga­mos a la Agen­cia de San Juan Cha­pul­te­pec, don­de ac­tual­men­te vi­vi­mos; Hi­la­rio si­guió ven­dien­do nie­ves y tra­ba­ja­ba en la cons­truc­ción, mien­tras yo ven­día aguas y fru­ta.

Nues­tros hi­jos cre­cie­ron, mien­tras cur­sa­ban la pre­pa­ra­to­ria y uni­ver­si­dad, nues­tros in­gre­sos eco­nó­mi­cos ya no eran su­fi­cien­tes.

De­ci­di­mos ir a Es­ta­dos Uni­dos, pri­me­ro se fue Hi­la­rio y des­pués yo, com­pré el bo­le­to a Ti­jua­na y par­tí, mien­tras vo­la­ba, ví la ca­sa don­de vi­vía­mos, don­de mis hi­jos se que­da­ron, el do­lor en mi co­ra­zón era tan gran­de, era yo so­la con­tra ese gran país, con gen­te muy di­fe­ren­te a no­so­tros en co­lor, len­gua, pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos y llo­ré, llo­ré amar­ga­men­te pre­gun­tán­do­me ¿en ver­dad de­jé Oa­xa­ca y a mis hi­jos? ¿Fui ca­paz? ¿Real­men­te es­te sa­cri­fi­cio val­drá la pe­na?

En Ti­jua­na, acom­pa­ña­da de otros, un ca­rro nos lle­vó a San Luis Río Co­lo­ra­do, ca­mi­na­mos por el de­sier­to du­ran­te dos días y dos no­ches, nos lle­va­ron a un lu­gar don­de es­tu­vi­mos cua­tro días en­ce­rra­dos lue­go nos de­ja­ron en Coa­che­lla y via­jé a Ba­kers­field Ca­li­for­nia, don­de es­ta­ba Hi­la­rio, co­men­cé a tra­ba­jar y por 2 años y me­dio co­se­ché uva, na­ran­ja, chi­le ja­la­pe­ño, le­chu­ga, chi­le mo­rrón y man­da­ri­na.

Tras 20 años, re­gre­sé al pue­blo por­que mi ma­dre en­fer­mó y des­pués mu­rió, de­ci­dí que­dar­me ya que mis hi­jas ha­bían con­clui­do sus es­tu­dios, Gi­se­la tie­ne un ne­go­cio prós­pe­ro, Yo­lan­da es psi­có­lo­ga, Ma­ri­bel di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, Ro­sal­ba cri­mi­nó­lo­ga y Santiago es­tá ter­mi­nan­do la li­cen­cia­tu­ra en psi­co­lo­gía. Con or­gu­llo y sa­tis­fac­ción, veo que to­do va­lió la pe­na.

En mi pue­blo las co­sas si­guen igual, po­bre­za, mar­gi­na­ción, de­sin­te­gra­ción fa­mi­liar, violencia ha­cia las mu­je­res y ba­jo ín­di­ce de edu­ca­ción.

Sé que no po­de­mos cam­biar es­ta si­tua­ción so­los, pe­ro sí po­ner nues­tro gra­ni­to de are­na mo­ti­van­do a las fa­mi­lias a que in­vier­tan en la edu­ca­ción de sus hi­jos.

Pa­ra evi­tar la mi­gra­ción pro­pon­go, ge­ne­rar em­pleos, un sis­te­ma de cul­ti­vo que per­mi­ta me­jo­rar la pro­duc­ción; en el ám­bi­to cul­tu­ral, res­ca­tar nues­tro tra­je tí­pi­co, apo­yar a la mu­jer pa­ra que ge­ne­re un in­gre­so pro­pio y fo­men­tar el eco­tu­ris­mo.

A tra­vés de nues­tra Aso­cia­ción Ci­vil “Re­tor­nan­do a Ca­sa” ge­ne­rar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, crear un al­ber­gue que apo­ye a fa­mi­lias que sa­len de sus co­mu­ni­da­des, el ob­je­ti­vo es que los jó­ve­nes es­tu­dien fue­ra pa­ra que pos­te­rior­men­te ayu­den al pue­blo a cons­truir uni­dos un fu­tu­ro me­jor.

Fi­nal­men­te, pa­ra la violencia de gé­ne­ro ne­ce­si­ta­mos re­edu­car a las mu­je­res y va­ro­nes; a las mu­je­res se les edu­ca pa­ra ca­sar­se, te­ner hi­jos y es­tar al ser­vi­cio del ma­ri­do. Yo lo­gré sa­car esas ideas de mi men­te, en­ten­dí que las mu­je­res te­ne­mos un pro­pó­si­to ma­yor y de­seo que nos re­co­noz­ca­mos y va­lo­re­mos a no­so­tras mis­mas.

A tra­vés de nues­tra Aso­cia­ción Ci­vil Re­tor­nan­do a Ca­sa ge­ne­ra­mos pro­yec­tos pro­duc­ti­vos y crea­mos un al­ber­gue que apo­ye a fa­mi­lias que sa­len de sus co­mu­ni­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.